viernes, 14 de diciembre de 2018

Villalba de los Llanos, Salamanca



La iglesia de la Asunción es el edificio más importante, su estilo es románico. Está en la plaza El Toral. En el acceso al altar Mayor se alberga la tumba donde estuvo enterrada Dª María Rodríguez de Monroy junto con los restos de otros señores de Villalba. En la losa de la tumba hay una inscripción y el escudo de los Enríquez. La sepultura estuvo cercada por unas rejas en el altar mayor. El 14 de julio de 1880 se abrió la sepultura. María la Brava es el personaje histórico más reconocido de Villalba. Su nombre era Doña María Rodríguez de Monroy y participó en la guerra de los Bandos de Salamanca. Hay una plaza con este nombre en el centro de Salamanca. La que fue casa de los señores de Villalba es la actual sede el ayuntamiento y muestra un blasón de los Enríquez.

            María Rodríguez de Monroy Almaraz, conocida como Doña María la Brava, nació en el palacio de esta familia en la ciudad española de Plasencia. Casada con Enrique Enríquez de Sevilla, tercer señor de Villalba, vivió en Salamanca, en el palacio de la familia de su marido, ahora llamado Casa de doña María la Brava.

Hija de Hernán De Monroy y Rodriguez de las Varillas, IV señor de Monroy y Deleitosa y de Isabel De Almaraz, Señora de Deleitosa. 


            El episodio más conocido de La Guerra de los Bandos tiene como protagonista a María la Brava. La ciudad de Salamanca era el escenario de una guerra entre dos bandos cuyo origen estuvo en la guerra sucesoria entre Pedro I y Enrique II acabada en 1369 con la muerte de Pedro I. La nobleza de Salamanca se dividió en partidarios de uno u otro contendiente. Acabada la guerra la división se mantuvo. En 1390 durante el reinado de Juan I hay constancia de la existencia de los dos bandos.
         
            Bando de la iglesia de San Benito. (Enrique II: Maldonado, Manzanos etc.) . Agrupaba además las parroquias de San Martín, San Julián, Sancti Spíritu, San Cristóbal, Santa Eulalia, San Mateo, La Magdalena, Iglesia de San Juan de Barbalos, Santa María de los Caballeros.
         
            Bando de la iglesia de Santo Tomé. (Pedro I: Tejedas, Enríquez, Solís, Rodríguez de Sevilla). Agrupaba además a La Cátedra, San Isidro, San Benito, San Blas, San Juan de Alcázares, San Adrián, San Justo, Santo Tomás, San Román y 'San Cebrián y San Polo'. La iglesia de Santo Tomé ya no existe, estaba en la actual Plaza de los Bandos y estaba frente a la Casa de doña María la Brava.

            Entre los territorios de los Bandos se creó una tierra de nadie, que corresponde a la Plaza del Corrillo, y que se llamaba por entonces del Corrillo de la Hierba, porque la hierba crecía al no ser pisado el suelo por nadie. En este lugar en 1465 hubo una reyerta durante un juego de pelota en la que inicialmente murió el más joven de los hijos de María La Brava a manos de los hermanos Manzanos (Bando de San Benito). Temiendo la venganza del hermano mayor, se escondieron y esperaron a que llegase el hermano mayor para matarlo.
           
            Al tener noticia del asesinato de sus dos hijos, María La Brava ya viuda, partió a caballo con 20 hombres armados en persecución de los asesinos de sus hijos. María los capturó en un pueblo llamado Iglesias cerca de Viseu (Portugal), los decapitó, hizo una entrada triunfal en Salamanca y arrojó sus cabezas sobre la sepultura de sus hijos que estaba en la Iglesia de Santo Tomé.

            Por supuesto, con esto la guerra se enconó durante más tiempo. La lucha entre los bandos duró bastantes años más. Finalizó por mediación del agustino San Juan de Sahagún. La paz se firmó el 30 de septiembre en 1476 La Plaza de la Concordia de Salamanca conmemora el final de la contienda. La casa donde se hizo la firma tiene una lápida conmemorativa con la siguiente inscripción latina "Ira odium generat concordia nutrit amorem"


            Los condes de Villalba de los Llanos son descendientes de Fernando III el Santo de Castilla por su hijo el infante Don Enrique, el Senador, es el quinto vástago del primer enlace de este monarca con Beatriz de Suabia. El infante Don Enrique, llamado el Senador, hermano de Alfonso X el Sabio, fue señor de Écija, Sevilla, y Medellín, Badajoz, y tutor de Fernando IV el Emplazado, su sobrino nieto. Con Mayor Rodríguez Pecha es padre de Enrique Enríquez Rodríguez el Viejo, primer señor de Villalba de los Llanos, Salamanca. Este casa con Estefanía Rodríguez de Cevallos, Señora de Villalba y en Sevilla de Vado de las Estacas en el municipio de Alcalá del Río, en las inmediaciones del río Guadalquivir. Hoy un Cortijo.

Mayor Rodríguez Pecha es hija de Esteban Pérez Pecha, señor de San Román de la Hornija, Valladolid, y alcaide de Zamora, y de su esposa, Mayor Rodríguez de Balboa, hija de Pedro Rodríguez de Balboa, camarero mayor del infante Enrique de Castilla el Senador.

El infante Don Enrique, llamado el Senador, casó en 1300 con Juana Núñez de Lara la Palomilla, fallecida en 1351. El senador muere tres años después. Una vez que hubo enviudado del infante Enrique, su viuda contrajo matrimonio con Fernando de la Cerda, hijo del infante Fernando de la Cerda y nieto de Alfonso X, con quien sí tuvo descendencia.

Mayor Rodríguez Pecha es hermana de Fernando Ruiz Pecha, señor de Atanzón, y ambos hijos de Esteban Pecha. A Mayor y a Fernando los podemos encontrar como hijos de Pedro Pecha, hijo de Esteban Pecha.

          Alvar Minaya tiene como hijo a Eylo Álvarez, quien casó en primeras nupcias con Rodrigo Fernández de Castro "el Calvo" y en segundas con el conde Ramiro Froilaz. De este matrimonio son hijos, entre otros,

Fernando Rodríguez de Castro el Castellano quien heredó la jefatura de la Casa de Castro de su tío Gutierre Fernández de Castro.

Álvaro Rodríguez de Castro, mayordomo mayor del rey Fernando II de León. Gobernó Asturias, Sarria, y las torres de León. Fue el segundo esposo de la reina Urraca la Asturiana con quien tuvo a Sancho Álvarez de Castro.

