martes, 4 de mayo de 2010

Madrid. Poco queda ya de elllas...............











En el barrio de Embajadores, y en el de las Maravillas, Malasaña, -Univeridad-podemos ver todavia viejas tiendas con su aspecto original del siglo XIX y XX. Tambien el Barrio de las Letras mantiene establecimientos del antiguo Madrid.

La costumbre era denominar a cada "parroquia" según el nombre de la Iglesia más representativa en la zona. Tanto la iglesia de las Maravillas, junto a la plaza del Dos de Mayo, como el desaparecido convento del mismo nombre, ceden su nombre al barrio.


Además, la abundancia de fincas con hermosos huertos y de palacios con jardines, hace que esta zona del norte de Madrid tuviese muy a gala el nombre de Maravillas. De Maravillas eran los majos que organizaron la sublevación de los madrileños contra las tropas de Napoleón el 2 de mayo de 1808. En 1770 se denomina oficialmente "Maravillas" a uno de los ocho "cuarteles" en que se divide Madrid. Este nombre perdura hasta 1845, en que nuestro barrio pasa a llamarse "Universidad".

El nombre de Universidad hace referencia a la Universidad Central, abierta en 1843 en la calle de San Bernardo, en el antiguo Noviciado de los jesuitas. Este edificio quedó abandonado cuando la universidad central se trasladó a la Ciudad Universitaria, siendo ocupado temporalmente por la Asamblea de Madrid en los años noventa. El barrio de Universidad está limitado por las calles de Princesa, Gran Vía, Fuencarral, Carranza y Alberto Aguilera.

Maravillas: es el nombre popular y el más antiguo. Universidad: es el nombre oficial. Malasaña: es el nombre del primer movimiento vecinal del barrio y el de la movida madrileña.

El nombre de Malasaña Viene dado por la calle de Manuela Malasaña, que cruza en sentido de este a oeste desde la calle de San Bernardo a la calle de Fuencarral. El nombre de Malasaña proviene de una de las heroínas del levantamiento del 2 de mayo de 1808 por parte de una vecina del barrio. Manuela Malasaña Oñoro fue una de las heroínas del levantamiento popular en contra de la invasión napoleónica. Nacida en la localidad madrileña de Mostoles, vivía en 1808 en Madrid en la calle de San Andrés nº 18, a unos 300 m de la calle que lleva su nombre. El fervor popular hizo de la figura de Manuela una heroína, pues parece ser que era muy conocida en el barrio por su juventud y simpatía, y por las trágicas circunstancias que rodearon su ajusticiamiento. Manuela Malasaña fue detenida y juzgada por participar en la defensa del Parque de Artillería de Monleón, sito en la actual Plaza del Dos de Mayo. Como pruebas en su contra se consideró el hecho de que en el momento de su detención portase un arma: Unas tijeras de bordadora, que al parecer era su oficio. Fue enterrada en el Hospital de la Buena Dicha en la calle de Silva, también en el barrio.

El barrio cuenta con cuatro calles y una plaza dedicadas a este hecho histórico que son las calles Daoíz, Velarde, Ruíz y Manuela Malasaña, y la plaza del Dos de Mayo. El otro héroe del Dos de Mayo, el teniente Ruiz, tiene su monumento en la Plaza del Rey.