viernes, 27 de junio de 2014

Cervantes vecino de Madrid. El Barrio de Las Letras.

Cervantes vecino de Madrid. El Barrio de Las Letras.


El 29 de septiembre de 1547 es la fecha supuesta del nacimiento Cervantes. Su bautizo está documentado el 9 octubre de 1547.

En el verano o el otoño de 1606, Cervantes y su mujer Catalina de Palacios se instalan en Madrid. Isabel de Saavedra, hija natural de Miguel Cervantes, al casar con Diego Sanz del Águila en febrero o marzo de 1607-otra fecha que se da y tal vez más acertada es fines de 1606-, tenía unos veintitrés años y ya es viuda en agosto de 1608.


Desde su vuelta en 1580 del cautiverio en Argel, Cervantes vivió en la casa que sus padres tenían alquilada en la calle de Leganitos. Cervantes al fin fue liberado el 19 de septiembre de 1580. Emprendió el regreso a España, desembarcando en Denia el 24 de octubre, de donde pasó a Valencia, y a finales de ese mismo año llegaba a Madrid para reunirse con su familia.
Miguel de Cervantes en 1569 entra al servicio del cardenal Aqcuaviva. Participa en la batalla de Lepanto y en 1575 es apresado por los turcos y encerrado en Argel, junto con su hermano Rodrigo. Andrea y Magadalena son las que aportan la mayor parte del dinero para liberarle. Su madre, Leonor de Cortinas. En 1576 se dirige al Consejo de la Cruzada y, haciéndose pasar por viuda, solicita un préstamo para el rescate de sus dos hijos. Recibe un préstamo de 60 ducados. En 1578 pide permiso al Consejo de Guerra para participar en una operación comercial con Argel que le permita liberar a sus hijos. En 1579, entregaba al trinitario Fray Juan Gil 300 ducados, todo lo que habían podido reunir. El trinitario aportará los 200 restantes.

En una casa de la calle del duque de Alba parece ser el primer lugar donde se instaló con su familia cuando viene de Valladolid con la Corte en 1606. El 12 de diciembre de 1584 casa Cervantes con Catalina de Palacios en Esquivias, Toledo. Viaja por Andalucía al servicio de la Corona en diferentes cargos, haciendo breves viajes a Madrid y Esquivias

En Madrid, con Miguel y su mujer Catalina vivían las hermanas de Cervantes, Andrea y Magdalena, su sobrina Constanza, hija natural de  su hermana Andrea y Nicolás de Ovando nacida hacia fines de 1565 o inicios de 1566, y su hija Isabel, nacida en noviembre de 1584 fruto de su relación amorosa con Ana Franca de Rojas; Ana de Villafranca. En 1598 muere la madre de Isabel y al año siguiente es puesta por su padre al cuidado de su tía Magdalena. Isabel de Cervantes, la hija natural de Cervantes, casa a finales de  1606 con Diego Sanz del Águila. Vive en  la calle Montera.

En febrero de 1608 conocemos con certeza que vivía en el barrio de Atocha, exactamente detrás del hospital de Antón Martín, Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios.

Al año siguiente, 1609, se trasladó a la calle de la Magdalena, donde alquiló una casa en el nuevo barrio de los comediantes detrás del palacio de la duquesa de Pastrana, la cual vivía en la calle de Atocha, actual número 21, no lejos de los conventos de la Merced y de la Trinidad y a unos pasos de la librería de Francisco de Robles y de la imprenta de Juan de la Cuesta. La  calle de la Magdalena debe su nombre del Convento de Santa María Magdalena.

Poco  después, Cervantes se trasladó a una casa situada detrás del convento de Nuestra Señora de Loreto, que daba a lo que hoy es la plaza de Matute en los números 6 y 7.  El Real Colegio de Loreto para niñas huérfanas fue fundado en 1585 por Felipe II en la calle de Atocha, entre la calle de León y la Plaza de Matute. En 1854 se derriba el colegio y se construye el nuevo en la calle de O´Donnell nº 61, en lo que entonces eran las afueras de Madrid.

