miércoles, 7 de noviembre de 2012

Gumiel de Izán. Burgos


Iglesia Parroquial del cercano Fuentespina


Gumiel de Izán Declarada Villa Real en 1326 por  Alfonso XI el Justiciero y confirmados sus privilegios por su hijo el Pedro I el Cruel, en 1335.

El privilegio original se conserva aún y su contenido figura transcrito en el "Libro Becerro" en el Archivo Histórico Municipal.

Gumiel de Izán estaba totalmente amurallada con cinco puertas de acceso y poseía un torreón o fortaleza con galería subterráneas. Se sabe que en 1464 ya estaba construido.

En Gumiel de Izán fue educado en su infancia Santo Domingo de Guzmán (1175-1221).





El primer caballero y co-fundador de la orden religioso-militar de Calatrava, fray Diego Velázquez, fue enterrado en el hoy desaparecido Monasterio cisterciense de San Pedro de Gumiel, conservándose su sepulcro, el cual data de 1196.

El monasterio de San Pedro en Gumiel de Izán
            
Aún perviven vestigios amurallados del monasterio de San Pedro, a las orillas del río Gromejón. Vestigios que también pueden contemplarse como restos arquitectónicos en la actual iglesia parroquial.

El monasterio cisterciense de San Pedro de Gumiel de Izán fue desde finales del siglo XII uno de los más célebres de la comarca.

En el año 1073 aparece documentado. Sus componentes practicaban la Regla de San Benito según la interpretación cluniacense y poseían un dominio respetable. Ante la decadencia de Cluny adoptó las costumbres del Cister. Esto ocurría hacia 1179, aunque la anexión plena no se verificó hasta 1194. 

En el monasterio estaba enterrado un sobrino del Cid.

Su influencia fue grande en la Ribera del Duero, al igual que su capacidad colonizadora. Antes de pasar a manos de la Orden de San Juan de Jerusalén, Vadocondes estuvo bajo su órbita, quien poco a poco fue adquiriendo derechos en la villa. Es curioso cómo en un documento de 1204, Pedro Núñez de Guzmán vendería a aquel monasterio una parte de Vadocondes por cien maravedíes, “porque entendemos que fazemos tuerto al monesterio de Sant Pedro de Gomiel en razon de la villa de Vado de Cuendes que tenemos forzada”. 

La villa de Milagros dependía también de este convento; así, el año 1332 es el mismo rey Alfonso XI quien ordena a Ramir Flórez de Guzmán que deje la granja de Milagros (Miragelos) que había tomado por la fuerza a los frailes de San Pedro: “... e disen que Ramir Flores de Gusman que les toma e ha tomado la su granja de Miragelos, granja que es en Ribera Riaça, que es cerca de Val de Ferreras”. 

Este monasterio empieza a conformar su dominio sobre todo desde su afiliación al cister en 1194, aunque buena parte de sus posesiones llegarán no por donaciones sino por compras, entre 1225 y 1270. Sus bienes se repartían por más por más de treinta lugares, situados sobre todo entre el Duero y el Esgueva; pero a partir de las últimas décadas del siglo XIII cesan las adquisiciones, dedicándose en estos momentos a defender sus tierras de la creciente ambición de los señores del entorno y a pleitear con los concejos vecinos sobre los términos de heredades y granjas.

El concilio de Aranda de Duero  de 1473, convocado por el obispo Alfonso Carrillo de Acuña, tiene como fin la corrección de abusos y la reforma de costumbres. La sesión de apertura se celebró en este monasterio de San Pedro, mientras que las sesiones posteriores se trasladaron a la iglesia de San Juan en Aranda de Duero.

En Castilla los pleitos se mantuvieron casi siempre con monasterios vecinos no cistercienses. Gumiel, por ejemplo, con La Vid. En 1223 era acerca de la posesión de los lugares de Ribilla y Tubilla. En virtud del acuerdo, Gumiel recibe la serna de Anayaalfonso, 400 maravedís y el derecho de propiedad del territorio de Ribilla.



Cerca de Gumiel de Izán está Gumiel del Mercado.




Gumiel de Izan, señorío de los Osuna.