jueves, 17 de septiembre de 2015

Catedral de Munich. Frauenkirche



Cenotafio del emperador Luis IV de Baviera, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1328 y 1347, enterrado en la cripta.



Símbolo de la ciudad, las torres de la Catedral de Nuestra Querida Señora (Dom zu Unserer Lieben Frau) y sus cúpulas encebolladas dominan el centro histórico. Encargada por Segismundo de Baviera, su construcción duró 20 años, siendo consagrada en 1494.


Fue proyectada por el maestro de obras Jörg von Halsbach que concibió una gran iglesia de tres naves sobre otra anterior, con capacidad para 20.000 personas –casi el doble de la población del Múnich de la época– y en estilo gótico tardío.


Como el resto de la ciudad, la Frauenkirche  fue parcialmente destruida durante la Segunda Guerra Mundial, quedando arrasada la zona del altar mayor pero no así las torres.