domingo, 4 de noviembre de 2012

Oña. Las edades del Hombre. MONACATUS. Monasterio de San Salvador



Claustro gótico de Simón de Colonia.

Simón de Colonia (Burgos, hacia 1450 - Burgos1511). Arquitecto y escultor.  Hijo del arquitecto gótico Juan de Colonia y padre del también arquitecto y escultor Francisco de Colonia.

Simón de Colonia se encargó de rehacer el claustro (hasta ese momento, románico) entre los años 1503 y 1509 al que se le añadió un segundo piso el siglo XVII a la vez que ampliaba el monasterio con nuevas construcciones, entre las cuales la fachada barroca. La sala capitular conserva elementos de época románica, aunque su estructura es posterior, entre los siglos XIII y XIV.


El monasterio de San Salvador de Oña fue fundado en 1011 por Sancho García (conde de Castilla entre 995-1017) y su esposa Urraca Gómez. Una de las finalidades de la fundación fue la de tener un digno lugar de enterramiento, su hija Trigidia (o Tigridia) entró a formar parte de la comunidad y más adelante fue su abadesa. 

La comunidad inicial estaba formada por monjes y monjas procedentes de San Juan de la Hoz (Cillaperlata, Burgos), San Salvador de Loberuela (cerca de Oña, que quedó como simple priorato de nuevo monasterio) y San Pedro de Tejada(Puente-Arenas, Burgos)

La primera abadesa de Oña fue Oneca, hermana del fundador.






Enterramientos en una de las galerías del claustro.






Inicialmente era un monasterio dúplice, es decir con monjes y monjas, pero el rey navarro Sancho III el Grande lo reformó con la ayuda del abad de San Juan de la Peña y lo puso en la órbita benedictina y únicamente con una comunidad masculina, esta reforma se formalizó en 1033. En 1035 murió el rey, que fue enterrado en Oña, aunque hay versiones que sitúan el lugar de enterramiento en San Isidoro de León.

 

Pedro González-Manso, obispo de Guadalix, Tuy, Badajoz y Osma- 1532-1537- del Consejo del Rey, presidente de la Audiencia, Canciller de Valladolid y gran bienhechor de Oña y de su Monasterio de San Salvador. Miembro del Consejo de la Suprema Inquisición.  Muere en Osma en 1539.


Fue sobrino del abad de Oña don Juan Manso, se crió en Oña y allí estudió las primeras letras. A su muerte acaecida entre los años 1538/9, fue enterrado en la capilla del abad  San Íñigo, al que profesaba una gran devoción.

Son los Manso descendientes de los señores de Vizcaya.





Armas de los Manrique de Lara




El 1367 el monasterio fue saqueado a raíz de la primera Guerra Civil Castellana y debido a ello se amuralló. 

En 1455 fue unido a la Congregación de San Benito de Valladolid, pese a la oposición de la comunidad que mantuvo una cierta independencia hasta el 1506.

En 1599 fue víctima de la peste.



En la iglesia está el panteón condal y real, 


En el lado del Evangelio, bajo un baldaquino

- Sancho II el Fuerte (1038-1072). Rey de Castilla y León, hijo de Fernando I el Magno y de la reina Sancha de León. Fue asesinado en Zamora. 
- Sancho III el Mayor (990/992-1035). Rey de Navarra, hijo de García Sánchez II de Pamplona, rey de Navarra.[1] 
- Muniadona de Castilla (990/995-1066). Esposa de Sancho III el Mayor e hija del conde de Castilla Sancho García, "el de los Buenos Fueros". 
- Infante García de Castilla y Barcelona (1142-1146). Hijo de Alfonso VII el Emperador, rey de Castilla y León, y de la reina Berenguela de Barcelona. 

En el lado de la Epístola, bajo un baldaquino

- Sancho García "el de los Buenos Fueros" († 1017). Conde de Castilla e hijo de García Fernández "el de las Manos Blancas" 
- Urraca Gómez (¿?-¿?). Esposa de Sancho García "el de los Buenos Fueros" y madre del conde García Sánchez de Castilla y de Muniadona de Castilla, reina consorte de Navarra. 
- García Sánchez de Castilla (1009-1028). Último conde de Castilla e hijo de los anteriores. 
- Infante Felipe de Castilla y de Molina (1292-1327). Hijo de Sancho IV el Bravo, rey de Castilla y León, y de la reina María de Molina. 
- Infante Enrique de Castilla y Molina (1288-1299). Hijo de Sancho IV el Bravo, rey de Castilla y León, y de la reina María de Molina. 

Otras versiones aseguran que el infante Enrique de Castilla y Molina, fue sepultado en el Monasterio de San Ildefonso de Toro, actualmente en estado ruinoso, que había sido fundado por su madre, la reina María de Molina, mientras que al infante Felipe de Castilla, hijo de Sancho IV el Bravo, se le supone enterrado en el Monasterio de las Huelgas de Burgos, o en el Monasterio de las Dueñas de Santa Clara de Allariz, siendo éste último en el que el infante había dispuesto ser sepultado.

Hecho en madera de nogal con incrustaciones en boj.







La Guerra de la Independencia volvió a afectar al monasterio, que fue saqueado por las tropas francesas, poco después, la desamortización lo clausuró. Debido a este hecho se quedó sin comunidad y los bienes se subastaron. 

Los edificios monásticos se dividieron en dos partes, por un lado la iglesia, claustro y sala capitular que pasaron a ser utilizados como parroquia, mientras que el resto de las construcciones pasó a manos particulares hasta que fueron adquiridas por los jesuitas, los cuales la vendieron en 1968 a la Diputación, que lo ha utilizado como centro asistencial.