domingo, 13 de octubre de 2013

Manneken Pis. Bruselas




Desde la Grand Place a ver al Niño Meón 



Creado en el siglo XV, Manneken Pis es uno de los símbolos más representativos y queridos de Bruselas. 

El Manneken Pis es una estatuilla de unos 50 centímetros que representa a un niño desnudo orinando en la pila de una fuente. Se encuentra ubicada en la parte antigua de la capital belga, entre las calles L’Etuve y Chene, junto la Grand Place.

Dada la importancia de la estatua, fueron muchas las ocasiones en las que diferentes ejércitos intentaron robarla, hasta que un ex convicto logró hacerse con ella. Los habitantes de Bruselas quedaron consternados hasta que, en el año 1619, se colocó una copia en el mismo lugar y se ha mantenido allí hasta nuestros días.

Con el paso de los años se han creado cientos de leyendas sobre el Manneken Pis. Estas son las más extendidas:

El niño de la estatuilla apagó de una forma tan original una mecha encendida, salvando así a la ciudad de un incendio.

Cuentan que durante la batalla de Ransbeke, se colgó de las ramas de un roble la cuna donde estaba el hijo de Godofredo de Lorena. Durante la batalla, el niño salió de la cuna y le encontraron orinando en un árbol.

Según otra leyenda, el hijo de un noble de Bruselas abandonó una procesión para orinar en la pared de la casa de una bruja que le lanzó un maleficio convirtiéndolo en estatua.

En el año 1698, un gobernador regaló la primera pieza de vestir al Manneken Pis, una túnica que fue la primera de los 650 trajes que han ido regalándole los presidentes de gobierno que han visitado Bruselas. En el Museé de la Ville, situado en la Maison du Roi, se pueden ver los trajes que forman el vestuario del pequeño héroe, cientos de trajes regionales con un pequeño tamaño, o algunos aún más curiosos como un traje de torero o de Elvis.

En determinadas ocasiones a lo largo del año el Ayuntamiento disfraza a la estatua original.

Junto con el chocolate, la cerveza, el Atomium o la Grand Place, el pequeño Manneken Pis ocupa uno de los principales puestos representativos de Bruselas. 








Algunas de las Casas que rodean el centro histórico de Bruselas nos llevan a los cuadros de los Primitivos Flamencos. 

Arquitectura que se mantiene en ciudades como Brujas o Delf