miércoles, 27 de junio de 2012

La Granja de San Ildefonso. Segovia











 
Presa del Ponton de la Oliva.

El embalse de El Pontón Alto es el de menor capacidad de todos los gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero, ya que sobrepasa ligeramente los 7 millones de metros cúbicos. Terminado en 1993, su destino principal es abastecer de agua a la ciudad de Segovia y a otras localidades limítrofes, por lo que no tiene asignada ninguna zona de regadío y en él está expresamente prohibida la navegación a motor.

 Toma el agua del río Eresma, que nace a los pies del puerto de Navacerrada, en pleno Sistema Central. Se trata de un pequeño río de montaña que llena este embalse situado a escasa distancia de La Granja de San Ildefonso. Su proximidad a la capital segoviana lo ha convertido en un lugar de referencia para miles de ciudadanos que aprovechan los 12 kilómetros de costa para practicar deportes y hacer turismo. La presa está situada a un kilómetro escaso de la desembocadura del río Cambrones sobre el Eresma.

Para la realización de este embalse, que ocupa 80 hectáreas de dos términos municipales de la provincia de Segovia, se ha construido una presa de las llamadas de bóveda de doble curvatura que mide 48 metros de altura desde los cimientos. Además, para garantizar la calidad del agua que alberga el mismo, se incluyó como obra complementaria la planta de depuración de aguas residuales de La Granja.

En la margen izquierda del embalse de El Pontón se ha habilitado un paseo por toda la orilla del mismo, que permite llegar hasta la cola, situada en el paraje conocido como El Robledo.



El embalse del El Pontón Alto, situado entre los Términos municipales del Real Sitio de San Ildefonso y Palazuelos de Eresma tiene la particularidad de que es el de menor capacidad de los que gestiona la Confederación Hidrográfica del Duero, sobrepasando ligeramente los 7 millones de metros cúbicos embalsados. Las obras se concluyeron en 1.993 siendo su destino principal el abastecimiento de agua a la ciudad de Segovia y otras localidades limítrofes con la capital.

El embalse se nutre de las aguas del río Eresma, que nace a los pies del puerto de Navacerrada, como unión de los arroyos Minguete, telégrafo y del Puerto del Paular, en el paraje conocido como Batán de Bargas.



Real Fábrica de Cristal.  


La Real Fábrica se construyó con la llegada de la dinastía de los Borbones a España en 1727, siendo rey de España Felipe V. En este año Buenaventura Sit instala, financiado por la corona, un pequeño horno de vidrios planos para abastecer al Palacio de La Granja de ventanas y espejos. Sit era un oficial que había trabajado en la fábrica de vidrios finos de Nuevo Baztán, cerrada debido a las dificultades para aprovisionarse de combustible.

El edificio actual, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura industrial europea del siglo XVIII, fue encargado por Carlos III a José Díaz Gamones, Maestro Aparejador real, después de haber sufrido el anterior un incendio en 1770, que había destruido una parte importante de las instalaciones, principalmente en madera.

La época de esplendor de la Real Fábrica fue la de los reinados de Carlos III y Carlos IV. Entre 1770 y 1772 se construyó el edificio que actualmente se conserva en San Ildefonso, destinado a fábrica de cristales planos. En esta época, la Real Fábrica disponía de privilegios reales que le otorgaban el monopolio de la venta de vidrios en Madrid y los reales sitios.

Con la guerra de la Independencia la producción se detiene, y en 1815, Fernando VII decide de nuevo empezar con la producción de vidrio. No obstante, a la muerte del rey, y sin la ayuda económica de la corona, se paraliza la fabricación y los edificios se alquilan a particulares.

En 1911 se establece la Cooperativa Obrera Esperanza, que arrienda los edificios para empezar a fabricar de nuevo vidrio plano. En 1963 se dio por terminada definitivamente la fabricación de lana de vidrio en la Real Fábrica de Cristales de La Granja. El edificio quedó, pues, sin uso, y en total abandono hasta 1982, en que se constituye la Fundación Centro Nacional del Vidrio, que inicia su restauración y revitalización, recuperando la antigua imagen que ofrecía todo el conjunto, con la instalación del Museo Tecnológico del Vidrio, la Escuela del Vidrio y el Centro de Investigación y Documentación Histórica del Vidrio.


 La Fundación Centro Nacional del Vidrio nace en 1982 cuando un grupo de segovianos conscientes del legado histórico y del prestigio de éste, reconocido universalmente, por su arte, su técnica, sus innovaciones tecnológicas y su buen hacer se plantea la imperiosa necesidad de recuperar el edificio de la antigua Real Fábrica de Cristales y Vidrio de La Granja, ligados a una tradición vidriera, sino a una rama de las artes decorativas un poco olvidada, una institución que integrara todas las actividades relacionadas con el mundo del vidrio.

La Fundación Centro Nacional del Vidrio esta reconocida por Orden Ministerial de fecha 28 de septiembre de 1989 (B.O.E. de 09-10-89) e inscrita en el Registro de Fundaciones Culturales del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con el nº 241, de acuerdo con la Ley 30/1994, de 24 de noviembre de Fundaciones y de Incentivos Fiscales a la Participación Privada en Actividades de Interés General.

Sus fines son: la promoción, desarrollo, enseñanza, investigación y difusión de la artesanía e historia del vidrio, su fabricación artística y demás actividades culturales y científicas relacionadas con la técnica y el arte del vidrio.