martes, 28 de septiembre de 2010

Cuéllar. Segovia.


Diego Fernández de la Cueva, I vizconde de Huelma en 1460, señor de la casa de la Cueva, cabeza de bando de Úbeda, regidor y alcalde de Úbeda y alcaide de sus Reales Alcázares, de los de Alcalá la Real, Lorca y Cartagena, corregidor y Justicia mayor de Lorca y de Alcalá la Real, del consejo del rey Enrique IV y su vasallo. Casa con Mayor Alfonso de Mercado, hija de Juan Alfonso de Mercado III, señor de la Torre de Pero-Gil y de la casa de Mercado, de casa principal de Úbeda, y de Mari Sánchez de Molina, de casa de Úbeda. Padres, entre otros, de Beltrán de la Cueva, I conde de Ledesma en 1462, I duque de ALBUQUERQUE en 1464, I conde de Huelma en 1474, paje de lanza y guarda del rey Enrique IV de Castilla, luego su valido y mayordomo, su vasallo y de su Consejo, comendador de Uclés de la orden de Santiago, señor de las villas de Roa, Colmenar de Arenas que se llamó más tarde Mombeltrán, Cuéllar, Pedro Bernardo, Ledesma, La Adrada, Ximena, Atienza, Molina, Peña del Alcázar, Huelma, Torre Galindo, La Codosera, capitán mayor y alguacil mayor de Úbeda, señor de Gibraltar y Cartagena. Casa primero con Mencía de Mendoza y Luna, hija de Diego Hurtado de Mendoza, II marqués de Santillana, I duque del Infantado, II conde del Real de Manzanares, XII señor de la casa de Mendoza, señor de la casa de la Vega, II señor de Hita y Buitrago, señor de las Hermandades de Alava, rico-hombre de Castilla, y de su primera mujer Brianda de Luna y Mendoza, hija de Juan Hurtado de Mendoza, I señor de Morón de Almazán, señor de Gormaz y Mendivil, y de María de Luna, de los señores de Illuecas. Padres de diez hijos. Casa después con Mencía Enríquez, hija de García Álvarez de Toledo, II conde y I duque de Alba de Tormes y de María Enríquez, hija de Fadrique Enríquez, I conde de Melgar y de Rueda, II almirante de Castilla, y de su segunda esposa, Teresa de Quiñones, de los señores y condes de Luna. Después casa con su pariente María de Velasco, I duquesa de la villa de Roa hija de Pedro Fernández de Velasco, II conde de Haro y VI condestable de Castilla, camarero mayor del rey Enrique IV, y de Mencía de Mendoza, hermana del I duque del Infantado.

Los Cueva eran originarios de Úbeda, eran una de las familias de caballeros hijosdalgo de ese lugar, su ascenso se inicia con Beltrán de la Cueva, favorito de Enrique IV quien, en 1462, le asciende al grado de la nobleza de titulo al concederle el de conde de Ledesma. El 26 de septiembre de 1464 le da el de duque de Alburquerque para compensarle por la renuncia que había hecho del Maestrazgo de Santiago, D. Beltrán había conseguido que el rey concediera a su padre, Diego de la Cueva, el título de vizconde de Huelma, con la condición de que a su muerte pasase a él, por cédula de 20 de agosto de 1474 lo constituye en condado ya que él había cedido el título de conde de Ledesma a su hijo primogénito, Francisco. Hacia 1530 el emperador Carlos V concede el título de marqués de Cuéllar a Francisco Fernández de la Cueva, biznieto de D. Beltrán, éste título desde 1562 será el que lleven los herederos del ducado.
El linaje de los Cueva se sucederá por línea directa hasta el siglo XVIII, aunque no de primogénito a primogénito; con la falta de descendencia masculina del XI duque, se inicia un pleito sucesorio que hará recaer el ducado en D. Pedro Miguel de la Cueva y Velasco, descendiente de uno de los hijos del tercer matrimonio de Beltrán de la Cueva con María de Velasco. La línea directa y masculina se pierde al morir José Miguel de la Cueva, 13º duque de Alburquerque, en 1811 sin dejar hijos legítimos. A partir de ese momento se inicia un largo pleito por la sucesión, que finalizará en 1831 cuando el Consejo Supremo de Castilla sentencie a favor de Nicolás Osorio, biznieto de Ana Catalina de la Cueva, hija del 10º duque de Alburquerque y casada con Carlos Ambrosio Spínola, marqués de los Balbases y marqués de Alcañices.
Por el matrimonio entre Francisco Fernández de la Cueva, VIII duque, con Francisca Díez de Aux y Armendáriz se unen los títulos de marqués de Cadreita y de conde de la Torre de Perafán. El título de marqués de Cadreita lo había obtenido en 1617 Lope Díez de Aux y Armendáriz, que fue General de la Armada de la guardia de Indias, embajador en Alemania y Virrey de Nueva España de 1635 a 1640, y que era descendiente de Juan Díaz de Aux, escudero y caballerizo de D. Carlos, Príncipe de Viana, compró al rey de Navarra la villa de Cadreita. Don Lope casó con Antonia Afán de Ribera, condesa de la Torre, título que había sido concedido en 1618 a Inés Enríquez Sandoval, casada con un descendiente de los Afán de Ribera, que fueron Adelantados de Andalucía en el siglo XV y que fue Camarera Mayor de Ana de Austria, reina de Francia por estar casada con Luis XIII.