miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cosas de Magerit. Tierra rica en agua. Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son.


Magerit, denominación musulmana “tierra rica en agua”.

Mayrit, “mayra” e “it”, madre y lugar. Nombre utilizado durante la dominación musulmana. Los madrileños prnunciaban como Magerit.


Matrice, nombre del arroyo que discurría por la calle Segovia, afluente del Manzanares. Luego arroyo de San Pedro por su cercania a la iglesia de San Pedro "el Viejo". Discurria a los pies de la colina de Las Vistillas, frente a la del Alzacar. A esta colina se traslada la población musulmana tras la reconquista de Madrid en 1085 por Alfonso VI. Es el barrio de La Moreria.

Al principio fueron obligados a vivir en la llamada Morería Vieja, el tradicional barrio de Morería actual, alrededor de la plaza del Alamillo y parte baja de la calle de Segovia, el Pozacho. Luego, con el paso del tiempo, al dulcificarse la presión que soportaban, ya pudieron ejercer libremente sus profesiones y adquirir posesiones en cualquiera de las collaciones de la Villa, aunque muchos de ellos, por su tendencia a vivir concentrados, lo hicieron en la conocida como Morería Nueva, en las proximidades de la plaza Mayor y Puerta Cerrada. El osario o cementerio de estos musulmanes madrileños estaba en la actual plaza de la Cebada, cerca de la puerta de Moros.

En tiempos de los Reyes Católicos, las leyes dictadas en 1481 para que los hebreos vivieran apartados, afectaron de igual manera a los mudéjares, que se vieron en la necesidad de volver a recluirse en su antigua morería. También fueron obligados a llevar señales distintivas sobre el hombro derecho y a pagar tributos especiales.

En la aljama musulmana, además de una mezquita que se conservó hasta 1531 cerca de la calle de don Pedro, se sabe que había una carnicería para uso exclusivo de mudéjares y una fragua, trasladada ésta aquí tras las órdenes imperativas de 1481, y cuyos propietarios eran Hamad de Cubas y el maestre Hamad el Griñón. Las leyes represoras tendieron a suavizarse en 1482, pasado un año, por lo cual los mudéjares pudieron comerciar a partir de entonces nuevamente en toda la ciudad, con la condición de que regresaran por la noche a la morería. Incluso les fueron concedidas dos de las seis herrerías que el Concejo permitió abrir en los soportales de la plaza del Arrabal, la actual plaza Mayor.


La vecina colina de las Vistillas era el emplazamiento que ofrecía mejores posibilidades por su fácil comunicación con la ciudadela a través de la puerta de la Vega. Para salvar el cauce del arroyo de San Pedro, se construyó un puente que más tarde se conoció como alcantarilla de San Pedro. Los vecinos se surtían de agua en la fuente de los caños de San Pedro o de los Caños Viejos.


Esta fuente, junto con la de los Caños del Peral, proveía de agua a la ciudad desde la época musulmana. Se hallaba fuera de la ciudad y era defendida, en caso de sitio, por la torre Narigüés. En el siglo XVII la fuente se hallaba adosada a la conocida casa del Pastor y se la conocía también como fuente de la calle de la Puente. Sobre ésta había un escudo de armas de Madrid. En la actualidad, en la moderna casa del Pastor se halla adosado el escudo más antiguo de Madrid, reconstruido en el siglo XVII sobre uno del siglo XV.

A lo largo del siglo XII, tras la reconquista, se construye una nueva muralla, ampliándola por el sur y el este, para recoger la población de los arrabales siendo el más importante el de las Vistillas, primeramente ocupado por cristianos y después de la reconquista, por judíos y moriscos. El arranque de la nueva muralla cristiana se cree era a partir de la torre Narigües próxima a la puerta de la Vega.