En octubre de 1609 vuelven a residir en la calle de la Magdalena vivienda distinta de la anterior, que se encontraba detrás del monasterio de la Merced, hoy destruido, ubicado en lo que actualmente es el número 8 de la plaza de Tirso de Molina. Conocemos con seguridad ese dato por la muerte de su hermana Andrea el 9/10 de octubre de 1609.

Unos meses antes, El 17 de abril de 1609 Cervantes ingresa en la Hermandad de Esclavos del Santísimo Sacramento. El 8 de junio de este mismo años su esposa y su hermana Andrea reciben el hábito de la Venerable Orden Tercera de San Francisco. Andrea muere cuatreo meses después.

La Hermandad de Esclavos del Santísimo Sacramento fue fundada en 1608 por fray Alonso de la Purificación, trinitario descalzo, y por don Antonio Robles y Guzmán, gentilhombre de Cámara de S. M. y aposentador del Rey. Tuvo su sede en el convento de la Trinidad en calle de Atocha hasta 1615, en que, por el relajamiento alcanzado en las normas, tuvieron que trasladarse al convento de los Hermanos menores del Espíritu Santo.

El convento de la Trinidad de religiosos calzados en calle de Atocha fue demolido en 1897, abriéndose en su lugar la calle Doctor Cortezo además de construir varios edificios de viviendas y el Teatro Odeón llamado posteriormente teatro del Centro y en la actualidad teatro Calderón. Únicamente quedó en pie la capilla del Ave María, que todavía hoy podemos contemplar en la calle Doctor Cortezo, junto al Cine Ideal. Se encontraba haciendo esquina con la plaza de Benavente, Atocha y Doctor Cortezo.

A pesar del carácter religioso de la Hermandad de Esclavos del Santísimo Sacramento también era una academia literaria Si el 17 de abril de 1609 Miguel de Cervantes fue recibido como esclavo, en mayo ingresó Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo; en julio, Vicente Espinel; en agosto, Francisco Gómez de Quevedo Villegas; en septiembre fray Hortensio Félix Paravicino; y en 1610, Lope de Vega. La vertiente mundanal que iba primando en la congregación
fue lo que hizo a Miguel alejarse de la misma  y siguiendo el camino de sus familiares acabó acogiéndose a la Venerable Orden Tercera de San Francisco, profesando en la misma con votos solemnes el día 2 de abril de 1616 y en su propia casa por encontrase enfermo.

En el libro de inscripciones de la Orden Tercera aparece con fecha de 27 de junio de 1610 el documento de profesión de Catalina en la Orden Tercera de San Francisco, en el que se indica que ella y Cervantes vivían en  la calle del León,  frontero de Castillo, panadero de Corte, en el número 3 de la calle, ahora número 28. En este domicilio debió de vivir aproximadamente desde 1610  hasta principios del año 1612 y en él murió su hermana el 27/28 de enero de 1611. Enterrada en la iglesia de San Sebastián.

En enero de 1612 el matrimonio Cervantes, acompañado por su sobrina Constanza, se trasladó al número 18 de la calle Huertas, entre el cementerio de
San Sebastián- junto a la Plaza del Ángel- y la plaza de Matute, una casa que, junto a la de la calle del León en la que falleció, son las únicas residencias del autor que poseen una placa en la que se indica su paso. Hacia el número 16 nuevo. Aquí vive unos tres años.

