sábado, 24 de octubre de 2015

Montarrón. Guadalajara

Como Gajanejos, durante la Guerra Civil Española, Montarrón sufrió varios bombardeos, que llevaron a la población local a construir refugios. La localidad quedó sumamente afectada por el conflicto, y su reconstrucción se llevó a cabo a través de la Dirección General de Regiones Devastadas y Reparaciones,  a unos cientos de metros de su situación original.





Tras la reconquista, Beleña perteneció a la tierra de Atienza, pero en 1170, Alfonso VIII donó la fortaleza y villa de Beleña al militar de su corte don Martín González, de quien pasó luego a la familia de los Valdés, y posteriormente a la de los Mendoza. Aunque no parece que tuviera murallas, sí poseyó un castillo en lo alto de su inexpugnable posición a orillas del Sorbe, y, por supuesto, un mínimo alfoz formado por las aldeas de la Puebla de Beleña, Torrebeleña, La Mierla, Muriel, Aleas, Sacedoncillo y Montarrón.




ANDICANO  y  CELAA, don Juan, natural de Mondragón, fué Colegial mayor del Colegio del Arzobispo y Catedrático de la Universidad en Salamanca, fiscal y Oidor de la Real Chanci­llería de Valladolid, de los Reales Consejos de Castilla y Gue­rra, Caballero de la Orden de Santiago, creado primer Conde de Monterrón por el Rey D. Carlos II, en 1689 y Señor de Villanueva en la provincia de Guadalajara, «ministro a quien su entereza de costumbres y las letras con otros grandes talentos le hacen singularmente espectable» en frase del P. Gabriel de Henao, su contemporáneo. 

Estuvo casado dos veces. En pri­meras nupcias con D.ª Francisca Ignacia de Loyola e Irazábal, de quien tuvo por hijos a D. Juan Antonio, Caballero de la Orden de Santiago, Colegial Mayor donde su padre; D. Juan Tomás, Caballero de la Orden de Alcántara, y D. Joaquín; que murieron solteros, y, en segundas, con D.ª María Muñoz, en quien tuvo por hijos a D.ª Juana de Andicano, segunda Con­desa de Monterrón, casada en Salamanca con D. Francisco Nieto Botello, y a D.ª Isabel María, que casó con D. Martín Antonio de Vega, Marqués de Feda. 

Su hermana, de don Juan,  D.ª María Saez de Andicano fué Azafata de la Emperatriz D.ª Margarita de Austria, y casó también dos veces: en primeras nupcias con el Capitán Mateo de Aranguren, fundador del Mayorazgo y palacio de Aranguren, en Mondragón, y en segundas con don Pedro de Villarreal, Señor de la casa de Villarreal de Bérriz en Vizcaya, en quien tuvo por hijo a D. Pedro Bernardo de Vi­llarreal de Bérriz, Caballero de la Orden de Santiago, nacido en Mondragón en 1669, autor de un libro curiosísimo sobre Má­quinas Hidráulicas, de cuyo matrimonio con D.ª María Rosa de Bengolea, nacieron tres hijos: D. Ignacio, Conde de Monte­rrón por casamiento con su prima D.ª Micaela Nieto de Andi­canocano, tercera Condesa de Monterrón, que murió sin posteridad en Salamanca; D. Pedro, Brigadier de los Reales Ejércitos, ca­sado con D.ª María Vicenta de Barrenechea, y D.ª Ana, casada con D. Iñigo  Manso de Zúñiga, Conde de Hervías.



Perteneció a la tierra y jurisdicción de Beleña, estando bajo el señorío de los Valdés, hasta el siglo XVI, en que obtuvo el título de Villa. Sabemos que en 1580 la poseía en señorío doña Beatriz Enríquez de Mendoza, hija de los anteriores señores don Benito de Cisneros, sobrino carnal del Cardenal Cisneros y de doña Petronila de Mendoza, nieta del señor de Beleña hermano carnal del segundo duque del Infantado. 

En 1647 era señor de Montarrón don Diego Ramírez de Vargas, caballero de Alcántara. En 1689 de los condes de Montarrón. En 1752, era su señor don Ignacio de Villarreal y Vériz. En la segunda mitad del siglo XIX, desaparecido ya el régimen de señoríos, fue conde de Montarrón don Juan de Aranguren y Maldonado

Tabla genealógica de la familia Maldonado, vecina de Ledesma.

Empieza en Diego Maldonado de Moronta. 

Termina en su cuarto nieto Francisco Roco de Córdoba y Saavedra Botello 

Maldonado y Saavedra, caballero de Santiago en 1640.

Colección Salazar y Castro
 de la RAH

Se encontraba este pueblo sobre la falda norte de un alto cerro, en la Campiña alta del Henares, y tras el bombardeo y destrucción total que sufrió durante la Guerra Civil de 1936-39, fue reconstruido totalmente unos trescientos metros más abajo, en lugar más resguardado del viento.

