jueves, 2 de agosto de 2018

Complejo etnográfico y arquitectónico de Etara. Bulgaria









Molino Karadzheyka construido alrededor de 1780. Reconstruido. 































El Complejo etnográfico y arquitectónico de Etara es un museo al aire libre y un barrio de Gabrovo situado a 8 km al sur de la ciudad en el norte de Bulgaria.

En el museo representa las costumbres, culturas y trabajos artesanos de Bulgaria. Tiene una superficie de 7 hectáreas conteniendo un total de 50 edificaciones incluyendo molinos y talleres artesanos.

El complejo refleja principalmente la arquitectura y modo de vida de la región durante el Renacimiento Nacional Búlgaro.

El complejo es atravesado por el río Sivek.

La construcción del museo se inició en 1963 bajo la dirección y proyecto de Lazar Donkov. 

En el lugar se encontraba el molino Karadzheyka construido alrededor de 1780 que fue reconstruido. 

El 7 de septiembre de 1964 se inauguró el museo siendo denominado parque nacional en 1967 y en 1971 fue declarado monumento cultural.


El monasterio de Sokolski está situado a pocos kilómetros del museo.


El museo fue creado para mostrar al público el modo de vida y el pasado económico de la ciudad de Gabrovo y de toda la zona en la época del Renacimiento Nacional, es decir de la segunda mitad del siglo XVIII y el siglo XIX. 

En aquella época la ciudad había desarrollado y mantenía 26 oficios artesanales y sus productos llegaban a los mercados de Bucarest, Viena, Marsella, Turquía y otros sitios lejanos y cercanos a Bulgaria.




Gabrovo es la capital de la provincia de Gabrovo en el centro de Bulgaria y al pie de los Montes Balcanes. Se encuentra al noreste de Plovdiv y sobre el río Yantra

Cuenta con una población industrial que trabaja calzado, muebles, tejidos, piel, etc.

El área alrededor de Gabrovo, habitada desde el Neolítico, ganó importancia económica después de que Veliko Tarnovo se convirtiese en capital del Segundo Imperio Búlgaro en el siglo XII. 
La artesanía y el comercio prosperaron debido a la proximidad a la capital y de los Balcanes.
Después de la invasión otomana de los Balcanes en el siglo XIV, la posición demográfica de Gabrovo cambió de manera significativa. Pasó a ser de un pueblo a una ciudad, y comenzó a desarrollarse como un centro económico, cultural y espiritual.
Durante el dominio otomano, los comerciantes ricos gastaron un montón de recursos para la planificación de la pequeña ciudad. La primera escuela laica de Bulgaria, fue fundada en Gabrovo en 1835 con la ayuda de Vasil Aprilov y Nikolay Palauzov. Gabrovo fue proclamado oficialmente una ciudad por la autoridad otomana en mayo de 1860.
Poco antes y después de la Liberación de Bulgaria en 1878, Gabrovo se había desarrollado como un centro de la industria sobre la base de sus tradiciones económicas. Las fábricas se construyeron y se crearon conexiones con las grandes bolsas de valores, lo que llevó a algunos a etiquetar la ciudad como "El Manchester búlgaro".