En el otoño de 1615, Cervantes y Catalina y su  criada María de Ugena-Constanza ya se había marchado a vivir a la cercana calle del Baño-  vuelven a vivir a la calle del León. En la calle del León o Mentidero, número 9 antiguo y 8 moderno. Muere en la misma calle, en la casa número 20 antiguo de la manzana 228, que hace esquina a la de Francos, ahora calle Cervantes. Ocupan  una casa de dos plantas, reconstruida hacía poco, en la calle de Francos esquina a la del León, frente al mentidero de los comediantes. El matrimonio Cervantes debía de ocupar la planta baja, mientras que el escribano real Gabriel Martínez, propietario del inmueble, vivía en el primer piso. Tres de las ventanas del apartamento se hallaban a la misma altura del mentidero de los comediantes. En esta casa es donde murió Cervantes el 22 de abril de 1616.

El “Mentidero de los Comediantes” o “de los Representantes” recibe este nombre porque acudían los representantes o actores de teatro. En esta calle se encuentra la Real Academia de la Historia, y en el número 27 nació Jacinto Benavente en 1866.

El antiguo domicilio de Cervantes fue derribado por el propietario del edificio, Luis Franco en 1833. La nueva construcción ya no tiene entrada por la calle del León, sino por la de Francos, actualmente número 2 de la calle Cervantes. Se coloca sobre la puerta su busto en relieve y la inscripción que recoge que vivió y murió en ella Cervantes. Esta casa tiene la nota siguiente en la visita general y numeración practicada a mediados del siglo pasado. Pertenece a D. Mariano Pérez de La Herran; fue de herederos de Gabriel Muñoz, que la privilegió en 3.000 mrs. en 14 de Febrero de 1615. Tiene su fachada a la calle de Francos, 59 pies, 3 octavos, y a la del León, a que hace esquina, 45, y en total, 2.988». -Posteriormente se unió a esta casa la contigua número 21, que perteneció al mismo Pérez de La Herran a mediados del siglo pasado, y a Pedro Haedo en 1665, y tenía 26 pies de fachada, y en todo, 998. La nueva casa, construida en 1834 sobre aquellos solares, era propiedad de Luis Franco.

En la calle de Cantarranas, hoy de Lope de Vega, estaba la iglesia y convento de San Ildefonso de monjas trinitarias descalzas, fundado por doña Francisca Gaitán Romero, en 1609, hija de Julián Romero,  capitán de los ejércitos de Felipe II en Flandes, que se trajo a Madrid a varias monjas trinitarias del convento de Santa Úrsula de Toledo. Pronto hubo problemas entre las religiosas y su fundadora, hasta el punto que doña Francisca se desvinculó del convento, que cayó entonces bajo la protección de doña María de Villena y Melo, marquesa de la Laguna y dama de la Casa de Braganza. El marido de María de Villena y de Melo fue Sancho de la Cerda y Portugal, primer marqués de la Laguna de Camero-Viejo que era hijo de Juan de la Cerda, IV duque de Medinaceli. Su nombre se refiere al municipio riojano de Laguna de Cameros, en la comarca de Camero Viejo. Creado el 16 de febrero de 1599. Enterrados los marqueses de la Laguna en las Trinitarias. Sus retratos en el Convento han sido restaurados recientemente. Declarado monumento nacional en 1921, ha sido restaurado por la Real Academia Española en 1869 y 1939.

Sancho de la Cerda y Portugal, I marqués de la Laguna de Camero-Viejo, Gentilhombre de Cámara de S.M., del Consejo de Estado. Casó en segundas nupcias con María de Villena.

En el convento de Trinitarias fue sepultado en 1616 Miguel de Cervantes Saavedra. Luego su mujer que muere el 20 de octubre de 1626. Catalina muere en la calle de los Desamparados. Esta situado en la calle de Lope de Vega, 18, c/v costanilla de las Trinitarias y  c/v calle de las Huertas.

El convento estuvo vinculado a Cervantes no sólo por gratitud con la orden que le había liberado de su cárcel en Argel, sino por la amistad que mantuvo con el capellán del mismo, don Francisco Martínez Marcilla, hijo de su casero y como él, hermano de la Orden Tercera, siendo este sacerdote el que le administró la extremaunción y estuvo en el momento de su muerte.

