viernes, 12 de febrero de 2016

Arco del Portillo. Córdoba



Portillo de la calle de la Feria, ahora San Fernando, conocido en los siglos bajomedievales con los nombres de Corbache o San Francisco, que comunicaba la Villa  con la Ajerquía.  Se celebra en esta calle la Feria y Mercados populares y en la cercana Plaza del Potro la de ganados.


Junto al Arco del Portillo en la calle Caldereros

Una pequeña calleja sin salida como la calle del Pañuelo junto a la Mezquita


Las calles de sus alrededores son de conventos y casonas nobiliarias

Se conoce como Axerquía (o Al-Sarquiyya) a una zona situada al este de la antigua medina de Córdoba que comprendía varios arrabales de la ciudad y cuya extensión llegó a superar a la de la propia medina.

Por las calles Julio Romero de Torres y Rey Heredia que nos llevan a la Mezquita- Catedral. Barrio San Francisco- La Ribera. Junto a la plaza del Potro esta la calle Romero Barros, el padre de Julio Romero de Torres que tiene en esta Plaza su Museo


Portada del Convento de Santa Ana realizada en piedra de diferentes colores, que conserva aún la imagen de Santa Ana y la Virgen dentro de su hornacina. 

Está en un precioso rincón de una calle Cordobesa, uno de muchos en muchas calles. El libro Paseos por Córdoba es fundamental para conocer la riqueza artística de esta ciudad.


En la Judería está el convento de Santa Ana y San José del Carmelitas Descalzas 


















Santa Clara es un convento situado en la calle Rey Heredia, declarado Bien de Interés Cultural. Fue el primer monasterio femenino de Córdoba tras la conquista cristiana, ya que se instituyó en el año 1256, entonces con apenas ocho monjas clarisas.  Fundación de Alfonso X el Sabio Fue construido sobre una mezquita del siglo X de la que aún conserva el alminar. En el siglo XIX fue abandonado, pasando la comunidad de monjas clarisas al convento de la Santa Cruz.
También se llamó convento de Santa Catalina y de Santa Isabel.

La Orden religiosa fue incorporada a la de Santa Cruz en 1868, año en que se abandonó el convento.


Construido sobre una primitiva mezquita del siglo X, aún podemos admirar de esta época, el alminar convertido en campanario y la portada de la calle Osio. El edificio ha sufrido gran deterioro tras el abandono a mediados del siglo XIX de su uso monacal. El alminar conserva el cuerpo bajo islámico, siendo construcción cristiana el superior. La fachada principal, en la calle Rey Heredia, presenta rasgos del siglo XVIII. Una de sus fachadas da a la calle Portería de Santa Clara

Todavía sigue sin estar abierto al público, a pesar de algunas obras de restauración. 


Palacio de los duques de Medina Sidonia