miércoles, 10 de septiembre de 2014

La Colina de Wavel. Croacia. Polonia

Aquí se encuentran el Castillo Real de Wawel y la Catedral de San Wenceslao y San Estanislao.

El Castillo Real de Wawel ha sido residencia de la mayoría de los reyes de Polonia. En su origen era un castillo de estilo gótico, aunque fue profundamente reformado entre 1506 y 1537 bajo la dirección de arquitectos italianos. Es un edificio de tres plantas, adornado con arcadas, formado por cuatro alas que rodean un patio central. Entre la multitud de obras de arte que alberga, destaca una colección de tapices elaborados en Bruselas en la segunda mitad del siglo XVI; de un total de 356 tapices sólo 136 seconservan en la actualidad.


En la Catedral de San Wenceslao y San Estanislao están enterrados los reyes de Polonia. Construida entre 1320 y 1364, es una iglesia gótica de tres naves con transepto, ábside y deambulatorio. Posteriormente se le añadieron 18 capillas funerarias laterales de estilo renacentista, entre las que destaca la de Segismundo I, considerada la obra cumbre del arte renacentista en Polonia.










Cracovia se mantuvo relativamente indemne hasta el final de la guerra, salvándose buena parte de su legado histórico y arquitectónico. Las fuerzas soviéticas entraron en la ciudad el 18 de enero de 1945 y comenzaron a arrestar a aquellos polacos leales al Gobierno polaco en el exilio, colaboracionistas pro-nazis o aquellos que habían servido en el Armia Krajowa.



















Después de la guerra, la comunidad intelectual y académica de Cracovia quedó bajo el control de las nuevas autoridades de la República Popular de Polonia.

El gobierno comunista ordenó la construcción de la mayor planta siderúrgica del país, en el barrio de nueva creación de Nowa Huta. La creación de la gigantesca "Siderurgia Lenin" (en la actualidad, Acería Sendzimir bajo propiedad de la compañía Mittal) marcó la transformación de Cracovia de una ciudad universitaria a un centro industrial. Como consecuencia, la nueva clase obrera que se desarrolló en la ciudad contribuyó a un importante aumento de la población.







Smok Wawelski o el Dragón de Wawel habitaba en el interior de una colina a orillas del Vístula. Todos los días el dragón salía de su guarida y se dedicaba a matar campesinos y devorar el ganado por lo que el Rey Krak ofreció la mano de su hija, la princesa Wanda, a quien acabase con el dragón.

Muchos caballeros perecieron en el intento hasta que un zapatero se ofreció al Rey. Hábilmente rellenó de azufre un odre de cordero y lo dejó delante de la guarida del dragón y cuando este salió enfurecido de su guarida se lo comió. Le entró tanta sed que bajó al río y tras beberse medio Vístula explotó.

El zapatero se casó con la princesa y vivieron felices.

Esto es lo que cuenta la Leyenda del Dragón de Wawel y, según esto, el Castillo de Wawel está construído encima de esa colina en la que habitaba eldragón.

El Castillo Real de Wawel es una fortificación de estilo renacentista con casi mil años de antigüedad y fue la sede de los reyes de Polonia desde la Edad Media hasta el siglo XVII cuando la capital de Polonia fue trasladada a Varsovia.

En el interior del recinto se encuentra la Catedral de San Wenceslao que fue el lugar de coronación de los reyes de Polonia y la Capilla de Segismundo que alberga las tumbas de los reyes Jagelones de Cracovia.

Patio en el interior del Castillo Real
Un poco más adelante se llega a un gran patio desde donde se tiene acceso a las Salas Reales (los aposentos, el Salón del Senado, el Salón del Estado, etc) y a las salas en donde se guardan los Tesoros de la Corona.

Una forma de terminar la visita al Castillo de Wawel es saliendo por la Cueva del Dragón. Por la parte Oeste del Castillo se encuentra un pasadizo que desciende por el interior de la muralla que da al río hasta la salida a orillas del Vístula en donde nos encontraremos con la estatua del dragón escupiendo fuego.