Urraca Alfonso la Asturiana (Soto, Aller, Asturias, 1133-Palencia, c. 1179), hija ilegítima del rey Alfonso VII de León, fue reina consorte de Pamplona por su matrimonio con el rey García Ramírez. Después de enviudar, volvió a su tierra donde gobernó hasta 1165 y con su segundo esposo, el magnate Álvaro Rodríguez de Castro, se sublevó contra su medio hermano el rey Fernando II y protagonizó un intento de independencia de Asturias.

La Reina Doña Urraca, viuda de el Rey de Navarra, tuvo por hijos a Pedro Álvarez de Navia, progenitor de esta familia en Asturias, y a Fernando Álvarez, progenitor de la de Tobar: de Fernando Álvarez fué hijo Rodrigo Álvarez, y de este lo fué Esteban Pérez Pecha, Señor de San Román de Hornija, Alcayde perpetuo de Zamora, y Ayo de el Señor Rey Don Fernando IV: este casó con Mayor Rodríguez de Balboa, hija de Pedro Rodríguez de Balboa, Camarero Mayor del Infante Don Enrique el Senador, y de el referido matrimonio nació Pedro Rodríguez Pecha, Señor de San Román de Hornija, y Alcayde de Zamora, y este fué padre de Fernán Rodríguez Pecha, Camarero Mayor de el Rey Don Alonso XI y después de su hijo el Rey D. Pedro, Chanciller Mayor, Rico-home de Castilla, y Señor de Morata.




Estefanía Rodríguez de Ceballos, Señora de Villalba y Vado de las Estacas, es hija de Ruy González de Ceballos y de Maria Fernandez de Cavides-, Maria de Rabanillo de Tagle, señora de la casa de Cavides.- Hija de Fernando de Caviedes y de María Díaz.


Estefanía Rodríguez de Ceballos, Señora de Villalba y Vado de las Estacas, casa con Juan Mathe de Luna, Almirante Mayor de Castilla, Señor de Huelva. Padres de Estefanía y de Fernando Mateos que casa con Mayor de Mendoza, hija de Juan Fernández de Mendoza y Emilia Manzanedo. Con sucesión que son los Saavedra señores de Lanzarote. Tambien padres de Juan Ortega se casó con la hija ilegitima de Alonso Pérez de Guzmán el Bueno, Teresa Pérez de Guzmán. Guzmán el Bueno (sobrenombre de Alfonso Pérez de Guzmán, León, 24 de enero de 12561 – Gaucín, 19 de septiembre de 1309), I señor de Sanlúcar de Barrameda, fue un militar y noble leonés, fundador de la casa de Medina Sidonia, formada por su descendencia por vía masculina. Casa con Maria Alonso Coronel. Fuera del matrimonio, con Isabel González, tuvo a Teresa a quien crió María Coronel y que casó con Juan Ortega, hijo del almirante Juan Mate de Luna..

Estefanía Rodríguez de Ceballos, Señora de Villalba y Vado de las Estacas, ya viuda de Juan Mathe de Luna, casa con Enrique Enríquez el Viejo, el hijo del infante Don Enrique, el Senador.

Estefanía Rodríguez de Ceballos Señora de Villalba y Vado de las Estacas. Esposa de Juan Mathé de Luna, Almirante Mayor de Castilla, Señor de Huelva; Enrique Enríquez, almirante de Castilla y de Ruy Díaz de Rojas.

 

Maria de Rabanillo de Tagle-: María Fernández de Caviedes. Es hija de Fernando de Caviedes y María Díaz. Esposa de Ruy González de Ceballos.

Madre de

 

Pedro Gutierrez de Cevallos y Caviedes, Almirante de Castilla;

Estefanía Ceballos, señora de Vado de las Estacas y Villalba;

Gutierre Díaz de Cevallos y Caviedes, (Sr. Casa Cevallos Las Presillas), Señor de Casa Cianca y Caballero de San Juan.

y Sancha (Constanza Fernández) de Ceballos

 


La batalla de Ilipa fue un enfrentamiento militar en un paraje actualmente conocido como Vado de las Estacas que tuvo lugar en la primavera del año 206 a. C. entre los ejércitos romano y cartaginés, en el contexto de la Segunda Guerra Púnica.

Enrique de Castilla el Senador fue señor de Vizcaya, de Écija, Roa, Medellín, Almazán, Dueñas, Atienza, Berlanga de Duero, Calatañazor, San Esteban de Gormaz y Morón. Durante el reinado de su hermano, Alfonso X de Castilla, abandonó el reino y permaneció en Inglaterra, Túnez y en Italia, y posteriormente fue nombrado senador de Roma, y de ahí proviene el sobrenombre de el Senador con el que se le conoce. En 1295, a la muerte de su sobrino Sancho IV, fue nombrado tutor del rey Fernando IV de Castilla durante su minoría de edad, cargo que ejerció hasta el año 1302. Durante ese periodo gobernó el reino junto con la reina María de Molina, madre de Fernando IV, y desempeñó además los cargos de adelantado mayor de la frontera de Andalucía y mayordomo mayor del rey Fernando IV. Falleció en la localidad burgalesa de Roa el día 8 de agosto de 1303, cuando tenía aproximadamente 73 años de edad. En el último y definitivo testamento que otorgó en Roa el día 9 de agosto de 1303, dispuso que a su muerte todos los bienes y heredamientos que había recibido de Fernando IV volvieran a manos de éste, que su villa de Écija fuera devuelta a la reina María de Molina, y que su villa de Cogolludo fuera devuelta a la Orden de Calatrava,

Fruto de la relación del infante Enrique de Castilla con la dama Mayor Rodríguez Pecha, hija de Esteban Pérez Pecha, señor de San Román de la Hornija y alcaide de Zamora, nació un hijo. Este fue

