jueves, 12 de febrero de 2015

Álava y Ayala


Durante los siglos VIII y IX las tierras alavesas, junto a las del norte de Burgos, constituyeron la frontera oriental del reino asturiano frente a los ataques musulmanes del valle del Ebro. 
La primera mención del topónimo Álava data de fines del siglo IX en la Crónica de Alfonso III, refieriéndose con cierta seguridad a las tierras de la Llanada, al norte y este de Vitoria. 

A esta Álava nuclear se sumará otra periférica, integrada por la tierra de Ayala, Treviño, la Rioja Alavesa y la zona al este del río Bayas. 


En el siglo X son ya evidentes las influencias de Castilla y Navarra. 


La Muy Noble y Muy Leal Tierra y Provincia de Ayala estaba formada por los treinta y seis pueblos siguientes: Aguíñiga, Amurrio, Añes, Astóviza, Barambio, Beótegui, Costera, Echegoyen, Ervi, Izoria, Larrimbe, Lecámaña, Lejarzo, Lezama, Lujo, Luyando, Llanteno, Madaria, Maroño, Menagaray, Mendieta, Menoyo, Murga, Oceca, Olávezar. Oquendo, Quejana, Respaldiza, Retes de Llanteno, Retes de Tudela, Salmantón, Santa Coloma, Saracho, Sojo, Sojoguti y Zuaza, perteneciéndole también la Sierra Salvada en una superficie de 1.866 hectáreas. La superficie total de la Tierra de Ayala era de 256,3 km.

La Tierra de Ayala limitaba, al norte con Gordejuela, Baracaldo, Zollo y Arrancudiaga, municipios de la provincia de Vizcaya, y con el de Llodio de la de Alava ; al sur con los pueblos del valle de Losa, Lastras de Teza, Teza, Villota, Villacián, Barriga, Villaño, Llorengoz y Mijala, de la provincia de Burgos, con la ciudad de Orduña y sus aldeas, de la de Vizcaya y Urcabustaiz de la de Alava; al este con Orozco, de la provincia de Vizcaya, Llodio y Zuya de la de Alava; al oeste con el valle de Mena de la provincia de Burgos, Gordejuela y Güeñes de la de Vizcaya.

El actual municipio de Ayala comprende la mayor parte de la antigua Tierra de Ayala. Esta abarcaba también los actuales municipios alaveses de Amurrio (sin Arrastaria), Oquendo y parte de Arceniega. Se trataba de una región que administrativamente estaba diferenciada de Álava y Vizcaya, y por tanto podría ser considerada como una provincia de la Corona de Castilla. Este sistema se mantuvo hasta 1842 cuando quedó integrada totalmente en la Provincia de Álava.

"En el tienpo que reinava el rey don Alonso en Castilla que ganó a Toledo vino un fijo vastardo del Rey de Aragón que llamavan don Vela a lo servir. E andando este rey don Alonso a correr monte sobre las peñas de Mena, vio d'ençima la tierra donde es agora Ayala, que no era poblada, que se llamava la Sopeña; estando el Rey sobre la peña de Salbada, dixiéronle los cavalleros que por qué no poblava aquella tierra e díxoles que la poblaría, si oviese quien lo poblase. E aquel conde don Vela de Aragón pidióle por merçed que gela diese e qu'él la poblaría. E algunos que allí estavan, que lo querían bien, dixiéronle:
- Señor, áyala. (Señor, ¿está hecho?)
- E el Rey dixo:
- Pues áya la. (ahí hela)
- E por esto ovo nonbre Ayala e llamóse conde don Vela, Señor de Ayala. E poblada aquella tierra de vascos e de latinados, morió e está sepultado en Santa María de Respaldiça

La Tierra de Ayala disfrutó del privilegio de no pagar tributo alguno hasta la llegada de la Casa de Borbón en 1700. Tuvo un régimen administrativo y político peculiar, eligiendo a sus autoridades en el Campo de Zaraobe, un sistema de gobierno que se mantuvo hasta el año 1842.

El Título de Provincia, fue reconocido en una Carta Real Ejecutoria y una Real Provisión, expedidas por el Emperador Carlos V el 6 de abril de 1521.

En 1883, llega la nueva estructuración y administración de las provincias españolas y Ayala se incorpora a la provincia de Álava.