martes, 13 de noviembre de 2012

Yacimiento de La Retama. Loranca del Campo, Cuenca


En la naturaleza es frecuente encontrar mineralizaciones de uranio asociadas a restos fósiles correspondientes al Mioceno Medio. En España destaca la presencia de este tipo de mineralizaciones en los yacimientos de vertebrados miocenos de Córcoles (Guadalajara) y Loranca del Campo (Cuenca).

El Mioceno es la cuarta época del período Terciario, comenzó hace 23 millones de años y finalizó hace aproximadamente 5 millones de años. Al final del Mioceno medio continuó la tendencia hacia el enfriamiento, aunque en general el clima fue más cálido que en la actualidad. Al final del Mioceno, entre hace unos 7 millones de años y 5 millones de años, un manto glacial acaba por cubrir, no sólo el continente austral, sino también toda Groenlandia.

Aragoniense medio desde los 17,5 a los 13,8 millones de años es el término acuñado por el paleontólogo portugués Miguel Telles Antunes en 1979. Con el se denomina el conjunto de faunas de la cuenca del Tajo en España y Portugal que tienen al género de rinoceronte Hispanotherium como taxón característico, ya que por sus rasgos morfológicos y dentarios es fácilmente distinguible del resto de macromamíferos de la fauna clásica miocena, además de ser relativamente abundante en las asociaciones de mamíferos de las localidades de las cuencas del Tajo y de Calatayud-Teruel en las que este rinoceronte estaba presente y asociado a una fauna de sabana subtropical. Se han encontrado restos del Hispanoterium en Córcoles, Guadalajara, La Retama en Cuenca, Puente de Toledo en Madrid, Torrijos en Toledo, Plasencia en Cáceres. Lisboa y Quintanelas en Portugal,  Torralba de Ribota, Munébrega y Tarazona en Zaragoza.










Son conocidas como Cuenca de Loranca las tierras de la distribución geográfica de los yesos terciarios, coincidente con la explotación del espejuelo, el Lapis Specularis de los romanos. Esta Cuenca tiene su arranque en la ciudad de Ercávica en la Alcarria- primero castro celtibero de Santaver, en Cañaveruelas-, sigue por Culebras en la cuenca fluvial del Guadamejud, por Huete y termina en el yacimiento del cerro de la Virgen de la Cuesta en Alconchel de la Estrella

En tierras de la Cuenca de Loranca está el yacimiento de La Retama precisamente en Loranca del Campo. Se encuentra este yacimiento situado en la denominada Depresion Intermedia de la cuenca del Tajo, ubicada en su parte oriental e incompletamente separada de ella por la Sierra de Altamira o de San Cristóbal en el Sistema Ibérico. Esta Sierra recorre tierras de Vellisca y Alcázar del Rey y hace de barrera natural entre la Alcarria de Guadalajara y Cuenca.

El yacimiento conocido como de La Retama se encuentra situado en tierras de labor Loranca del Campo con yacimientos del Mioceno inferior en sus alrededores. Están localizadas cuatro catas en las tierras de parajes conocidos como La Repisa, Vista Alegre y Lomatón situadas entre los caminos del Pozo de la Fuente y el que discurriendo paralelo a este enlaza con la carretera que lleva a Vellisca y viene de Carrascosa del Campo.

En Carrascosa la prolongación del yacimiento de La Retama recibe el nombre de Cerro Arenoso. Este yacimiento fue descubierto en 1965 con ocasión de las obras del trasvase Tajo-Segura. Restos de fauna del Mioceno se localizan también en Alcázar del Rey en tierras cercanas a  la Retama ya que pasa por aquí el límite entre Loranca y Alcázar.

Cerro Arenoso es un yacimiento del Oligoceno superior. Durante la primavera y el verano de 1970, fue excavado por Emiliano Aguirre, cuya campaña proporcionó restos de tortugas, cocodrilos y mamíferos; entre ellos destacaba la presencia del primer representante de la familia Amynodontidae, Eggysodon osborni,-falso hipopótamo  mas emparentado con futuros rinocerontes -registrado en  España. Años después se retomaron las excavaciones, con lo que la lista faunística se ha ido completando, alcanzando un total de 14 especies de mamíferos. En las colecciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales se hallan depositados un total de 346 fósiles procedentes de la campaña de 1970, dirigida por Emiliano  Aguirre,

El yacimiento de La Retama fue descubierto en agosto de 1988 durante la campaña realizada en los yacimientos de Loranca del Campo por un equipo de paleontólogos del Departamento de Paleobiología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, realizándose una primera prospección ese mismo año y dos campañas  a las que hay que añadir la realizada en agosto de 1992. El área excavada es una cuadricula de 6 x 4 m cuya profundidad media excavada ha sido de un metro. Esta se halla situada en la parte superior de un pequeño cerro denominado Viñas de la Retama. En estas tierras ya se hizo una cata por la Junta de Energia Nuclear en 1969-1970 buscando minerales radioactivos. Parece que fue en este lugar M. Crusafont  Pairó e Indalecio Quintero en 1971 extrajeron los restos de mastodonte que citan en su trabajo, restos que luego fueron confundidos con los extraídos en el yacimiento de Corcoles, Guadalajara.

Este área es excepcionalmente rica en yacimientos de vertebrados y plantas de edades comprendidas entre el Eoceno superior y el Mioceno superior. El ambiente sedimentario se interpreta como  un lago somero. Los huesos se acumulaban durante la estación seca en los bordes del lago y posteriormente eran transportados dentro del lago por corrientes formadas durante los períodos de lluvia. La reconstrucción paleoambiental de La Retama a partir de la fauna de micromamíferos corresponde a un ambiente abierto y seco.

Un 50% de los elementos recuperados ha podido ser identificado anatómicamente. La identificación taxonómica ha sido posible en un 40% de los restos recuperados donde abundan los dientes, muy bien conservados, y en menor medida los fragmentos de costillas y falanges. Casi la mitad de los restos pertenecen al Anchitherium-equido- y, en menor medida  al  Hispanotherium-rinoceronte-, Gomphotherium-proboscideo-, cocodrilos y tortugas. El Hispanotherium es una forma típica de rinoceronte en la Península Ibérica. También es citado en un yacimiento francés y en Asia. La Retama es el segundo yacimiento español donde se cita la coexistencia de Hispanotherium con otra especie de rinoceronte. Un fragmento del cráneo de un rinoceronte joven del yacimiento de La Retama se describe  por Esperanza Cerdeño en  la Revista Española de Paleontología, 1996; Volumen, 11 número 2, páginas, 193-197.

La fauna de roedores es relativamente pobre y está compuesta únicamente por diez especies. Pero es  elevada la diversidad de murciélagos-quirópteros-, representados por cinco géneros. Se encontró también fauna de insectívoros.