De lo antiguo nada queda, si no son sus ruinas mínimas. Tras la guerra, el organismo oficial Regiones Devastadas se encargó de construir un caserío formado por alineaciones de viviendas individuales, de dos plantas, con anchos portalones; calles rectas y amplias; un bello ayuntamiento y una iglesia imitando en todos los detalles a la construcción románica medieval, con atrio porticado, ábside semicircular y otros detalles que le confieren, a pesar de su modernidad, gran encanto. Frente a ella, sobre un pequeño pedestal se levanta el busto de quien fuera ilustre descendiente de la villa, el escritor y etnólogo don Antonio Castillo de Lucas. En lo alto del cerro de la Atalaya, aún se observan los restos de una torre vigía medieval.




El caballero Juan de Andicano Celaa fue bautizado en Mondragón el 11 de junio de 1629. Fue el cuarto vástago del matrimonio formado por Diego de Andicano e Isabel de Celaa. Un hombre de gran cultura que asumió cargos de importancia dentro de la administración del reino. En 1667 actuaba como fiscal acusador en la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid y pocos años después, en 1675 fue nombrado alcalde de Casa y Corte durante el reinado de Carlos II. Esta institución propia del Antiguo Régimen controlaba todos los aspectos de la vida pública allí donde se situaba la corte, que a partir del reinado de Felipe II, fue la villa de Madrid. Su Alcalde era un alto funcionario del estado que ejercía las funciones de juez y sus decisiones eran, casi, irrevocables ya que sólo cabía recurrir al propio monarca para modificar la decisión del juez.
 
Fue Carlos II quien en 1675 inició los trámites para otorgarle el título de Caballero de la Orden de Santiago, que obtuvo un año después, en 1676. Cualquier prohombre del siglo XVII aspiraba a formar parte de ese asociación elitista, de la que estaban excluídos aquellos que procedían de familias judías y musulmanas convertidas al cristianismo.
 
 Juan de Andicano obtuvo por parte del último monarca de los Austrias, pues, en fecha que se desconoce, recibió el título de Conde de Montarrón. Un título perpétuo que heredaron de él sus sucesores.


Mondragón. Palacio de MontarrónDeclarado Monumento Histórico-Artístico tiene fachada de piedra de sillería con escudos del linaje. Sus primeras noticias se remontan al siglo XV.
La ascendencia nobiliaria de Montarrón se remonta al siglo XV, en el que Lope García de Arcarazo era secretario del Rey Don Enrique. El título de conde le fue concedido a don Juan Antonio de Andicano por el rey Carlos II en 1689. El nombre de Monterrón proviene de una villa cercana a Alcalá de Henares y por error el encargado de extender el Real Despacho puso Monterrón en vez de Montarrón. El palacio actual fue mandado construir por el Capitán Aranguren y su esposa Maria de Andicano, hermana del primer conde de Monterrón.
Fue declarado Monumento Histórico Artístico el 17 de enero de 1964. La fachada está realizada en piedra de sillería y ostenta los grandes escudos familiares. En el vestíbulo llama la atención el pavimento realizado con cantos rodados y donde puede verse la corona de conde, según dicen realizada con los huesos de los franceses que cayeron en la huida. El palacio conserva importantes objetos de diversas épocas como una mesa de siete metros, arcones y camas del XVI y XVII. En la capilla u oratorio del Palacio un altar y un Cristo de Herrera. Los escudos de la fachada pertenecen uno a Andicano-Celaa y otro a Aranguren-Unzueta.
En esta casa son varios los personajes ilustres que han pernoctado. Felipe IV se alojó el 6 de mayo de 1660 y regaló un colgante a la dueña de la casa. También estuvo en el palacio cuando vino a tomar la corona de España y le concedió la categoría de Palacio Real otorgándole las cadenas que cuelgan de la puerta principal. Las actuales no son las originales ya que aquellas fueron arrancadas y destruidas por los milicianos de Eibar que irrumpieron en el palacio en la época constitucional que siguió al levantamiento de Riego en 1821.
También estuvieron en esta casa Isabel II y su madre la reina Maria Cristina durante 15 días en el mes de agosto de 1845 mientras tomaban baños y aguas medicinales en el antiguo Balneario de Santa Águeda. Los reyes de Toscana pernoctaron en 1805. Cánovas del Castillo estuvo varias veces en el Palacio. El 11 de agosto de 1949 el General Franco, su esposa y un sequito de ministros y miembros del gobierno cenaron en el parque del palacio.
En este parque hay que destacar varios árboles centenarios entre los que sobresale uno, una "sequoia gigantea" de más de cincuenta metros de altura y seis metros de circunferencia en su base. Este árbol forma parte del catalogo de árboles singulares catalogados por el Gobierno Vasco. En el parque existe una mesa, llamada "mesa de Canovas" donde el famoso político solía merendar con los dueños de la casa en sus visitas a los baños de Santa Águeda.