Enrique Enríquez el Viejo (m. c. 1323). Señor de la Puebla de los Infantes y ricohombre de Castilla. Contrajo matrimonio alrededor del año 1300 con Estefanía Rodríguez de Ceballos, señora del Vado de las Estacas y de Villalba de los Llanos, y fruto del matrimonio de ambos nació Enrique Enríquez el Mozo, que fue señor de Villalba de los Llanos, adelantado mayor de la frontera de Andalucía, Justicia mayor de la Casa del rey, Caudillo mayor del obispado y reino de Jaén, y caballero de la Orden de la Banda. Enrique Enríquez, segundo Señor de Villalba de los Llanos y Nogales y Adelantado mayor de la Frontera, que casó tres veces: la primera, con Doña Juana de Guzmán, hermana de Doña Leonor de Guzmán, madre del Rey Don Enrique II; la segunda, con doña Urraca Ponce de León, Señora de Vimioso, Melgar de Yuso, Villacid, Granociello, Traspinedo y Penalva (hija de Pedro Ponce, Ricohombre y Señor de Cangas y Tineo, y de doña Sancha Gil de Braganza), y la tercera, con doña Teresa de Haro (hija de los Señores de los Cameros). Fuera de matrimonio tuvo Enrique Enríquez a Per Enríquez de Sevilla fué tercer Señor de Melgar de Yuso, por cesión de su sobrina doña Leonor Enríquez, y padre (según Salazar y Castro, que es al que seguimos en esta filiación) de Enrique Enríquez de Sevilla, vecino y Regidor de Salamanca, que fué tercer Señor de Villalba de los Llanos, por haber comprado este señorío a su tía doña Leonor Enríquez. También fué Señor de Terreros de la Sagrada, Malpica, Aldeanueva, Hormeriego, Compañero, Gallegos, la Canóniga y la Maza, en tierra de Salamanca. Casó con doña María de Monroy, llamada la Brava (hija de Fernán Rodríguez de Monroy, Señor de Monroy, Valverde y Talayán), y juntos fundaron el mayorazgo de Villalba de los Llanos en 1454.

Es su descendiente en el siglo XVI,

Alonso Enríquez Manrique, que fué Comendador de las casas de Talavera, en la Orden de Calatrava, Procurador general de la Orden, y en ella Gobernador del partido de Andalucía. Contrajo matrimonio con doña Juana Gaitán de Figueroa (hija mayor del Capitán Gonzalo Gaitán de Figueroa y de doña Catalina de Mercado), y tuvieron por único hijo a
Gonzalo Enríquez y Manrique Gaitán de Figueroa, a quien pasó directamente el señorío de Villalba de los Llanos y fué su duodécimo poseedor, así como de las villas de Tavera, San Pedro de Maza, Mozaraves, Negrillos y otras y del mayorazgo de Toledo. Fué caballero y Tesorero de la Orden de Santiago, Alcaide de Montánchez y uno de los cuatro Caballerizos de Felipe III. En la Orden de Santiago ingresó el 11 de Julio de 1601. Estuvo casado con doña Lucía de Romaní y Toledo, Señora del mayorazgo de su casa, y fueron padres de 1.º

Juan Enríquez Manrique de Romaní, que sigue.

Enrique Enríquez Manrique de Toledo, que sucederá

Alonso Enríquez Manrique de Toledo, que también sucederá;

Leocadia Enríquez Manrique de Romaní, religiosa en la Encarnación, de Madrid.

El mayor, Juan Enríquez Manrique de Romaní, fué decimotercero Señor de Villalba, Tavera, San Pedro de Maza, Negrillos y mayorazgo de Toledo, Gentilhombre de boca de Felipe IV, Alcaide de Montánchez y caballero de Santiago. No casó, y tuvo dos hijas naturales, llamadas María y Josefa Enríquez, monjas dominicas en la Madre de Dios, de Valladolid.

Sucedió en la casa su segundo hermano.

Enrique Enríquez Manrique de Toledo, que primero fué Señor del mayorazgo de su hermano, y, por muerte de éste, decimocuarto Señor de Villalba y Tavera, etc. Sirvió de Capitán de Infantería y de caballos en los ejércitos de Flandes y de Alemania y después pasó a las Indias con los Gobiernos de Cumana y Puerto-Rico. Luego fué Capitán General de Panamá y Presidente de su Audiencia y falleció el 3 de Noviembre de 1638, sin haber casado ni dejar sucesión, por lo que vino a heredarle su hermano.

Alonso Enríquez Manrique de Toledo, que fué decimoquinto Señor de Villalba, etc. Siguió la carrera de las letras y obtuvo la placa de Oidor de la Chancillería de Valladolid. Vistió el hábito de Santiago y falleció en Valladolid en el mes de Mayo de 1645. Había casado con doña Benita Antonia de Sotomayor y Noroña, hermana de las Condesas de Crecente y Ribadavia (hijos los tres del Vizconde de Crecente). De este matrimonio nació póstumo, en Valladolid, el 1 de Octubre de 1645,

Baltasar Alfonso Enríquez de Anaya y Manrique, primer Marqués de Villalba de los Llanos y Señor de Tavera, Mozaraves, Negrillos, etc. Fué también Alcaide de Montánchez y Gentilhombre de boca del Rey. Casó con doña Bernardina Enríquez de Lacarra y Álava (hija de Gaspar Enríquez de Lacarra Navarra y Álava, décimo Señor y primer Conde de Ablitas, y de este matrimonio nacieron:

José Enríquez y Enríquez de Lacarra Navarra, que sigue.

Pedro de Anaya Enríquez, sucesor en el mayorazgo de Anaya y Cabrillas y caballero de Santiago en 1703.

Benito Enríquez y Enríquez Álava, natural de Madrid y caballero de la Orden de Santiago, en la que ingresó el 18 de Septiembre de 1703; y

María Manrique de Navarra.


D. Gonzalo Enríquez y Manrique Gaitán de Figueroa, a quien pasó  directamente el señorío de Villalba de los Llanos y fue su DUODÉCIMO poseedor, así como de las villas de Tavera, San Pedro de Maza, Mozaraves, Negrillos y otras y del mayorazgo de Toledo. Fue caballero y Tesorero de la Orden de Santiago, Alcaide de Montánchez y uno de los cuatro Caballerizos de Felipe III. En la Orden de Santiago ingresó el 11 de Julio de 1601. Estuvo casado con doña Lucía de Romaní y Toledo, Señora del mayorazgo de su casa, y fueron los progenitores de: Juan, Enrique, Alonso y Leocadia.

El mayor, Juan Enríquez Manrique de Romaní, es el DECIMOTERCERO Señor de Villalba, Tavera, San Pedro de Maza, Negrillos y mayorazgo de Toledo, Gentilhombre de boca de Felipe IV, Alcaide de Montánchez y Caballero de Santiago. No casó, y tuvo dos hijas naturales: María y Josefa Enríquez, se metieron monjas, en Valladolid, en la Madre de Dios.

            Ante la situación planteada por sus hijas, fallecido D. Juan Enríquez de Romaní, heredó el legado, su segundo hermano, Enrique Enríquez Manrique de Toledo, que primero fue Señor del mayorazgo de su hermano, y, por muerte de éste, DECIMOCUARTO, Señor de Villalba y Tavera, etc. Sirvió de Capitán de Infantería y de caballos en los ejércitos de Flandes y de Alemania y después pasó a las Indias con los Gobiernos de Cumana y Puerto-Rico. Luego fue Capitán General de Panamá y Presidente de su Audiencia y falleció el 3 de Noviembre de 1638, sin haber casado ni dejar sucesión.

