viernes, 19 de octubre de 2018

Padua. Italia









Pratto de la Valle




Prato della Valle es una plaza elíptica de 90 000 metros cuadrados situada en Padua, Italia. Es la plaza más grande de Italia, y una de las más grandes de Europa. 

En la actualidad, la plaza es un gran espacio al aire libre con una isla verde en el centro, l'Isola Memmia, rodeada por un pequeño canal bordeado por dos anillos de estatuas.

 Antes de 1635, la zona que se llamaría Prato della Valle era una extensión de terreno parcialmente pantanoso justo al sur de las antiguas murallas de Padua. 

En 1636 un grupo de notables venecianos financiaron la construcción en esta zona de un teatro temporal, pero decorado lujosamente como un lugar para simulacros de batallas a caballo. El espectáculo musical que servía de prólogo a las justas se considera el predecesor inmediato de las primeras actuaciones públicas de ópera en Venecia, que comenzaron al año siguiente.

En 1775 Andrea Memmo, de quien hay una estatua en la plaza, decidió sanear y reestructurar toda la zona. El proyecto, que nunca se completaría totalmente, está representado en un famoso grabado de cobre de Francesco Piranesi que data de 1785. Parece que Memmo había encargado esta y otras representaciones y las puso en exposición en el Palazzo Venezia, la sede de la Embajada de la República en Roma. Hizo esto para motivar a otras figuras importantes a financiar la construcción de estatuas para decorar la plaza. El proyecto fue aprobado por Domenico Cerato, profesor de arquitectura en Vicenza y Padua.


El Pratto hacia 1735.

Las excavaciones preliminares para instalar el sistema de fontanería y sanear la zona fueron dirigidas por Simone Stratico. Estas excavaciones sacaron a la luz los restos de un antiguo teatro romano. 

Estos hallazgos otorgaron un sentido de dignidad histórica a la iniciativa, y la transformó en un proyecto de recuperación para su uso público natural. Andrea Memmo residió en el Palazzo Angeli, construido en el siglo XV y situado en Prato della Valle en ángulo con la avenida Umberto I. En la actualidad, este monumental palacio, propiedad de la ciudad de Padua, contiene el Museo del Precinema, Minici Zotti Collection.

De especial interés son la benedictina Basílica de Santa Justina, la neoclásica Loggia Amulea, y muchos palacios interesantes construidos entre los siglos XIV y XVIII que rodean la plaza.








Basílica de Santa Justina. 

San Venancio Fortunato, obispo de Poitiers a principios del siglo VII, considera a Santa Justina como una de las vírgenes más ilustres cuya santidad y triunfo han sido consagrados por la Iglesia y afirma que su nombre hace tan famosa a Padua como el de Santa Eufemia a Calcedonia y el de Santa Eulalia a Mérida.

El mismo autor, en el poema que dedicó a la vida de San Martín, exhorta a los peregrinos que van a Padua a besar el sepulcro de la bienaventurada Justina.

A principios del siglo VI, se construyó en Padua una iglesia en honor de la santa y aparentemente que sus reliquias fueron descubiertas ahí en 1117. Por la misma época vio la luz una versión no comprobable de las actas del martirio de la santa. Según ese documento, Justina fue bautizada por San Prosdósimo, un discípulo del bienaventurado Pedro, el cual comunicó al autor los datos que poseía sobre la santa. Prosdósimo, según el relato al que nos referimos, fue el primer obispo de Padua y sufrió el martirio durante la persecución de Nerón. Santa Justina fue decapitada por haber permanecido fiel a la fe. El relato añade muchos detalles de cuya verdad no existe prueba alguna. 

La reforma benedictina de Santa Justina, que data del siglo XV y es conocida actualmente en Italia con el nombre de congregación de Monte Cassino, tomó su nombre del de la abadía de Padua en la que fue fundada.


Patrona y Protectora del Veneto.


Santa Justina de Padua (en italiano, Giustina di Padova) es una santa cristiana de la que se dice que fue martirizada en el año 304.2​ Se dice que era una joven que tomó votos privados de castidad y fue asesinada durante las persecuciones de Diocleciano. Es la santa patrona de Padua.

La Historia medieval la describe como discípula de san Pedro. Así, san Prosdócimo, el primer obispo de Padua, se dice que fue el padre espiritual de Justina; su historia afirma que él fue enviado desde Antioquía por Pedro.

La abadía de Santa Justina, en Padua, está dedicada a la santa. Allí se conserva una pintura de Paolo Veronese, Martirio de santa Justina.

