domingo, 23 de mayo de 2010

La villa medieval de Ayllón. Segovia.
















Villa importante, perteneciente a la provincia de Segovia, al partido judicial de Riaza, y a la capitanía general de Madrid, distante catorce leguas de Sigüenza, y de los tres puntos indicados, quince, tres y veinticuatro respectivamente, Está situada en un llano, a la falda O. de un cerro, en el que se ven las ruinas de un antiguo castillo; y a la margen izquierda del río Grado ó Aquisejo, que en esta villa toma de ella el nombre.

Le forman unos 250 vecinos en otras casas de buena construcción, habiendo otras tantas derruidas ó incendiadas en tiempo de Napoleón.

Antiguamente había una cátedra de latinidad fundada en 1570 por el Ilmo. Sr. D. Fernando Vellosino, natural de esta villa, y Obispo de Lugo y siete parroquias tituladas; Sta. María de media vida, S. Millán, S. Esteban, S. Martín. S. Juan, Sta. María la Mayor del Castillo y S. Miguel. La primera se suprimió en 1.731; la segunda en 1756 y las tres siguientes, en 1796. Hoy solo quedan las dos últimas, de las cuales la primera tiene Órgano y es de segundo ascenso, y la segunda, que es de primero, se halla en la plaza, y en ella el reloj de la villa. En proporción a esta multitud de parroquias, era también numeroso su clero, había un cabildo, que constaba de 40 beneficiados pero en 1533 fue reducido por el Papa Clemente VII a catorce sillas ocupadas por los siete párrocos y otros tantos beneficiados naturales del pueblo, y en su defecto, del arciprestazgo. Extinguidas las cinco primeras parroquias, fue consiguiente la disminución del Cabildo, que en el día consta de dos curas párrocos.

Dentro de los muros de la villa, se encuentra el convento de monjas concepcionistas, que en el día son doce y posee una hermosa huerta: el Vicario, tiene también casa y huerta propia del convento. Este fue fundado por el Ilustrísimo Sr. D. Diego López Pachéco, en 1546, según le habían dejado sus padres, consignado en el testamento. A unos dos mil pasos fuera de la población, se encuentra el derruido convento de S. Francisco, fundado por el mismo Santo, en el siglo XIll; el hospital, que es un edificio bastante bueno; la ermita del Sto. Cristo arrodillado, que está en grande veneración por aquellos fieles; un paseo regular, y a unos mil pasos al E. los escombros de un fortísimo castillo, que antiguamente tenía una buena muralla, que se comunicaba con la villa. Pegando a las ruinas de esta muralla, hay un hermoso puente, sobre el río indicado, construido en 1796 por un reparto vecinal entre esta villa y pueblos de su comunidad. Tiene también las fuentes del Cuervo, Sta. Lucía y otras, y su término confina con los de Mazagatos, Cenegro, Torraño, Francos, Santa Maria de Riaza, y el despoblado de Vallunquéra.

El terreno, en lo general, es llano, flojo al E.; guijoso y árido al S.; y por entre ambos puntos, se presenta una vega, por cuyo centro se desliza el río, formando una faja de cristal de S. a N. cuyo terreno es muy fuerte y productivo: tiene muchas huertas para hortalizas, árboles frutales, y prados de pasto y siega.

Posee dos molinos harineros y celebra mercado todos los jueves. La villa de Ayllón, correspondió al Condestable D. Alvaro de Luna, quien, en una de las caídas de su poder; se refugió en ella, con varios de sus parciales: después se la concedió al Conde de Miranda, quien cobraba todas las alcabalas y tercias reales. En 1337, tuvieron en ella una entrevista el rey D. Alonso y su hermana D.ª Leonor, reina viuda de Aragón, con motivo de las discordias, que mediaban entre ésta, y el rey D. Enrique. En Ayllón predicó S. Vicente Ferrer ante el Rey en 1411, y como antes se había levantado en esta villa, un judío con el nombre de Profeta, mandó que en adelante, los judíos trajesen una señal colorada, y los moros capuces verdes con lunas claras para ser conocidos Antiguamente la villa de Ayllón era célebre por su comunidad, la cuál se componía de los pueblos siguientes: Aldealazaro, Alquité, Becerril, El Corral, Estebanvela, Francos, Grado, Languilla; Madriguéra, Martín Muñoz, Mazagatos, El Muyo, Negredo, Rivota, Saldaña, Sta. María de Riaza, Santibáñez, Serracin, Valvieja, Villacorta, Las Cuevas, Liceras, Ligós, Montejo, Noviales, Torraño, Torremocha, Torresúso, Cenegro, Cantalojas, Villacadima, Almiruéte, Campillo de Ranas, Májaelrayo y Valdanzuélo, este último del obispado de Osma, y los tres penúltimos de la archidiócesis de Toledo. El objeto de esta comunidad, era el disfrute de los pastos, frutos, y levas de toda la tierra, que comprendía; y la administración de los bienes de la misma. Estaba representada esta Comunidad, por un receptor, un escribano, y seis vecinos denominados Seoses, por representar cada uno seis pueblos elegidos popularmente por todos los Comuneros, los cuales tenían a su cargo la cobranza, y el pago de las contribuciones impuestas a los referidos pueblos. La villa de Ayllón, era por entonces la cabeza de la Comunidad, y Hoy lo es de su arciprestazgo, y centro de Conferencias, a donde concurren Cenegro, Languilla, Sta. María de Riaza, y Francos.

Los habitantes de todo este territorio, son, sin duda alguna, los más sencillos y honrados de nuestro Obispado, no obstante haber entrado tanto, la desmoralización en todo, y haber invadido las más insignificantes aldeas.


EL OBISPADO DE SIGÜENZA.

Ó SEA

Nomenclátor descriptivo, Geográfico y Estadístico

DE

TODOS LOS PUEBLOS DEL MISMO,

POR

UN SACERDOTE DE LA DIOCESIS.

ZARAGOZA

TIP DE MARIANO SALAS, IMPRESOR DEL EMMO. SR. CARDENAL,

1886