            La línea sucesoria recae en su tercer hermano, Alonso Enríquez Manrique de Toledo, que fue DECIMOQUINTO Señor de Villalba, etc. Siguió la carrera de las letras y obtuvo la placa de Oidor de la Chancillería de Valladolid. Vistió el hábito de Santiago y falleció en Valladolid en el mes de Mayo de 1645. Había casado con doña Benita Antonia de Sotomayor y Noroña, hermana de las Condesas de Crecente y Ribadavia (hijos los tres del Vizconde de Crecente). De su matrimonio tuvo un hijo que nació después de su muerte, el 1 de octubre de 1645, en Valladolid. Este hijo llamado Baltasar Alonso Enríquez y de Anaya es el primer marqués de Villalba de los Llanos. Casó con Bernardina de Álava Enríquez de Navarra Ezpeleta, hermana del segundo conde de Ablitas.

El Título de Marqués de Villalba de los Llanos fue creado por Real Decreto del 15-2-1693 por Carlos II.

Dª María Teresa Zapata y Maestre es la actual MARQUESA. Casada con D. Gregorio Moreno Pidal Padres de D. Antonio Miguel, D. Miguel, Dª. María y Dª María Dolores Moreno Zapata y Maestre.


jueves, 13 de diciembre de 2018

Los de apellido TOLEDO


Número 58. Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo



Con el mismo apellido de Toledo, existen en Castilla varias familias que, a pesar de ser homónimas, ningún parentesco tuvieron entre sí. Así, 

los Álvarez de Toledo, Condes y Duques de Alba de Tormes (que usan un célebre jaquelado de plata y azur); 

los Álvarez de Toledo de Cuenca, Marqueses de Villamagna, descendientes del converso Alonso Álvarez de Toledo, contador mayor de Castilla entre 1435 y 1456 (que usaban por armas la divisa aragonesa de la Jarra y la Azucena, es decir el emblema de la Virgen, de plata sobre campo de azur, y bordura de oro con cuatro o con ocho estrellas de azur); 

los Núñez de Toledo, descendientes del converso médico toledano maestre Alfonso Chirino y de su hijo Francisco Núñez de Toledo, secretario de Enrique IV (que blasonaban de gules-color rojo- con una banda engolada de plata, acompañada en lo alto de un león de oro, y en lo bajo de un tao). 

De acuerdo a lo que sabemos del maestre Chirino este no tuvo un hijo llamado Francisco.

El escudo de Francisco Núñez, padre que pudiera ser de la mujer de maestre Alfonso Chirino, presenta en campo de gules la divisa de la banda de color blanco abajo a la derecha una T de oro y arriba a la izquierda un león de oro.


Este Contador casa en segundas nupcias hacia 1430 con una sobrina paterna de Violante de Toledo que es citada como su mujer por Alonso García Chirino, físico del rey Juan II de Castilla, en su testamento de 1429,  redactado poco antes de morir. 

Los dos Alonsos pudieran ser conversos y ambos al servicio del rey Juan II de Castilla en dos actividades dominadas en el siglo XV por los conversos como son la medicina y la contabilidad de la Real Hacienda.


Alonso García Chirino en su testamento, otorgado en Medinaceli el 22 de agosto de 1429, yo Maestre Alfonso de Guadalajara lo escribí de mi letra y firmé de mi nombre, y redacto con gran detalle, declara ser casado con doña Violante López de Toledo, y ser sus hijos legítimos y de la dicha su mujer, Fernán Alonso, Juan Alonso y Alonso García. 


El primogénito sería Fernando Alonso de Guadalajara, Fernando Alonso Chirino, nacido en Cuenca, regidor de Cuenca, caballero de la Banda, cabeza de bando en Cuenca y montero mayor de Juan II y Enrique IV, hidalgo y caballero en el ejercicio de las armas y en servicio de los reyes e de la corona real de los reinos. Sus escuderos, renteros y amas de cría están libres de pechar. Nace en Cuenca a finales del siglo XIV y aparece ocupando sus primeros oficios públicos en Cuenca en 1417, fue nombrado caballero de la banda en 1421 y regidor un año más tarde. 

Fernando Alonso de Guadalajara se distinguió en la defensa de la ciudad de Cuenca ocupándose de la Puerta de Valencia contra la coalición navarro-aragonesa de 1449, en la que le acompañaron varios de sus hijos. Fernando Alonso de Guadalajara figura en el llamamiento a la nobleza que realizó Enrique IV en 1458 para talar la vega de Granada, aunque según algunos testimonios ya no pudo acudir personalmente debido a su avanzada edad, por lo que envió en su lugar a algunos de sus descendientes y escuderos. En la Probanza de Hidalguía que realizó su hijo Lope Chirino un testigo afirmó que Fernando había fallecido hacía más de treinta años, antes de 1483, y otro aseguró que murió en Sigüenza y luego fue traído a la capilla familiar del convento de San Francisco de Cuenca. 


Condes de Cedillo, merced nobiliaria creada por los Reyes Católicos en 1496, en cabeza del hijo mayor de uno de sus más célebres secretarios: Fernando Álvarez de Toledo o más bien Hernán d’Álvarez de Toledo (c.1435-c.1508). Perteneciente a un antiguo linaje toledano que decía traer sus orígenes del no menos célebre Munio Alfonso, princeps militia toletana1 , y en sus vástagos los Señores de Ajofrín mucha sangre de conversos, al menos por su familia materna, los Zapata3. 

Las grandes Casas Reales, como las nobiliarias, han sido con frecuencia apellidadas o denominadas por los genealogistas, con el fin de ayudar al historiador en la comprensión de las a veces frondosas ramas de los respectivos árboles genealógicos. El uso de la denominación de primera raza o segunda raza suelen referirse simplemente a las estirpes que sucesivamente las han encabezado. En el caso de los Condes de Cedillo, titulo creado en 1496 pero solo confirmado en 1624, la primera raza corresponde a los seis primeros Condes, pertenecientes al linaje de Álvarez de Toledo, extinguido poco antes de 1684; mientras que la segunda raza sería la de los Ayala o López de Ayala, poseedores de la Casa condal desde 1684 hasta hoy.

Fernán Álvarez de Toledo y Zapata, comendador de Castilnovo de la Orden de Alcántara y secretario de los Reyes Católicos, casado con Aldonza de Alcaraz, fueron los fundadores del mayorazgo de Cedillo en 1497.Sirvió con asiduidad a los Reyes Católicos. Como recompensa, los reyes le concedieron el título de conde de Cedillo a su primogénito. Antonio Álvarez de Toledo en  1496.






