lunes, 18 de noviembre de 2019

Iglesia de La Martorana e Iglesia de San Cataldo. Palermo


La Martorana

Concatedral de Santa María del Almirante




Durante las vísperas sicilianas y la sublevación contra los franceses, los nobles de la ciudad se reunieron para decidir ofrecer la corona de Sicilia a Pedro II de Aragón. 
Más tarde Alfonso de Aragón la cedió al monasterio contiguo fundado por Eloisa Martorana, de donde recibirá su nombre.
Las formas originales normandas fueron modificándose en los siglos XVI-XVII, cuando se añade la fachada barroca y se cambia la planiometría. A través del elegante campanario-pórtico de cuatro plantas con ventanas geminadas y delicadas columnas ornamentadas (siglo XII) accedemos al interior, dividido claramente en dos partes, una primigenia, con los techos decorados de mosaicos bizantinos (anteriores a los de la Capilla Palatina y más ricos), y otra con dos naves, añadidas en el XVII, con frescos de Borremans XVIII.
Actualmente la iglesia se utiliza como centro de culto del rito ortodoxo griego.


La iglesia de Santa Maria dell'Ammiraglio, también conocida como La Martorana es sede de la parroquia de San Nicolò dei Greci, con vistas a la piazza Bellini.

La iglesia pertenece a la Eparquía de Piana degli Albanesi de la Iglesia católica italo-albanesa, una diócesis que incluye las comunidades albanesas en Sicilia que oficia la liturgia según el rito bizantino en la lengua griega antigua.

La iglesia se caracteriza por la multiplicidad de estilos que se encuentran, ya que, con la sucesión de siglos, se ha enriquecido con otros gustos diversos en el arte, la arquitectura y la cultura. Hoy en día, es, de hecho, como un monumento histórico-eclesiástico, resultado de múltiples transformaciones, también sujetas a protección.





Jorge de Antioquía fue el primer verdadero ammiratus ammiratorum del Reino normando de Sicilia, sucesor del gran Christodulus. 

Jorge era un cristiano bizantino nacido en Siria de ascendencia griega. Nació en Antioquía, de donde se mudó con su padre, Michael, y su madre a Túnez después de la Primera Cruzada.



Esta iglesia fue cedida en el año 1436 a la orden de las monjas benedictinas cuya orden fuera fundada por Eloísa Martorana.

Sus mosaicos son obra de una grupo de importantes artistas y traídos desde Constantinopla hasta Palermo. 













Junto a La Martorana se encuentra la Iglesia de San Cataldo

Su fundación se atribuye a Mayon de Bari, almirante del rey Guillermo I de Sicilia, como capilla privada de su palacio, hoy desaparecido.

La construcción de la iglesia se sitúa entre 1154 y 1160, año del asesinato de Mayon de Bari. 

Tras su muerte, el templo se confió a los monjes benedictinos de Monreale, que lo conservaron hasta 1787.

A lo largo de los siglos el edificio sufrió múltiples transformaciones y pasó por distintos usos, llegando a convertirse en sede del servicio de correos, a principios del siglo XIX.

En 1882 se llevó a cabo una profunda restauración, dirigida por Giuseppe Patricolo, siendo la capilla el único elemento conservado del antiguo palacio.

En 1937 la iglesia fue nuevamente consagrada por la Lugartenencia de Sicilia de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén.

El 3 de julio de 2015 el conjunto «Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale» fue incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, siendo San Cataldo uno de los nueve bienes individuales comprendidos en la declaración.

El exterior es un paralelepípedo de sillares de toba, con el ábside central sobresaliendo por el lado este.
En cada fachada destacan tres ventanas, enmarcadas por arcos ciegos.

Coronan la fachada merlones tallados en estilo árabe.

Sobre la cubierta se asienta un tambor en forma de paralelepípedo, rematado por tres cúpulas de revoque rojo, que son uno de los elementos más característicos del edificio.

El interior está formado por una nave central y dos pasillos divididos por columnas.

En contraste con la desnudez de las paredes interiores destaca el suelo decorado de mosaico, realizado con la técnica del opus sectile.





No hay comentarios:

Publicar un comentario