lunes, 12 de noviembre de 2012

Burgos. Plaza de la Libertad y Casa del Cordón. Palacio de los condestables de Castilla.


El palacio de los Condestables de Castilla conocido popularmente como Casa del Cordón es un palacio originario del siglo XV que se alza en el casco histórico de Burgos. 

Su fundador fue el condestable de Castilla Pedro de Velasco y su esposa Mencía de Mendoza y Figueroa.

En su interior destaca el patio porticado con dos pisos de galerías y su gran escalera de estilo neogótica, obra del arquitecto Vicente Lampérez. El patio es producto de la segunda fase de construcción, que abarca de 1484 a 1497.

Se le conoce como Casa del Cordón por el gran cordón franciscano de piedra que rodea su puerta, envolviendo al mismo tiempo las armas reales y las de la casa de Velasco, Mendoza y Figueroa. En el interior llama la atención el gran patio con triple piso de galería, de traza clásica.

En este palacio murió Felipe el Hermoso. Los Reyes Católicos recibieron aquí a Colón a su regreso de su segundo viaje a América, y se reunieron las Cortes en 1515.


El escudo del linaje de los Velasco está enmarcado en una inscripción que dice: “Un buen morir onra toda la vida”. Del mismo modo, la inscripción que bordea el escudo de los Mendoza-Figueroa dice: “Omnia preterunt preter amare deum” (Todo pasa menos amar a Dios). Bajo ambos escudos encontramos la siguiente inscripción: ESTA CASA MANDAR FACER DO PO FERNAZ DE BLASCO E DONNA MECIA MEDOÇA SEGUDOS CONDES DE HARO”

También encontramos en la portada el monograma IHS en el centro del sol eucarístico, un cordón franciscano que recuerda la devoción de los Condestables a San Francisco de Asís y da nombre al edificio y el escudo real. Presidiendo la crestería se encuentra una imagen de San Andrés, que era el patrono tutelar de los Velasco. En las esquinas de las dos torres están incrustados los escudos de las dos familias, en posición oblicua, en coronando las cresterías de ambas torres encontramos el escudo de los Velasco sostenido por un león y el de los Mendoza sostenido por un pegaso.












Aunque no existe constancia documental, los Reyes Católicos recibieron en la Casa del Cordón a Cristóbal Colón después de su regreso del segundo viaje. Cuenta la tradición que el oro entregado por Colón a los Reyes fue donado a la Cartuja de Miraflores para dorar el retablo mayor, obra de Gil de Siloé. 



Plaza de La Libertad, antes del Mercdo Mayor

En 1476 se comienza la edificación del nuevo palacio en el que residirá la máxima autoridad política del reino tras el propio monarca. 

El lugar elegido es la Plaza del Mercado Mayor, anteriormente llamada Corral de las Vacas, y hay indicios de que se empleó como base alguna construcción anterior, probablemente el llamado Palacio de la Princesa. 

El encargado de las obras fue Juan de Colonia, que las emprendió en colaboración de su hijo Simón, que sería quien concluyese la construcción. 

El trazado original era un palacio de notables dimensiones, con un patio central con una doble arquería gótica a semejanza con los existentes en los claustros monacales. 

La entrada principal se situaba en la fachada sur, existiendo unos jardines anexos a la fachada este. Esta zona es la que tiene restos de mayor antigüedad, existiendo en ella unos capiteles góticos del siglo XIV probablemente del edificio anterior.




En el año 1497 tuvieron lugar en la Casa del Cordón los esponsales del príncipe Don Juan, hijo de los Reyes Católicos, con la princesa Margarita, hija del emperador Maximiliano I de Alemania. Este príncipe murió después de su boda, por lo que pasó a ser heredera del trono la princesa Juana.

Los Reyes Don Felipe el Hermoso y Doña Juana es establecieron en Burgos el 17 de septiembre de 1506. Ocho días más tarde Don Felipe fallece en la Casa del Cordón y sus restos fueron trasladados provisionalmente a la Cartuja de Miraflores.

El acontecimiento más importante acaecido en la Casa del Cordón fue la incorporación del Reino de Navarra a la Corona de Castilla, hecho que tuvo lugar el 11 de junio de 1515.

El Rey Carlos I estuvo en Burgos en varias ocasiones desde 1520, cuando se dirigía a Alemania para ser coronado emperador, hasta 1556 camino de su retiro en el Monasterio de Yuste. En todas sus visitas se alojó en la Casa del Cordón.

También Felipe II se alojó en la Casa del Cordón en el año 1560 a su regreso de Flandes después de haber contraído matrimonio con Isabel de Valois.

Felipe III, Felipe IV, Carlos II y Felipe V fueron huéspedes de la Casa del Cordón durante sus visitas a Burgos.