Armas de los conde de Cedillo

Escudo: Cuartelado; 1º y 4º flanqueados, el jefe de plata y una Cruz de gules; la punta de plata, los dos flancos de gules; sobre el todo, escusón de azur y una Cruz florlisada: el 2º y 3º de oro un castillo. Al timbre Corona de Conde.

Estos Álvarez de Toledo (o Suárez de Toledo o Álvarez Zapata o López de Toledo), radicados en Toledo desde el siglo XIV al menos, y vástagos de los Ajofrín, de los Palomeque y de los Zapata, usaban por armas un castillo de acero (¿azur?) en campo de oro ya en el siglo XIV, como se muestra en el acceso de las casas principales de esta Casa Condal,que fueron de la madre del Rey Católico por herencia de su abuela doña Inés de Ayala, en la hoy llamada plazuela del Rey Don Pedro. Estas armerías primitivas se cuartelarán, desde los mismos días del secretario, con las de los Ajofrín (de azur con una cruz florenzada de plata), y las de los Bocanegra (cuartelado en franje de plata y gules, el jefe de Génova, que es de plata con la cruz llana de San Jorge, de gules). Habitualmente, las armas de Ajofrín se colocarán en escusón, en reiterado brochante sobre las de Bocanegra. Esta composición heráldica, de gran belleza y muy acorde con los usos de la época –en que florecieron las composiciones en cuartelado perfecto–, aparece en muchos monumentos y documentos realizados entre los siglos XVI y XX, tanto en Toledo, como en Cedillo, como en Madrid; llevando por timbre la corona condal a partir de 1624.


Inés de Ayala y Toledo, nieta de los primeros señores de Casarrubios, es por su hija Mariana bisabuela de Fernando El Católico al casar Inés de Ayala y Toledo, IV señora de Casarrubios, con su pariente por la Casa de Mendoza Fadrique Enríquez, Almirante de Castilla. Padres de Juana Enríquez, mujer de Juan II de Aragón con quien es madre del rey Fernando.

Mientras Inés de Ayala  se desposó con el mariscal Diego Fernández de Córdoba, siendo ambos abuelos de la reina de Aragón Juana Enríquez, madre de Fernando el Católico, su hermana Teresa (m. 1453), señora de Pinto, casó con Fernán Alvarez de Toledo, primer señor de Higares, apodado “el Viejo” (m. 1454).

Fernán Álvarez de Toledo, regidor de la ciudad de Toledo desde 1471, Secretario de los Reyes Católicos,Contador mayor y de su Consejo de Estado, y posteriormente señor de Cedillo por compra de este señorío al tercer Conde de Fuensalida en Toledo, Pedro López de Ayala, cuando éste todavía era menor de edad y vivía aún el segundo Conde. Los Condes de Cedillo emparentaran con los condes de Fuensalida, como veremos.

El 9 de enero de 1487 compró al Conde de Fuensalida el señorío y jurisdicción de la villa de Cedillo. Y en 20 de octubre de 1490 adquirió de Rui López de Toledo, tesorero de la Reina Católica, las casas palaciegas que había edificado en 1335 Suero Téllez de Meneses (†1360), y que más tarde pertenecieron al condestable Rui López Dávalos (†1428), situadas en la plazuela, calle y travesía de San Andrés, que tenían su entrada principal en la plazuela frente al convento de Santa Isabel.


La Casa Güena o Casas Principales del Señor de Higares, erróneamente​ conocida como palacio del Rey Don Pedro, —por haberse erigido después de la muerte de dicho rey— como «Palacio del Rey Don Pedro» y en su fachada, de lo poco que se conserva del inmueble original, hay tres escudos.​ Se ubica en la plaza de Santa Isabel.​ De este palacio se habría rescatado un arco que se trasladó a la capilla de la Concepción Jerónima del convento de la Concepción Franciscana. Es sede de la Escuela de Traductores de Toledo, un centro adscrito a la Universidad de Castilla-La Mancha.

Los señores de Cedillo dejaron de ser condes de Cedillo parece ser por su apoyo a los Comuneros. 

Carlos I quita a los Álvarez de Toledo Zapata  el título de conde. 

Recuperaron dicho título por concesión de Felipe IV el 31 de mayo de 1624.



Doña María Magdalena Enríquez de Guzmán y Toledo, Señora de Bolaños de Campos, hija del primer matrimonio del primer conde de Cedillo, que hizo testamento en Madrid el 19 de abril de 1631, ante Santiago Fernández. Fue mujer de don Alonso Álvarez de Toledo y Mendoza, primer Marqués de Villamagna (desde el 17 de julio de 1624), Señor de Villafranca del Castillo, caballero de la Orden de Santiago (1624), gentilhombre de la boca del señor Cardenal Infante y su acemilero mayor, vecino de la villa y corte, quien testó en Madrid el 17 de julio de 1632. Con prole, entre ella el sucesor. Don Luis de Toledo Enríquez, II Marqués de Villamagna, que litigó en 1678 por la Casa condal de Cedillo.


El Marqués de Villamagna era directo descendiente del converso Alonso Álvarez de Toledo, contador mayor de Castilla.  

DON ANTONIO ÁLVAREZ DE TOLEDO, señor de Cedillo, es hijo del primer conde de Cedillo y padre es su primer matrimonio del nuevamente titulado en 1624 conde de Cedillo. 

Este Señor de Cedillo se casó tres veces. La primera con DOÑA ISABEL DE AYALA Y HEREDIA, Señora de la Fuente, hija de don Pedro Maraver y Messía, y de doña Ana de Palomeque y Ayala. La segunda, en el año 1558, con DOÑA MARÍA DE ALARCÓN Y TOLEDO, hija de don Rodrigo de Alarcón, gentilhombre del Emperador Carlos Quinto, y de doña Bernardina de Toledo. Y la tercera, siendo ya muy viejo, con la napolitana DOÑA JUANA DE AYALA, de quien no tuvo hijos, y era hija de su nuera doña Inés de Ayala. En la primera unión fue padre de Don Antonio Álvarez de Toledo Luna y Ayala, que sigue como conde de Cedillo desde 1624.

Don Diego Ponce de León Luna y Toledo, hijo de  DON ANTONIO ÁLVAREZ DE TOLEDO y de DOÑA ISABEL DE AYALA Y HEREDIA, se casó en Nápoles con la viuda doña Inés de Ayala, y no tuvieron hijos. Ella los tenía de primer matrimonio como es Doña Juana de Ayala que es la tercera mujer del padre de su padrastro.



