miércoles, 19 de septiembre de 2012

Sangüesa. Navarra


Cabeza de la merindad de Sangüesa.

La ciudad se localiza en una terraza de la margen izquierda del río Aragón, en el que desemboca el río Onsella. Al río Aragón afluyen el Irati en el extremo note y el Onsella al este.









Santa María la Real es una iglesia románica. 

Fue donada en 1131 por Alfonso I el Batallador a la orden de San Juan de Jerusalén. 

Se trata de una pequeña iglesia románica de tres naves. 

La torre de planta octogonal es gótica, de los siglos XIII-XIV.

Lo que ha hecho famosa a esta iglesia es la gran portada románica, que constituye una de las obras más interesantes y complejas del arte medieval navarro. 

Además de representaciones religiosas hay múltiples relieves de rico simbolismo. 

Leodegarius firma la imagen de Santa María que decora la segunda columna del lado izquierdo en el primer cuerpo. Ante el retraso de la obra, el rey retira a Leodegarius de la dirección de la misma, y se la entrega al experimentado y viejo Maestro de San Juan de la Peña, que la termina. En su interior, el retablo mayor es plateresco de entre 1550 y 1570, de Jorge de Flandes que residió en Sangüesa desde 1554 hasta su muerte en 1586.



Leodegarius es francés y procede muy probablemente de la Borgoña.

Las referencias principales de su estilo son la catedral de Chartres y San Lázaro de Autun. Sabemos que trabaja en los reinos de Aragón y Navarra, concretamente en algunos sarcófagos de la región de Jaca, la gran portada de San Esteban de Sos y las figuras de las columnas de la portada de Santa María la Real de Sangüesa, donde encontramos su firma, concretamente en la segunda figura de la izquierda, que representa a la Virgen María; en el libro abierto que tiene entre sus manos, se lee: "MARIA MATER XPI LEODEGARIUS ME FECIT".

En este trabajo también participó el llamado Maestro de San Juan de la Peña. Las columnas de Sangüesa, herederas de Chartres, pasarán a Castilla, llegando hasta San Martín de Segovia y San Vicente de Ávila.