viernes, 7 de octubre de 2011

Bayona. Pontevedra.



En marzo de 1493 Martín Alonso Pinzón arribó a las costas de Bayona tras su viaje a América convirtiendo a esta villa en la primera de Europa que supo la noticia del descubrimiento del Nuevo Mundo. 


Por ello el primer fin de semana de marzo se celebra en el casco histórico de Bayona una fiesta medieval llamada La Arribada.












Las primeras noticias se extienden al año 60, cuando Julio César conquistó la zona. Los visigodos, con Leovigildo, y los musulmanes también dejaron su huella. Fue reconquistada por Alfonso I, desmantelada con Almanzor y reconstruida por Alfonso V. Debe su nombre a los Reyes Católicos (anteriormente se llamaba Erizana), que mandaron amurallar el Monte do Boi para que, entre sus muros, se encerrase la población de Baiona ante posibles invasiones.

Su rica historia es una de sus características básicas, ya que entre sus muros se han desarrollado etapas históricas de gran relevancia para el país. Entre la multitud de anécdotas curiosas que caracterizan a este edificio podemos destacar los ataques de los piratas, encabezados por Draque, o la llegada a la costa, en 1493, de una de las tres carabelas de Colón, La Pinta. Así mismo, la torre del Príncipe sirvió de prisión para diversos personajes históricos.







Rollo Jurisdiccional.










Castillo de Monterreal . Parador Nacional



En su estructura quedan patentes dos épocas, la medieval y la que abarca del renacimiento hasta el siglo XVIII. El castillo está rodeado por muros de gran grosor, enorme altura y escasos vanos. Entre las defensas con las que cuenta cabe señalar la entrada por la Puerta del Sol, donde se sitúa una rampa que tenía un puente levadizo. Destacan tres torres, la torre del Príncipe que es de planta cuadrada y en la que se eleva un torreón circular en uno de sus vértices, la torre de la Terraza que es de planta heptagonal y la torre del Reloj, de forma cuadrada y con multitud de almenas rematando su estructura.