El complejo fue fundado en el siglo V sobre la tumba de Justina, y en el siglo XV se convirtió en una de las más importantes monasterios de la zona, hasta que fue suprimido por Napoleón en 1810. 

En 1919 fue reabierto. Se conservan allí las tumbas de varios santos: santa Justina, San Prosdócimo, san Máximo, San Urio, Santa Felicitas, San Juliano, así como reliquias del apóstol San Matías y el evangelista San Lucas.


Carlos Borromeo le dedicó la capilla del Collegio Borromeo (construido en el 1561) en Pavía.





Fundada en el siglo VI en la tumba de Santa Justina de Padua por el prefecto del pretorio Venanzio Opilione; desde el siglo XV era un importante centro monástico, y luego suprimida por Napoleón Bonaparte en 1810.
En 1919 el monasterio fue reabierto y se encuentra en el interior la Biblioteca Estatal del Monumento Nacional de Santa Giustina.
La basílica alberga los restos de varios santos: además de la mencionada santa Justina, se encuentran los de san Prosdócimo y san Máximo, santo Urio, santa Felicitas, san Giuliano, y reliquias de San Matías y San Lucas Evangelista.
Con sus 122 metros de largo y 82 de ancho, la «Basílica de la Abadía de Santa Giustina» es una de las más grandes de la cristiandad. Las dimensiones de la basílica son proporcionales a la enorme plaza Prato della Valle ante la que se levanta.


Cartel que recoge la Santa Justina de Andrea Mantegna

El original en la Pinacoteca de Brera, Milán.











Capilla de la Piedad.

Su autor es Fillipo Parodi.


Máximo representante de una larga familia de artistas, desarrolló gran parte de su obra en Roma, donde entra en contacto con Bernini y Alessandro Algardi. 
Al regresar a su ciudad natal, recibirá multitud de encargos de la aristocracia genovesa. Parodi es considerado uno de los más refinados escultores del barroco italiano.
Sus obras constituirán todo un referente para escultores europeos posteriores, como el marsellés Antoine Duparc.












Tumba del evangelista San Lucas.

Cuadro de la Virgen que según la tradición pudo ser una de los pintados por el Evangelista. Es la Madre de Dios de la Consolación.

La mas antigua imagen mariana conservada en Padova, Padua. Venerada desde el siglo XIII.

San Lucas es patrono de médicos, enfermos y artistas.



Altar de San Lucas.





Rehabilitacion de la neoclásica Loggia Amulea.















La Universidad de Estudios de Padua está entre las más importantes universidades de Italia, y entre las más antiguas del mundo (la segunda en Italia), fundada en 1222. 
La Universidad se funda en 1222 cuando un grupo numeroso de estudiantes y profesores abandonan la Universidad de Bolonia en busca de una mayor libertad académica. Al principio contaban sólo con una facultad de leyes, que comprendía derecho civil, derecho canónico, y teología. En el 1399 se establece la escuela de artes y ciencias, incluyendo astronomía, dialéctica, filosofía, gramática, medicina, y retórica.
Los estudiantes se dividían en dos naciones: los italianos y los extranjeros.
Desde el siglo XV al XVIII, la universidad es conocida por su investigación, sobre todo en las materias de medicina, astronomía, filosofía y leyes, gracias en parte a la libertad y la independencia garantizada por la protección de la República de Venecia, de la cual Padua formaba parte. En esta época, la universidad adoptó el lema: Universa Universis Patavina Libertas.
Desde 1539 la universidad tiene como sede principal el Palacio Bo, que anteriormente fuera propiedad de un carnicero, por eso tomó como símbolo una cabeza de buey.
Padua fue la primera universidad en dar un título académico a una mujer, Elena Lucrezia Cornaro Piscopia, que consiguió la titulación en filosofía el 25 de junio de 1678.
El jardín botánico de Padua, abierto al público en el 1545, es el segundo en el mundo (después del de Pisa, inaugurado en el 1544, aunque la ubicación de este último cambió en el tiempo). La universidad gestiona también nueve museos, entre los cuales se encuentra el Museo de Historia de la Física.
Desde 1595, el famoso Teatro anatómico de Padua atrajo a artistas y los científicos que estudiaban el cuerpo humano durante las disecciones públicas. Es el teatro anatómico permanente más antiguo en Europa. El anatomista Andreas Vesalius en 1543 publicó De Humani Corporis Fabrica. El libro provocó gran interés público en disecciones y causó que otras ciudades europeas establecieran teatros anatómicos.