Fuente de la Priora, Fuente de los Caños de la Priora. Esta Priora era la de Santo Domingo el Real, y la fuente estaba dentro de los jardines de Palacio, ó huerta de la Priora , llamada asi porque fue del convento de Santo Domingo el Real, y se llamaba los Caños de la Priora , y no lejos de ellos estaban los Caños del Peral. Felipe III (1598- 1621), creó nada más subir al poder un jardín de plantas medicinales en la Huerta de la Priora, cerca del antiguo alcázar madrileño. Fernando VI (1746-1759) mandó trasladar las plantas de esta huerta a un nuevo jardín en la llamada Huerta de Migas Calientes, en el Soto de la Florida. Este fue realmente el primer Real Jardín Botánico establecido con criterios científicos.


En Lavapies, calle de Atocha, había otra fuente de dos caños. En este barrio a mediados del siglo XVII se levanta el Hospital de Aragon llamado también de Nuestra Señora de Monserrat, y en Lavapies se fundó el colegio de las Escuelas Pias de San Fernando.


Fuente del Caño Dorado. Estaba en el Prado de Recoletos, Prado Viejo de Recoletos y el Prado, cerca de la puerta del convento de los Padres Recoletos. Recorrido todo el Prado Viejo por un arroyo, uno de slos muchos de Madrid.


Desde el campo de Leganitos se tenía una amplia vista del río Manzanares, "y era muy frecuentado de la gente para coger el sol en el invierno , y el fresco en el verano: era un sitio no solo despoblado, sino con barrancos y derrumbaderos. Recorrido por el Arroyo de Leganitos.


La Plaza de Isabel II fue la Plaza y Fuente de los Caños del Peral.

De la Plaza de Isabel II sale hacia la calle mayor la calle de la Escalinata. Su trazado es en pendiente y se bifurca en dos, Meson de Paños y Bonetillo. Fue la Cava de la Puerta de Guadalajara. Su recorrido sería el de la muralla cristiana a extramuros. Es así que, seguía el trazo de la muralla cristiana hasta la Puerta de Gudalajara, en la calle Maor frente al actual mercado de San Miguel. También se llamó Camino de Fuentes, porque llegaba a la Plaza de los Caños del Peral. También se la conoció como calle Tintes o de Tintoreros en el siglo XVII por estar aqui el comercio de Francisco Cañizares, tintorero de Felipe III.

La Plaza de los Caños del Peral se rellena y queda a mayor altura que la cava de la muralla. El desnivel se salva por una escalinata.

Discurre la calle de la Escalinata paralela a la calle del Espejo que corrosponde al traado de la uralla visto intramuros. Los restos de la muralla están en las casas que ocupan la manzana situada entre ambas calles.

En los número 9 y 11, en los edificios de ladrillo del XIX hay restos de ella, y al principio de la calle en un descampado. Se pueden ver los restos de una torre en el solar de la calle del Espejo número 14.

También se llamó Camino de Fuentes, porque era uno de los accesos para las fuentes de caños del Peral. Con estas aguas se abastecían unos baños muy famosos en los bajos de la casa que hace esquina con Arenal, los Baños de Oriente.

Por la calle del Arenal venía el arroyo de El Arenal. Este arroyo en los siglos XII y XIII se embalsaba en una depresión y desde allí se habría en dos brazos que seguían en su recorrido los barrancos de las caras norte y sur del Alcazar. Por el norte caía por lo que son ahora los Jardines de Sabatini y Campo del Moro, próximo al de Leganitos que discuria por un barranco, ahora la cuesta de San Vicente. Las aguas de este arroyo seguian dando problemas de deslizamientos del tierras en los Jardines de la Reina, situados en el lado norte del Alcazar junto a la Huerta de la Priora y que compartían cerca con los de la Huerta del convento de la Encarnación. Por el sur discuria proximo a la fachada del Alcazar por lo que era el Campo del Rey y ahora Plaza de la Armeria. Aqui era salvado por un puentecillo situado junto a la iglesia de San Miguel de la Sagra luego de San Gil, ahora Plaza de Oriente.