DON ANTONIO ÁLVAREZ DE TOLEDO LUNA Y AYALA, Señor de Cedillo, Moratalaz, Tocenaque y Manzaneque,  a quien el Rey Don Felipe IV hizo nueva concesión del Condado de Cedillo, por merced dada el 31 de enero de 1624 (real decreto dado en Madrid el 30 de mayo), siendo así el CONDE DE CEDILLO. Nació en Torrijos (Toledo), y testó ya anciano en su palacio de la villa de Cedillo, el 14 de marzo de 1624, viniendo a fallecer en Madrid el 13 de mayo de 1629. 

Se casó en primeras nupcias, año de 1561, con su prima hermana DOÑA MARÍA PONCE DE LEÓN MENDOZA Y LUNA. Y en segundas nupcias se casó con DOÑA ANTONIA ENRÍQUEZ DE GUZMÁN, Señora de Bolaños de Campos, fallecida en Madrid en julio de 1610, siendo hija de don Enrique Enríquez de Guzmán, Señor de Bolaños, y de su segunda mujer doña Ana María de Guzmán (hija a su vez de don Martín de Guzmán, Señor de Montealegre y de Meneses, camarero mayor del Emperador Fernando, y de doña Ana von Gerenberg, de la Casa de Luzburg); también con hijos.

De la primera unión: 

Don Fernando Álvarez de Toledo y Ponce de León, muerto a los diecisiete años, combatiendo junto a su padre en Lepanto. 

Don Antonio Blas Álvarez de Toledo y Ponce de León, fallecido en la infancia. 

Don Eugenio Álvarez de Toledo y Ponce de León, que sucedió en la Casa.

Don Alonso Álvarez de Toledo y Ponce de León, muerto siendo niño. 

Doña Isabel de Mendoza Ponce de León y Toledo, fallecida en Sevilla (San Esteban) el 4 de diciembre de 1640, habiendo dado un poder para testar ante Rodrigo de Abreu. Estaba casada con don Francisco de Araoz y Prado. Con hijos.

Don Antonio Lorenzo Álvarez de Toledo y Enríquez, nacido en Cedillo el 10 de agosto de 1592, que de su matrimonio con doña Magdalena de la Cueva y Silva, tuvo a Doña Antonia Álvarez de Toledo y de la Cueva y a Doña Catalina Álvarez de Toledo y de la Cueva. 

Don Fernando Álvarez de Toledo y Enríquez, muerto en la niñez. 

Don Plácido Agustín Álvarez de Toledo y Enríquez, nacido en Madrid (San Sebastián) el 28 de agosto de 1607 (el célebre Caballero de Gracia fue su padrino). Murió siendo niño. 

Doña María Magdalena Enríquez de Guzmán y Toledo, Señora de Bolaños de Campos, que hizo testamento en Madrid el 19 de abril de 1631, ante Santiago Fernández. Fue mujer de don Alonso Álvarez de Toledo y Mendoza, primer Marqués de Villamagna (desde el 17 de julio de 1624), Señor de Villafranca del Castillo, caballero de la Orden de Santiago (1624), gentilhombre de la boca del señor Cardenal Infante y su acemilero mayor, vecino de la villa y corte, quien testó en Madrid el 17 de julio de 1632. Con prole. 


Extinguida la sucesión de la línea principal en marzo de 1675, por muerte del III conde de Cedillo- Don Baltasar-vino a recaer esta casa en su primo segundo DON GABRIEL ÁLVAREZ DE TOLEDO Y DE LA CUEVA, CONDE DE CEDILLO, Señor de Moratalaz, Tocenaque y Manzaneque, notario mayor de Granada y patrono de la Universidad de Santa Catalina, por muerte sin sucesión de su primo segundo don Baltasar; murió el 22 de noviembre de 1678 en Madrid, habiendo hecho testamento el 13 de noviembre antecedente, declarando por su heredera a su hermana doña Antonia. Se casó con DOÑA BRIANDA DE MIRANDA PORTOCARRERO Y NIÑO, Murió don Gabriel también sin prole, y se suscitó pleito por esta Casa condal, sucediendo al pronto su hermana DOÑA ANTONIA ÁLVAREZ DE TOLEDO Y CUEVA, que fue  CONDESA DE CEDILLO por sentencia de tenuta dada en 1678. Casada en el año de 1660 con DON TOMÁS MELGAREJO Y PONCE DE LEÓN, caballero de la Orden de Santiago, natural de Belmonte (Cuenca), tampoco dejó sucesión. A la muerte de esta última señora se siguió el pleito ante el Consejo de Castilla por la posesión del Condado de Cedillo y mayorazgos anejos, entre don Juan de Ayala y Zuazo, Señor de Peromoro, descendiente de doña Constanza de Toledo, hija mayor del fundador del Mayorazgo de Cedillo el antes citado Fernán Álvarez de Toledo y Zapata,


Doña Constanza de Toledo, que nació en Toledo el 4 de noviembre de 1484, y murió en la misma ciudad el 24 de marzo de 1557, bajo testamento cerrado hecho allí el 13, ante Gaspar de Navarra. Desde 1490, siendo muy niña, fue desposada con el comendador Pero López de Ayala, Señor de Peromoro y San Andrés, regidor de Toledo desde 1511, hijo natural legitimado en 1484 del segundo Conde de Fuensalida, quien fue un destacado comunero durante la revuelta de 1520-1521 y vio confiscados sus bienes. Dejó poder para testar hecho en Peromoro el 22 de diciembre de 1537, y falleció antes de acabar el año; siendo otorgado su testamento en Toledo el 5 de abril de 1538, ante Alonso de Rivadeneira. Ambos cónyuges fueron sepultados en la capilla mayor de la iglesia de Santo Tomé, y en los descendientes de su único hijo don Juan de Ayala y Toledo recaerá el Condado de Cedillo y mayorazgos anejos a partir de 1684


El Consejo de Castilla, por sentencia dictada el 1 de julio de 1684, falló a favor de Juan de Ayala y Zuazo, Señor de Peromoro, en cuanto al Condado de Cedillo, y a favor de don Juan de Feloaga y Ponce de León, Marqués de Navahermosa (hijo mayor de doña María Ponce de León, tía carnal del III Conde, en su segunda concesión) en cuanto a los mayorazgos de Ponce de León y de Zapata.
Este primo hermano de don Gabriel y de doña Antonia. Hermana de estos es Doña Catalina Álvarez de Toledo y de Cueva, que gozó el mayorazgo de Ponce de León y anejos por sentencia de tenuta de 1 de julio de 1684. Aunque fue casada con don José de la Rúa Cueva y Silva, también murió sin hijos.


