martes, 13 de noviembre de 2012

Palacio de los Pacheco. Cadalso de los Vidrios, Madrid

El título de Marqués de Villena es concedido en 1445 por Enrique IV a Don Juan Pacheco, I Duque de Escalona, I Conde de Xiquena y Gran Maestre de la Orden de Santiago, quien fue acumulando a lo largo de su vida un importante número de títulos y señoríos. Con todo ello pudo formar instituir tres mayorazgos, el primero de los cuales, junto con el título de Villena, se funda a favor de su primogénito Diego López Pacheco. Sin embargo, las actuaciones políticas de padre e hijo durante le final del reinado de Enrique IV y la guerra de sucesión de Castilla, afectaron a la composición de este gran señorío. En 1480 un acuerdo entre los Reyes Católicos y Diego López Pacheco dejó definitivamente conformado el señorío que incluía así el ducado de Escalona, los condados de San Esteban de Gormaz y Xiquena, el marquesado de Belmonte, los señoríos de Alarcón, Jorquera -con el puerto seco de Alcalá del Río Júcar- Castillo de Garcimuñoz, Tolox. Monda, Serón y Tijola, además de importantes rentas. 

En 1798, a la muerte sin hijos de Felipe López Pacheco, XII Marqués de Villena, le sucederá en el título su sobrino Diego Fernández de Velasco, XIII Duque de Frías, incorporándose así el marquesado de Villena a la Casa de Frías. Casa con Ángela Maria de Constantinopla Fernandez de Cordoba y Perez de Barradas, hija del XVI duque de Medinaceli y de la I duquesa de Tarifa.

A raíz de los pleitos derivados de la muerte de José Bernardino Fernández de Velasco Benavides, XIV Duque de Frías y Marqués de Villena, el título de Villena, junto con otros pasará a Francisco de Borja Téllez Girón Fernández de Velasco, separándose definitivamente de la Casa de Frías.

María del Rosario Téllez-Girón y Fernández de Velasco Pacheco, hermana de Francisco de Borja,  es XVI duquesa de Béjar y casa con Luis Manuel Roca de Togores y Roca de Togores Carrasco y Albuquerque, I marqués de Asprillas.


Por parentesco habitan el palacio los Bejar en el siglo XIX

Joaquín Lopez de Zuñiga Sotomayor y Castro, XII duque de Bejar no tiene descendencia. Muere en 1777

El título de Duque de Frías se concede el 20 de marzo de 1492 por los Reyes Católicos a Don Bernardino Fernández de Velasco, II Condestable de Castilla, III Conde de Haro y Capitán General y Virrey de Granada. 

En 1430 Pedro Fernández de Velasco, conocido como "el buen conde", recibe de Juan II el título y las tierras del Condado de Haro. Su hijo Pedro Fernández de Velasco Camarero Mayor de Enrique IV, obtiene la dignidad de Condestable de Castilla, vinculado desde entonces a la familia hasta el S. XVIII. 

En 1492, Bernardino Fernández de Velasco, obtiene de los Reyes Católicos el título de Duque de Frías. 

Sucesivos matrimonios vincularán a la Casa de Frías un gran número de títulos y propiedades. A finales del siglo XVIII Diego Fernández Pacheco reúne los siguientes títulos: Duque de Frías, Conde de Haro, Marqués de Alba de Liste, Duque de Uceda, Conde de la Puebla de Montalbán, Marqués de Fromista y de Caracena, Conde de Pinto, Marqués de Berlanga, Marqués de Toral, Conde de Peñaranda de Bracamonte, Marqués del fresno, Conde de Luna, Duque de Escalona, Marqués de Villena, Marques de Villanueva del Fresno, Conde de Fuensalida y Colmenar, Conde de Oropesa, de Alcaudete y Deleitosa, y Marques de Jarandilla, entre otros.


Palacio de Los Pacheco en CADALSO DE LOS VIDRIOS. MADRID

Palacio de Villena, catalogado como bien de interés cultural junto a sus jardines. Construido con sillares de piedra, data del siglo XV. Fue lugar de recreo y descanso de don Álvaro de Luna. Su planta rectangular presenta dos fachadas, una norte almenada, y otra sur con una arquería de medio punto.

Frente del palacio se encuentra la fuente de los Álamos, de origen musulmán, es un antiguo manantial en la roca viva. 

El Palacio fue reformado  por Diego López Pacheco, II marques de Villena, y su mujer Juana Enriquez, duques de Escalona y condes de Santisteban de Gózrmaz, en el primer tercio del siglo XVI, transformando el antiguo alcázar de Álvaro de Luna.

Así mismo construyeron junto al palacio un convento de Franciscanos descalzos. El convento fue expropiado y demolido en septiembre de 1846, sacando sus objetos y material de derribo a publica subasta.

En 1880 José María Bernardino Fernández de Velasco, duque de Frías vende, vende cuatro fincas de su propiedad en Cadalso de los Vidrios



Una de ellas era el El Palacio, constituido por una casa principal con un jardín y cercado de galerías de piedra. Junto al Palacio, una huerta, así mismo cercada,  con un estanque con sus cañerías para el surtido de aguas, ambas por un precio de 21.000 pesetas

Las otras tres fincas era las tierras denominadas el Bosque, a la espalda de la casa principal, otra en le pago denominado “Los Canchares”  y otra en el pago de “La Sierra”.

Tras su venta  empieza la degradación del monumento, procediéndose en años sucesivos a realizarse mas subdivisiones, así como la destrucción y devastación de los jardines, huerta y venta de elementos arquitectónicos singulares y múltiples piezas de piedra      

En 1903,

“ solo queda en pie el edificio, antes de espaciosas y cómodas habitaciones, con todas las dependencias necesarias,  como cuartos para la servidumbre, cocheras, cuadras, picadero, etc., y hoy dividido en pequeñas viviendas  y tan estropeado, que seria costosísimo volverle a su primitivo estado. Ademas de hacer esto los nuevos propietarios han destruido, obteniendo muy escasa utilidad, sus magníficos jardines y huerta, por aprovechar  para leña y madera los hermosos castaños de indias, frutales y arboles de sombra.”

En 1917 sufrió un incendio, que destruyó la biblioteca y el mobiliario interior. Fue reconstruido a iniciativa privada.