jueves, 21 de julio de 2016

Casa del Pueblo (Casa Poporului) o Palacio del Pueblo. Bucarest. Sede del Parlamento Rumano



El Palacio del Parlamento Rumano (en rumano: Palatul Parlamentului din România) es la sede de las dos cámaras del Parlamento de Rumania. Está situado sobre la Colina Spirii (en rumano: Dealul Spirii) en el centro de Bucarest, siendo el edificio administrativo civil más grande del mundo y el segundo edificio más grande del mundo después de El Pentágono estadounidense. Es además el edificio administrativo más costoso y pesado. Se extiende sobre un área total de 340.000 m².
El palacio fue diseñado por la arquitecta Anca Petrescu cuando tenía 28 años. Casi fue terminado por el régimen de Ceaușescu como la sede del poder político y administrativo, a costa de la demolición de una gran área del centro de la ciudad. La estructura del edificio y su construcción fueron planificados en "Proiect București", el principal instituto de ingeniería civil de Bucarest. El jefe del proyecto fue el ingeniero Valentin Georgescu. Nicolae Ceaușesculo bautizó como Casa del Pueblo (en rumano, Casa Poporului).
El edificio fue renombrado por el Estado tras la caída del gobierno socialista, y la construcción del palacio era realmente para la nueva sede del Partido Comunista de Rumania. No obstante, muchos rumanos lo siguen llamando coloquialmente Casa del pueblo.




Su construcción se inició en el año 1985 a instancias del presidente Nicolae Ceauşescu, bajo la dirección de la arquitecta jefa Anca Petrescu. Fue necesaria la demolición de varios barrios de la parte alta de la ciudad con un total de doce iglesias, dos sinagogas, tres monasterios y más de 7.000 casas.
El edificio está formado por doce plantas en superficie, 8 subterráneas, 315.000 m² de extensión, de los que más de 250.000 superan los 86 metros de altura y 92 metros de profundidad. Trabajaron más de 20.000 personas en turnos las 24 horas del día, miles de ingenieros y arquitectos.
Para su decoración se utilizaron maderas nobles (nogal, cerezo, olmo, roble), mármoles, alfombras de 5 cm de espesor, lámparas en bronce, aluminio y cristal con cientos de bombillas, candelabros de casi 2 metros de altura, puertas de 5 toneladas de peso, etc.
El palacio se compone de unas 40 salas, ideadas para banquetes y recepciones, despachos, habitaciones, etc. El presidente habría intervenido directamente en las obras, junto al equipo de ingenieros.
A la muerte de Ceausescu, en 1989, muchas partes del edificio continuaban en obras. En 1990 el gobierno de Ion Iliescu se planteó su demolición. Entre las propuestas destacaba su conversión en casino o cubrirlo de tierra a modo de monumento contra el comunismo. Finalmente se decidió que albergaría el Parlamento, pese a que continúa sin finalizar.