Don Gabriel Ponce de León Álvarez de Toledo Luna y Alarcón, hermano de padre del primer conde de Cedillo en su nueva concesión, heredó el mayorazgo de Ponce de León, y en cuya descendencia recaería más tarde el Condado de Cedillo por extinción de la línea principal. Hizo testamento en Madrid el 20 de octubre de 1620, ante Diego de Escobar. Se casó en 1598 –las capitulaciones se firmaron en Madrid el 26 de junio, ante Gabriel Fernández– con doña Catalina Núñez de Toledo, hija de don Juan Núñez de Toledo y de doña Mencía de Alcocer. Doña Catalina era hermana de Lucia de Romani y Toledo.
Gabriel Ponce de León Álvarez de Toledo Luna y Alarcón y doña Catalina Núñez de Toledo son padres de María y de Antonio.


Doña María Ponce de León, medio prima hermana paterna del II conde de Cedillo- Don Eugenio-bautizada en Getafe (Madrid) el 6 de octubre de 1602, y fallecida en 1667. Esposa del licenciado don Francisco Antonio de Feloaga y Ozcoidi, alcalde de casa y corte, fiscal de la Real Chancillería de Valladolid (1645), consejero de Italia, fiscal del Consejo Real de Castilla (1655), y consejero del mismo Consejo Supremo (1657), y por fin oidor y presidente de la Real Chancillería de Valladolid (1662), caballero de la Orden de Alcántara (1636), vástago de rancio linaje navarro, nacido en Pamplona el 24 de julio de 1595 y finado en Madrid el 16 de febrero de 167299. 

Fueron padres de: 

a) Doña Catalina, que murió siendo niña. 

b) Don Francisco de Feloaga, también muerto en la niñez. 

c) Don Manuel de Feloaga y Ponce de León, caballero de la Orden de Calatrava desde 1658100, natural de Madrid. 

d) Don Juan de Feloaga y Ponce de León, I Marqués de Navahermosa (por merced dada en 1683), trece de la Orden de Santiago, consejero de Hacienda y Juntas de Armada, y contador mayor, presidente de la Real Audiencia y Casa de Contratación de Indias, electo capitán general del Nuevo Reino de Granada y presidente de la Real Audiencia de Santa Fe, gentilhombre de cámara de S.M., natural de Madrid. Poseedor del mayorazgo de segundogenitura fundado en 1530 por doña María Ponce de León y Luna, Condesa de Cedillo, litigó en 1684 por el Condado de Cedillo y por el mayorazgo de Ponce de León, perdiendo en cuanto al primero, pero triunfando en cuanto al segundo. Fue casado con doña María Lucía de Vargas Manrique y Zapata, hija de los Marqueses de la Torre y Vizcondes de Linares, de la que tuvo descendencia ilustre.


DIGNIDADES, PATRONATOS Y RENTAS DE LA CASA CONDAL DE CEDILLO 

Según un interesante documento conservado en la Real Academia de la Historia, y datado hacia 1678, el Conde de Cedillo tenía su asiento en la imperial ciudad de Toledo, sus casas principales en la colación de Santo Tomé, y sus entierros en la capilla gótica de Santa Catalina, parroquia de San Salvador, dotada con un capellán mayor (siempre un canónigo toledano) y catorce capellanes menores. Era Señor de la villa de Cedillo (Toledo), con jurisdicción civil y criminal; Señor de la villa de Moratalaz (Madrid), con jurisdicción civil y criminal, alcabalas, y la dehesa de dicha villa con cinco mil fanegas de tierra de labor (unas 2.300 hectáreas); Señor de la dehesa de Tocenaque, con jurisdicción civil y criminal sobre un término de más de cuatro kilómetros. Poseía además, en Olías (Toledo), dos pares de casas principales, y la dehesa del Berrocal; y en dicho lugar y sus colindantes, mucha cantidad de pan de renta, olibares, censos y otros tributos; más el solar de Manzaneque con su castillo (cuyo alcaide nombraba) y cuatrocientas fanegas de tierra de labor (unas 200 hectáreas); más una renta de 1500 ducados sobre las alcabalas de Yepes, más otras rentas sobre la Casa del Marqués de Távara, en Sevilla, Ciudad Real y otros lugares. En dicha época del último tercio del siglo XVII, las rentas de la Casa condal de Cedillo, por los conceptos expresados antes, se valuaban en más de once mil ducados cada año. Además, el Conde de Cedillo era patrono hereditario de la Universidad y Colegio de Santa Catalina, en la que proveía todas las capellanías y todas las colegiaturas; patrono hereditario del monasterio de San Miguel de los Ángeles, de monjas franciscanas, con la prerrogativa de poder presentar hasta seis novicias sin dote; patrono hereditario del Hospital del Corpus Christi, de la Orden de San Juan de Dios, con provisión de sus capellanías; y patrono de una capilla en la iglesia conventual de San Bernardo, con un cuarto de casa para su residencia dentro del convento. 

La antigua familia de estos Álvarez de Toledo, descendientes delos Ben Furón,  Señores de Ajofrín,  iniciadoen la segunda mitad del siglo XIV con Alfón González de Ajofrín.


El Palacio de los Condes de Cedillo, también conocido como Casa de Manuel Pérez de Ayala, nombre del  conde, se construyó en 1889, con sucesivas ampliaciones en 1904 y 1910. De estilo medievalista veneciano e inspiración neogótica,  hoy está dedicado a viviendas de lujo a partir de la rehabilitación que se practicó en el año 1989.


El Palacio de los Condes de Cedillo está situado en el barrio de Chamberí, en la calla del General Arrando número 19. Su diseño inicial correspondió al arquitecto José María Fernández Menéndez-Valdés y las modificaciones posteriores  realizadas en 1904 y 1910 fueron obra de Manuel Pardo. Cabría destacar sobre todo sus ventanales y balcones. 

martes, 11 de diciembre de 2018

Fernando Álvarez de Albornoz. Nieto natural del cuarto señor de Albornoz, Cuenca.

Valdaviso, Covadonga ; Furtado, Rodrigo El escrito autobiográfico de Fernando Álvarez de Albornoz y la guerra civil castellana (1366- 1371)  Biblioteca Digital de la Universidad Católica Argentina.


Fernando Álvarez fue hijo ilegítimo de Fernando Gómez de Albornoz y, por tanto, sobrino del cardenal Gil de Albornoz.

Fue ejecutor testamentario de su tío y encargado de acompañar el traslado de sus restos a Toledo en 1372.

Estuvo directamente implicado en la primera etapa de andadura del Colegio de España en Bolonia.


Álvarez de Albornoz, Fernando. Cuenca, 17.I.1336 – ?, 1380. 

Eclesiástico, obispo de Lisboa, arzobispo de Sevilla, jurista y organizador del Colegio de España en Bolonia.

