viernes, 1 de agosto de 2014

Paseando por los alrededores de la Vía Real. Cracovia. Polonia


Llegando a la Plaza del Mercado. 

Torres de la Iglesia de Manta María desde la que vemos a la derecha cada hora se oye el toque de trompeta llamado el Hejnał mariacki, una melodía tradicional polaca que se transmite a mediodía a través de la radio, y en todo el país. Esta tradición se hace para conmemorar que en el siglo XIII un soldado fue asesinado por un disparo en la garganta mientras hacía sonar la alarma antes de que llegara una invasión mongola. Por esto se la conoce como la torre Hejnał. 



Junto a la iglesia de Santa María, de un impresionante interior, esta la pequeña iglesia de Santa Bárbara







Torre Barbacana lo único que queda de las antiguas murallas que rodeaban la Stare Miasto, la ciudad antigua. Ahora sustiuidas por un parque circular que rodea todo el casco antiguo, el Planty.







Monumento al pintor Jan Matejko.

En la ulica Florianska o Calle de San Florián, Vía Real,  en el número 41 está la casa museo del siglo XVI, donde vivió y murió el pintor romántico Jan Matejko.





 Bram Florianska o Puerta de San Florián de comienzos del siglo XIV, coronado por un remate barroco de 1675.

De esa época es también el relieve de San Florián. 




Florián de Lorch o Florián de Lorsch o San Florián, muerto el 4 de mayo de 304, es un santo cristiano, patrón de Polonia, de la ciudad de Linz, de los limpiadores de chimeneas y de los bomberos, con fiesta litúrgica el 4 de mayo.

Según la tradición, sus restos mortales descansan en la iglesia de San Florián de Cracovia, situada cerca de la Torre Barbacana en la Plaza Jana Matekji donde se encuentra la tumba al soldado desconocido.


Era una de las ocho puertas de la antigua ciudad amurallada. 




Piedras que señalan la ubicación de las antiguas murallas de Cracovia









Vía Real a la Plaza del Mercado Rynek Główny













La única casa que conserva la fachada gótica que podemos ver en la Vía Real


Fachada trasera de la iglesia de Santa María