viernes, 20 de enero de 2012

Acueducto de Sevilla.



Los caños de Carmona son los restos del  acueducto romano de Sevilla. Debe su nombre a la cercanía a la puerta de Carmona de la muralla.

Desde esta puerta partían caminos hacia Málaga, Granada, o Los Alcores.
Era la puerta más importante de cuantas se encontaban al este de la ciudad, y hasta ella llegaban los conocidos como Caños de Carmona, una conducción de agua que acababa en un gran depósito en el interior de la muralla que estaba junto a la Puerta, desde donde se distribuía hacia distintos barrios del interior.
Por esta entrada llegaban a diario grandes partidas de pan, trigo, hortalizas y vino que salían de los Alcores para ser vendidas en la Alhóndiga o en el mercado del Salvador.





Estuvo a pleno rendimiento hasta su demolición en 1912.

Sólo han quedado los tres pequeños tramos expuestos a lo largo de la vía que ocupaba,la entonces conocida como Calzada de San Benito (después Calzada de la Cruz del Campo, luego calle Oriente, y hoy calle de Luis Montoto). 

En favor de la conservación fue la intervención del marqués pontificio de San José de Serra, Carlos Serra y Pickman, que desde su responsabilidad como Vocal de la Comisión de Monumentos Artísticos de la Provincia, lucharía en pro de su conservación.



su antepasado Carlos PicKman aprovechando la desamortización de bienes eclesiásticos de Mendizábal, en 1841 instaló su fábrica de loza en el interior del monasterio cartujo de Santa María de Las Cuevas.