lunes, 15 de junio de 2015

Ucles. Cuenca


Uclés, cabeza de la Orden de Santiago.

 Alfonso VIII cedió en 1174 el castillo a la Orden de Santiago, convirtiéndose en su casa matriz. 


El  Monasterio y la doble muralla que lo rodea en el cerro de El Portillo


Escudo Real en la Puerta del Agua con la concha de la Orden de Santiago


Puerta de la Carrera. Estaba aquí la entrada a la fortaleza y al monasterio medieval.


Torres de la fortaleza musulmana





Claustro del Monasterio








Muralla y Torre Albarrana



Torres musulmanas y muralla que las une con la Torre Albarrana



Segunda muralla que rodea las tierras que rodeaban el Monasterio



Torre Albarrana










En el monasterio actual hay varios restos de la antigua fortaleza:
  • Un lienzo de pared en la el extremo este de la fachada principal. Corresponde a una torre que había encima de la cabecera de la antigua iglesia, que se ubicaba donde está el zaguán actual.
  • Otro lienzo de pared en el lado derecho de la portada principal de la actual iglesia. Se ve en la foto inferior
  • Los subterráneos del antiguo cenobio con arcos de medio punto en el segundo sótano, y un arco ojival en el primero.

Fachada este del Monasterio la mas rica en decoración ornamental en las ventanas. 

Gran parte de ella esta construida con piedra traída de la cercana ciudad romana Segóbriga en Saelices.









Fachada norte

Torres musulmanas y dependencias auxiliares del Monasterio


Puerta del Agua junto a la Fuente de  los Cinco Caños, que en 1903, bajo el reinado de Alfonso XIII, fue remodelada. La pila, en la que se vierte el agua es de una sola pieza y rematada con tres jarrones y una placa conmemorativa, tiene además canales perimetrales y un abrevadero.


La villa vieja se quedó pequeña y en el siglo XVI fue necesario construir un segundo cinturón al que pertenece la Puerta del Agua. Existían además  otras cinco puertas: Herrería, Alcantarilla,  Postigo,  San Pedro y  Sicuendes.



De las antiguas torres del Homenaje Viejo, del Homenaje, de la Plata y Blanca se desconoce su localización exacta, aunque se sabe que fueron derribadas para proseguir las obras de la actual iglesia del Monasterio.



A menos de 1 km está la Fuente Redonda conocida vulgarmente como “el estanque”.  De posible origen romano, tiene forma circular con piedras de sillería formando círculos concéntricos de tres niveles.
En este lugar en el siglo XIX, se encontró un ara votiva dedicada al dios Airón. El ara, consagrada al dios Airón, se encuentra actualmente en el Parque Arqueológico de Segóbriga (Saelices, Cuenca) y es el único testimonio epigráfico del que disponemos sobre el dios Airón, dios de la vida y de la muerte cuyo culto estaba muy extendido en toda la celtiberia.

No lejos de Fuente Redonda se halla el paraje «Haza del Arca», donde existió una necrópolis, en la que en las excavaciones realizadas en el siglo XIX aparecieron urnas cinerarias de la Edad del Hierro y de época romana tardía.