Hijo ilegítimo de Fernando Gómez, hermano del cardenal Gil de Albornoz. 

Estudió Derecho Canónico en Bolonia bajo el magisterio de Paolo de Liazariis y Juan Andrés, obteniendo el doctorado el 7 de octubre de 1361. 

Fue profesor del Decreto en el Estudio boloñés desde 1363 a 1369.

Se conservan las anotaciones marginales que, como fruto de su actividad docente (puncta Decreti), hizo en un ejemplar del Decreto de Graciano, conservadas actualmente en la Biblioteca de la catedral de Toledo (manuscrito 4-2) y en el Archivo del Colegio de España.

Consta que intervino en el examen y doctorado de numerosos estudiantes. Entre ellos, el 23 de junio de 1369 presenta al examen en Derecho Canónico a Álvaro Martínez, primer rector del Colegio de España en Bolonia y el 4 de agosto de 1369 en la ceremonia del doctorado le hace la entrega del libro.

Comisionado por el cardenal Gil de Albornoz, que lo nombra su albacea, y por los demás albaceas, desde 1364 a 1372 dirigió la construcción y organización del Colegio de España en Bolonia (cuyo arquitecto fue Mateo Gattapone da Gubio) y fue el principal autor de los Estatutos de 1377, que en líneas generales seguirían vigentes hasta la segunda mitad del siglo XIX. Durante su gestión al frente del Colegio compró inmuebles, vendió códices de Derecho Romano y adquirió otros de Derecho Canónico, prefiriendo la adquisición de grandes obras a los pequeños tratados.

Su gestión (documentada en el manuscrito de la catedral de Toledo) provocó quejas en los colegiales, que se solventaron por medio de un arbitraje en 1372. 

En la capilla del Colegio se conserva un fresco con Fernando de rodillas ante santa Catalina y Urbano V.

Fernando Álvarez de Albornoz gozó de diversos beneficios eclesiásticos —dada la influencia de su familia y su formación académica—, siendo nombrado arcediano de Valladolid y, poco después, en 1369, ocupando la sede episcopal de Lisboa. 

Pero su carrera eclesiástica se vería culminada al ser nombrado arzobispo de la archidiócesis hispalense —el 9 de junio de 1371—, habiendo sido promovido por Urbano V el 4 de junio de 1369. 

Seguiría Fernando en Sevilla hasta 1378, año en que fue sucedido por su 
hermano Pedro.

FERNANDO ÁVAREZ DE ALBORNOZ (1371-1377), de la sede de Lisboa pasó a la de Sevilla. 

En 1374 dio licencia a doña María Coronel para la fundación del monasterio de Santa Inés.

PEDRO GOMÉZ ÁLVAREZ DE ALBORNOZ (1378-1390) hermano del anterior, culto y literato, donó al Cabildo su rica biblioteca, pudiéndose considerarlo como el fundador de la Biblioteca Capitular. Se conserva un Catecismo, precioso legado que se conserva en la Biblioteca Nacional y que erróneamente se ha atribuido a Pedro Gómez Barroso.

Glosas al Decreto, s. l., s. f. (inéd.) [Biblioteca del Colegio de España (Bolonia) el ms. 281, fol. 296v.b y ms. 4-2, fol. 1r.a-v.b]; Autobiografía o Memorias, s. l., s. f. (en catedral de Toledo, ms. 13023, fols. 53r.-56r. y ms. 4-2).

lunes, 10 de diciembre de 2018

Museos Vaticanos



Patio de la Piña

Este patio se encuentra al lado de otros dos patios vaticanos importantes, los llamados: el Patio de la Biblioteca y el Patio del Belvedere.


Fue construido en el año 1506 por Donato Bramante, por encargo de Julio II.

Los pavos reales  están realizados en bronce y fueron traídos de la Villa de Adriano. Este animal era el símbolo de la fecundidad en el antiguo Egipto y más adelante, fue el símbolo adoptado por los romanos para atraer la buena suerte.



Los Museos Vaticanos son el testimonio del patronazgo artístico de los Papas, que durante siglos dominaron la vida política y cultural de Roma, encargándose de las excavaciones y restauraciones en la Antigua capital del Imperio...

Su denominación en plural ("Museos") indica que están formados por una gran variedad de museos y colecciones:



Lacoonte






El torso de Belvedere

El torso de Belvedere es un fragmento de la estatua de un desnudo masculino firmado por el escultor ateniense Apolonio de Atenas. La estatua fue descubierta en su estado actual en el Campo de' Fiori (campo de las flores) durante el papado de Julio II (1503-1513). 

Se creía que se trataba de un original del siglo I a. C. pero en la actualidad se estima que se trata de una copia de una estatua más antigua, probablemente datada en el siglo II a. C.

La estatua completa representaría a esta figura humana sobre un animal, aunque a qué personaje corresponde exactamente todavía se discute: es posible que sea Hércules, Polifemo o Marsias, entre otros. 

La retorcida pose del torso y su extraordinariamente bien representada musculatura tuvo un gran influencia en posteriores artistas (incluidos Miguel Ángel y Rafael Sanzio) del Renacimiento, y otros artistas del Manierismo y Barroco.


En la actualidad la estatua forma parte de la colección del Museo Pío-Clementino de los Museos Vaticanos. 

El nombre de "Belvedere" deriva del Cortile del Belvedere (patio de Belvedere) donde la estatua fue inicialmente expuesta. 

El torso no debe ser confundido con el también famoso Apolo de Belvedere de la misma colección.






Busto de Pericles. 

Galería de las Estatuas












Artemisa efèsia












Galería de los Tapices









La Galería de los Mapas es una galería situada en el lado oeste del patio del Belvedere en la Ciudad del Vaticano que contiene una serie de mapas topográficos pintados sobre Italia con base a dibujos del fraile y geógrafo Ignazio Danti.

La galería fue encargada en 1580 por el Papa Gregorio XIII como parte de otras obras artísticas previstas por el Papa para decorar el Vaticano. 

Tardó tres años (1580-1583) en completar los 40 paneles de la larga galería de 120 m.

Los paneles de mapas muestran la totalidad de la península italiana en frescos de gran escala, cada uno representando una región, así como una vista en perspectiva de su ciudad más importante. 

La disposición discurre de norte a sur, desde la septentrional Lombardía o Piamonte, hasta la meridional Apulia o Calabria.


La idea, expresada por el propio Danti, es que el que pasase por este pasillo lo hiciera «como si estuviera paseando por los Apeninos, espina dorsal de la península itálica». 

De este modo en una pared están representadas las regiones y comarcas de la vertiente del mar Tirreno, con sus colinas, ríos y bosques, y en la otra, las que se asoman al Adriático.