Tras los trabajos de reconstrucción que se hicieron en el edificio a finales del siglo XVII, no se sabe dónde están sus restos. Tampoco se ha conservado el testamento que, según indicara Antonio Cabezas, realizó ante el escribano Martínez, su casero, el 18 de abril. De las obras manuscritas que dejó a su muerte, tan sólo llegó a imprimirse LosTrabajos de Persiles, publicado en 1617.

En 1639 se hacen obras en el convento de las Trinitarias, que supusieron levantar una nueva iglesia con orientación distinta y un nuevo claustro. Las obras no habrían de concluir hasta 1698 y fueron costeados con el legado de 2.000 ducados que la nueva protectora de la institución había dejado en Portugal. Era esta dama  María de Villena y Melo, marquesa de la Laguna y dama de la Casa de Braganza. Durante las obras, las monjas se trasladaron a una casa que tenían en Madrid en la calle del Humilladero, que debió de ser la primera sede que ocuparon antes de construirse el convento de Cantarranas. Hay quienes mantienen que Miguel de Cervantes fue enterrado en la cripta junto a las monjas y que en algún lugar entre ellas debe de estar, pero no parece verosímil siendo ese espacio destinado a las propias internas. Otros mantienen que el extravío se debió a que la tumba fue trasladada de sitio por las obras.  Los restos de Cervantes pudieron ser arrojados juntamente con los restos de otras personas -monjas o no- a cualquier escombrera a la que fueron a parar todos los materiales de las obras. El entierro de Cervantes fue el de un hombre cualquiera. Cervantes a su muerte era casi un desconocido. Cervantes empezó a ser conocido solamente diez años antes de su muerte con la primera edición de El Quijote. Es fácil que fuera enterrado como cualquier otro hombre o mujer. Tampoco existen los restos de Lope de Vega, Calderón de la Barca, y Diego Velázquez. Los de Francisco de Quevedo están en la capilla de la Virgen de la Soledad de la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol, de la localidad de Villanueva de los Infantes  en Ciudad Real, en la cripta en la que originariamente fue enterrado en 1645. 

Si la fecha de nacimiento de Cervantes es supuesta el lugar de su enterramiento también estuvo sujeto a la duda. Podía haber sido enterrado en la calle del Humilladero donde las trinitarias vivieron algunos años mientras su convento estaba en obras. Pero sabemos que las monjas permanecieron en este convento de la calle de Cantarranas desde su fundación en 1609 hasta 1639, en que por algún tiempo se trasladaron a la casa que les cedió en la calle del Humilladero una señora de la casa de Braganza. Cervantes muere en 1616, el 22 de abril,  y aquí es enterrado. Luis Astrana Marín el mayor conocedor de la vida de Cervantes y fundador de la Sociedad Cervantina en 1953 cuando estaba redactando el quinto tomo de su obra Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra.  Luís Astrana Marín. Siete tomos. Madrid-Reus. 1948-1958. La Sociedad Cervantina actualmente tiene  su   sede  en  la  calle  Atocha 87 de Madrid. Luis Cervera Vera, Luis Astrana Marín y Juan Antonio Cabezas consiguen salvar y que se rehabilite el edificio, ahora propiedad y sede de la Sociedad Cervantina.

En el edificio del Hospital de Incurables de Nuestra Señora del Carmen, hoy Iglesia del Santísimo Cristo de la Fe en Atocha 87, estuvo la imprenta  de Juan de la Cuesta que realizó la primera edición de "El Quijote" en 1604. En esta  iglesia está la Hermandad y Cofradía del Silencio del Santísimo Cristo de la Fe. En 1941, tiene lugar por primera vez en Madrid la Procesión del Silencio.

Constanza de Ovando es hija natural de Andrea Cervantes, hermana de Cervantes, que tiene  con Nicolás de Ovando. Vive en la calle Amor de Dios.