lunes, 14 de diciembre de 2015

Antonío Zapata de Cisneros. El desaparecido convento de los Gilitos de la villa de Barajas



También denominado Antonio Zapata y Mendoza, nació y murió en Madrid Fue el primer hijo de Francisco Zapata de Cisneros, I conde de Barajas, y de María Clara de Mendoza y sobrino nieto del Cardenal Cisneros.
Fue obispo de Cádiz y Pamplona, arzobispo de Burgos y cardenal, consejero de estado de Felipe III, virrey de Nápoles e inquisidor general del reino.

Escribió un libro titulado Discurso de la obligación en conciencia y justicia que los prelados tienen en proveer las dignidades y beneficios eclesiásticos, dedicado al infante cardenal; fue publicado en Madrid en 1629

Antonío Zapata de Cisneros, cardenal de la Santa iglesia Romana, del titulo de santa Balbina, creado por el Sántísimo Padre Clemente VII en 1604, canónigo deToledo, inquisidor de la misma ciudad, Protector de España, Obispo de Cádiz, Pamplona, Arzobispo de Burgos, del Consejo de Estado, Virrey de Nápoles, y Inquisidor General. Conociendo este gran Varon los desengaños del mundo, viendose en la mayor altura de dignidádes, assi Seglares, como Eclesiásticas, a imitación del mayor César de nuestra España lo despreciò todo, renunciando con gran fortaleza de animo la Inquisición General, el gobierno de su Arzobispado, la asistencia al Consejo de Estado...
Antonío Zapata de Cisneros, cardenal de la Santa Iglesia Romana, Obispo de Cádiz y Pamplona, después Arzobispo de Burgos, del Consejo de Estado, Virrey de Nápoles, Inquisidor General. Renuncia a todo y se retira a su villa de Barajas, donde labrò una celda arrimada al Convento de los Franciscos Descalzos de aquella villa, donde muriò. 


Hijo de Francisco Zapata de Cisneros, I conde de Barajas y María Clara de Mendoza.

Antonio Zapata y Cisneros, también denominado Antonio Zapata y Mendoza, (Madrid8 de octubre de 1550 - ib. 27 de abril de 1635) fue obispo de Cádiz y Pamplona, arzobispo de Burgos y cardenal, consejero de estado de Felipe IIIvirrey de Nápoles e inquisidor general del reino.

Ya octogenario, su avanzada edad le llevó a renunciar a todos sus cargos y a retirarse a Barajas; aquejado de una enfermedad que le impidió el habla, fue trasladado a Madrid, donde murió en abril de 1635. Sus restos fueron enterrados en el convento de Nuestra Señora de la Concepción de los franciscanos descalzos, llamados gilitos, fundado por su padre en Barajas. Obra del Arquitecto Nicolás de Vergara el Mozo. Desaparecido

Nicolás de Vergara el Mozo trabajó en Toledo en la catedral de donde fue maestro de obras y en otros edificio religiosos y civiles. Era hijo del también arquitecto y escultor Nicolás de Vergara el Viejo y de Catalina de Colonia.

Comenzó las obras de la capilla del Sagrario en estilo herreriano y fue el responsable de las trazas de complejo arquitectónico de la capilla del Sagrario, Relicario, Sacristía y patio y casa del tesorero. También hizo la vidriera del rosetón de la puerta de los Leones y en la fachada interior de la puerta del Reloj el medallón de la Virgen de la Anunciación.

Obras en Toledo. Hizo los planos de la iglesia de San Bartolomé. En 1588, los de la capilla de san José. Claustro del convento de san Clemente. Hospital Tavera, junto a los arquitectos Alonso de Covarrubias y Monegro. Ayuntamiento, con Juan de HerreraJuan Bautista Monegro y Jorge Manuel Theotocópuli.


Nicolás de Vergara el mozo (ca.1542-1606)

Imagen
Arquitecto y escultor, además de rejero y vidriero. En 1575 sustituyó a Hernán González de Lara en la direccción de las obras de la segunda fábrica de la ciudad imperial, el Hospital de San Juan Bautista (Tavera), y también en la maestría mayor de la Catedral. Al mismo tiempo estuvo al servicio de Doña Luisa de la Cerda, viuda de Ares Pardo, señor de Malagón, para obras de monasterios patronato de esta Casa.