jueves, 12 de septiembre de 2013

Plaza de La Concordia y Tullerias. París



Está situada al comienzo de la Avenida de los Campos Elíseos en el VIII Distrito de París. Se trata de la segunda más grande de Francia después de la plaza de Quinconces, en Burdeos.

Vio las ejecuciones de Luis XVI y María Antonieta.

Se estima unas 1.119 personas fueron decapitadas en la Plaza durante la Revolución Francesa.

Con el fin del Terror, el gobierno decide rebautizar la Plaza de la Revolución como «Plaza de la Concordia».



La Plaza de la Concordia fue construida entre 1757 y 1779 bajo el nombre de Plaza de Luis XV. En el centro se encontraba una estatua ecuestre del rey para celebrar su mejora después de una grave enfermedad.



La Plaza de la Concordia adquirió su aspecto actual entre 1836 y 1840, cuando se colocó en el centro un enorme obelisco proveniente de Lúxor de más de 3.000 años de antigüedad donado por el virrey de Egipto.
Enmarcando el obelisco se encuentran dos fuentes monumentales de estructura romana, que presentan esculturas en las que se mezclan figuras humanas con animales marinos.
La Plaza está cerrada sólo por uno de sus lados, donde se encuentran los imponentes edificios de la sede del Ministerio de la Marina y el Hotel de Crillon, uno de los más antiguos y lujosos del mundo.
Desde el obelisco se obtienen unas preciosas perspectivas de los Jardines de las Tullerías con elMuseo del Louvre de fondo, y en el sentido contrario se pueden contemplar los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo.






La Madeleine desde la Plaza de la Concordia


Fuente de Las Flores



Los Campos Eliseos y el Arco del Triunfo desde La Concordia 






Jardines de Las Tullerias




En 1564 comenzaron las obras de construcción del Palacio de las Tullerías, el cual, bajo las caprichosas órdenes de Catalina de Medicis, iría acompañado por unos preciosos y extensos jardines de estilo florentino. El palacio y sus jardines deben su nombre a las fábricas de "tuilles" o tejas, que antes se encontraban situadas en ese lugar.

Los jardines se convirtieron en el lugar de celebración de lujosas fiestas en las que los invitados disfrutaban entre los verdes parajes, fuentes y esculturas. En aquella época los jardines se encontraban rodeados por altos muros que protegían la privacidad de la alta sociedad.

Tras el traslado de la Corte a Versalles, el palacio y los jardines quedaron en el abandono y no volvieron a recuperar su esplendor hasta su vuelta, cuando los jardines fue transformados al estilo inglés. Posteriormente Napoleón ordenó la construcción del Arco de Triunfo del Carrusel, uniendo los jardines con el Louvre.

En 1870 el Palacio de las Tullerías fue destruido a manos de la Comuna de París, pero los jardines lograron salvarse y sobrevivir hasta nuestros días como jardines públicos.

En la actualidad los jardines han dejado de ser el lugar en el que en el pasado las clases altas acudían para ver y ser vistos, para convertirse en un agradable paseo rodeado de jardines de carácter público en los que cientos de parisinos y turistas pueden tomarse un descanso de la ajetreada ciudad.



Los Jardines de las Tullerías resultan de visita obligatoria gracias a su excelente ubicación en el corazón de la ciudad, uniendo dos puntos tan importantes como son el Museo del Louvre y la Plaza de la Concordia.






Museo D`Orsay desde las Las Tullerias


Pasarela de Solferino desde Las Tullerias al Museo D`Orsay pasando El Sena



El Louvre al fondo





La Plaza preparada para el paso del Tour cuando se toman estas fotos