El Montarrón abandonado


Camino a Humanes y viniendo de Cogolludo y cerca de Montarrón está Fuencemillán.


Formó parte de alfoz de Cogolludo con las aldeas de Veguillas, Arbancón, Jócar y Monasterio.




VILLA ALEGRE, Marqués de
“Doña Ana María de Aranguren y Angliano, muger del señor don Joseph Manrrique, cauallero del Orden de Santiago y Marqués de Villa Alegre…, en la calle del Mesón de Paredes, casas que hacen esquina a la de la Encomienda…” (LE, 5-I-1687)
“Don Nicolás Manrrique y Arana, hijo de don Joseph Manrrique y de doña Ana María Aranguren y Andicano[sic], Marqueses de Villa Alegre…, en la calle del Sacramento, casa de la Flamenca… y nombró por sus thestamentarios al señor don Juan de Andicano, del Consejo de Su Magestad, a quien nombró por su heredero. Enterróse en el Combento de San Felipe desta Corte…” (LE, 3-VII-1687)

MONTERRÓN, Conde de
"El señor don Juan de Andicano, caballero del Orden de Santiago, Conde de Monterrón, del Consejo de Su Magestad en los de Castilla y Guerra, marido de la señora doña María Eugenia Muñoz y Belarde, Condesa de Monterrón... en la calle del Duque de Alba, casas de don Andrés de la Torre. Recibió los Santos Sacramentos. Otorgó su thestamento zerrado, que (fue)  auierto según la solemnidad del derecho en dicho día por ante Pedro de Careaga, escriuano real, y deja por su alma 400 Misas... y por sus thestamentarios a la dicha señora Condesa su muger, a don Thomás y don Juan Antonio Andicano, sus hijos en dicha calle y casas, y por sus herederos a los dichos y a doña Juana y doña Ysabel de Andicano, sus hijas. Enterróse de secreto, con licencia del señor Vicario, en el Conbento de San Felipe desta Corte y dio a la fábrica desta de San Justo y Pastor 110 rs." (LE, 26-IV-1691)


Es Digniísima Efpofa de V. S. mi Señora Doña ~Ifabel Mariade Andicanoy Muñoz , hija del muy Iluíhe Señor Don Juan de Andicano , Cavallero del Orden de Santiago ,. Conde de Monterron , Colegial Mayor , que fue del Arzobilpo, en la Univerfidaddc Salamanca , de losConfcjos de Caftilla , y Guerra, y de Doña Maria Eugenia Muñoz, v Velarde. La Cafa de Andicano,que tiene fu Sola- «•gen en la Provincia de Guipuzcoa,en la Villa de Mondra•gon, es de las mas fobrçfalienccs de ella, y tiene por lus parientes, muy inmediatos, à los Marqucfesdc Villa-Alegre ; pues Don Jofeph Manrique eítuvo cafado con hermana del Señor Don Juan de Andicanoj y Don Pedro de Garraítcgui y Andicano, fu primo; es Cavallero de la Orden de Santiago, Conde de MiraFlores, quepaisôi Indias, y íe halla en Merida de Yucatin, de la Provincia de Campeche, Teforero Genera! perpetuóle Cruzada de aquel Obifpado; y lo es también Don Pedro Bernardo de Villa-Real y Andicano, Cavallero de la Orden de Santiago , Patron de Bsrriz, en el Señorío de Vizcaya,hijode Doña Maña de Andicano, tia de mi Señora Doña lfabèl Maria,

У DonMathco Nicolás de Arangurén.y Andicarto, Cavailerode la Orden de Santiago , y Cavallerizo de fu Magctlad,por aver cafado dos vezes efta Señora ; y por lo que mira a la Nobleza,y Luftre de la Señora Doña Maria Eugenia Muñoz y Velarde , es tan notoria, como lo manifieítan las Hiftorias,y Chro- . nicas de Efpaña.


Don Gonzalo Muñoz Triviño de Loayía, Cavallero ád Orden de Calatrava  fue abuelo de mi Señora Doña Ifabél Maria, y el éxpreífado Don Lorenzo Muñoz Triviño de Loayfa, Marques de Vezmeliana fue fu tío, y Governador dos vezes de Villa- Nueva de los Infantes; y vna de la Villa de O caña i yesfiíhijami Señora Doña Maria Lorenza Muñoz Triviño de Loayfa , dignifsima efpofa del Señor Don Miguel Nüñez de Rojas, Cavallero de la Orden de Santiago, del Confejo de fu Mageftad, ea el Real de Hazienda , y-¡Juez Superintendente, General de todos los bienes fequeftradós, y confifeados.