jueves, 8 de noviembre de 2018

Iglesia de la Santa Cruz. Florencia


Un lugar que no se puede dejar de visitar.

El maestro de obras fue Arnolfo di Cambio, quien recibido el encargo de reemplazar la pequeña iglesia anterior por una más grande, que superara a Santa María Novella, iniciada 50 años antes por los dominicos.

Es bello el claustro que está a la derecha del templo, del siglo XIV. También tiene relativo interés otro más a la derecha, el Claustro Grande, proyectado por Brunelleschi. En el Museo, dedicado al arte sacro, destaca el crucifijo de Cimabue.

La Capilla Pazzi, o de los Pazzi, es un recinto situado en el exterior de la Basílica, al este de su primer claustro. Se construyó después de 1429, como recinto funerario de una de las grandes familias florentinas del renacimiento, los Pazzi, y como sala para los franciscanos. Es obra de Filippo Brunelleschi, aunque fue terminada unos 20 años después de su muerte, como muchas de sus obras.
Esta basílica es conocida por ser el lugar donde Stendhal en 1817 padeció los síntomas (vértigo, palpitaciones, confusión, etc.) de lo que a partir de ese momento se conoce como síndrome de Stendhal.


Calles del Barrio de la Basílica Franciscana de la Santa Cruz. En vía Ghibellina, en el número 70, vivió por poco tiempo Miguel Ángel Buonarroti. Se puede visitar así como la colección de obras del artista que han sido recogidas aquí. 

Pasada la Plaza de la Santa Cruz se encontraba el anfiteatro romano de Florencia. Parte de su restos se pueden ver en la Vía Torta.

Bajo el Palacio Vecchio se encontraron restos de un teatro romano. Los restos del teatro cubren una vasta extensión de tierra bajo el Palazzo Vecchio y el Palazzo Gondi. El teatro estuvo en uso hasta el siglo V, antes de ser abandonado y finalmente olvidado. Sus restos fueron sacados gradualmente a la luz en el siglo XVIII, cuando Florencia se convirtió en la primera capital de la Italia unificada en 1865 y el centro de la ciudad se modernizó de manera sistemática.
A finales de la década de 1990 se llevó a cabo una nueva investigación arqueológica, teniendo finalmente lugar las excavaciones a gran escala entre los años 2004 y 2010.

Florencia fue fundada por parte de Julio César como asentamiento para soldados veteranos en el 59 a. C. Se llamó Florentia y se construyó con el estilo de un campamento del ejército con las calles principales, la cardo y la decumanus, cruzándose en la actual Plaza de la República. Situada en la Vía Cassia, la ruta principal entre Roma y el norte, y en el fértil valle del Arno, el asentamiento se convirtió rápidamente en una importante ciudad comercial. El emperador Diocleciano la declaró capital de la provincia de Tuscia en el siglo III después de Cristo.
San Miniato fue el primer mártir de Florencia. Fue decapitado alrededor del año 250, cerca de lo que hoy es la plaza de la Señoría, durante las persecuciones anticristianas del emperador Decio. Cuenta la leyenda que, después de la ejecución, él mismo recogió su cabeza y caminó a través del río Arno hasta su ermita en la colina Mons Fiorentinus,​ donde hoy se erige la Basílica di San Miniato al Monte.



Hospicio de los Indigentes. Ahora el Centro Montedomini. 

dedicado a la atención social, educativa y de rehabilitación para 

personas mayores y discapacitadas, tanto en el cuidado residencial 

como en el hogar, y en la prestación de servicios a favor de la marginalidad.









Iglesia de San José



Escuela del Cuero. 

El trabajo de pieles fue una de las fuentes importantes de ingreso de los Florentinos. 

Encontramos Mercados de pieles en el Porcellino  y junto a la Iglesia de San Lorenzo.






Conjunto monástico franciscano de la Santa Cruz


Armas de los Medici



Es panteón de los hombres ilustres de Florencia, como: Nicolás Maquiavelo, Galileo Galilei, Miguel Ángel, Gioacchino Rossini, Vasari, Loranzo Ghiberti, Vittorio Alfieri y Ugo Foscolo y también alberga la falsa tumba de Dante, pues esta está vacia, la verdadera está en Rávena.




Dante








Al fondo la plaza de la Signoria












La fachada de la iglesia quedó sin terminar durante más de cuatro siglos (desde la consagración del templo), mostrando una superficie de piedra caliza desnuda; una simple estructura, apta para sostener los elementos arquitectónicos y escultóricos.
Cuando en el siglo XIX la Iglesia se convirtió en el Panteón de los italianos, fue necesario completar la obra. En 1857 se puso la primera piedra de la fachada, en presencia del Papa Pío IX. La inauguración tuvo lugar el 3 de mayo de 1863, pero la decoración de la fachada se completó en 1865, en conmemoración del sexto centenario del natalicio de Dante Alighieri. Entonces, un monumento dedicado al poeta fue ubicado en el centro de la plaza, frente a la Basílica.
La fachada es de estilo neo-gótico, y tiene tres frontones triangulares, el del centro más alto. Está cubierta con mármoles de colores (blanco predominante, rojo, verde, azul y negro), seguiendo la tradición arquitectónica florentina. Su arquitecto fue Niccolò Matas, nacido en Ancona, quien presentó un dibujo inspirado en el trabajo perdido de Simone del Pollaiolo, llamado il Cronaca.
Desde la conclusión de la fachada, la iglesia domina por el este la gran plaza que lleva su nombre, la cual tradicionalmente es sede de torneos, fiestas populares y juegos, como el Calcio Storico. Por ello, el monumento a Dante Alighieri hubo de ser reubicado a un costado de la Basílica, y no al centro de la plaza.

La liga de fútbol italiana recibe el nombre de Calcio