domingo, 8 de abril de 2012

Castillo de Gandia. Valencia

Castillo de Bayren,  Castillo de San Juan, fue la fortificación más importante del sistema defensivo de la Safor. 

Desde la montaña era posible controlar el mar y la llanura.











El castillo de Bairén, conocido también como de San Juan, se encuentra situado a 3 kilómetros al norte de Gandía, en el extremo más oriental de las sierras del Monduver. 


Se ubica en lo alto de un monte de 106 metros de altitud, desde donde se puede divisar un amplio territorio que comprende al largo tramo de costa enmarcado entre Cullera y el Montgó.

Se trata de un lugar poblado desde la antigüedad como lo demuestran los restos arqueológicos hallados de la Edad de Bronce, de  las épocas ibérica, romana y medieval, tanto islámica como cristiana.

Los primeros momentos de la ocupación musulmana pueden situarse, según las cerámicas encontradas, en la época califal (siglo X), en la cual se produciría probablemente la construcción del castillo como tal, dentro de la política desarrollada en este momento de refuerzo de las costas de esta zona. 

A partir de la segunda década del siglo XI, cuando el surgimiento de las nuevas taifas, nacidas como consecuencia de la desaparición del califato de Córdoba, recobrará el castillo una verdadera importancia, debido a su
estratégica ubicación con un amplísimo control visual.
 
A finales del siglo XI se produce la primera mención conocida escrita que hace referencia a Bairén, se trata de la Historia de Roderici Campidocti, un manuscrito anónimo del siglo XII en el cual se describe una supuesta batalla entre tropas cristianas del Cid y Pedro de Aragón contra el ejercito almorávide. 

A mediados del siglo XII volveremos a encontrar el castillo en una obra de Al-Idrisi, geógrafo ceutí y en la obra de otro autor árabe que remarca la importancia de Bairén como estación y parada de la ruta litoral.
 
La conquista cristiana se encuentra descrita en la Crónica o Libro de los Hechos del rey Jaime I, el cual nos proporciona la más rica y valiosa información sobre la organización y las estructuras del castillo en los últimos momentos de la ocupación islámica. 

Aquella fue realizada en agosto de 1239 y con Bairén le fueron entregados los castillos de Palma, Borró, Villalonga y Vilella dependientes del mismo.
 
En 1240 comienzan las donaciones de tierras recogidas en el Llibre del Repartiment, siendo los años 1242-1244 donde aparecen las tierras y pertenencias de Bairén. 

A partir de este momento el castillo va a estar gobernado por sucesivos alcaides posiblemente hasta 1383, fecha en la cual quedan algunos pobladores, ya que existe un documento de esta fecha en el que aparece una venta que los del castillo de Gandía hacen al conde de Prades.
 
En 1399, Martín el Humano nombra primer duque de Gandía a Alfonso el Viejo. 

En esta época se puede considerar ya abandonado el castillo, sin embargo se construye la ermita de San Juan, con las funciones religiosas y de vigilancia sobre la costa amenazada por los saqueos piratas.
 
El 15 de julio de 1475 los Reyes Católicos conceden a Andrés de Cabrera y a su mujer Beatriz de Bobadilla el castillo y la villa de Gandía. 

A partir de 1485 comienza el periodo de los Borja, en el cual aparecen citas y referencias de la ermita. En el siglo XVI, el castillo se llamará de San Juan debido a la advocación de la ermita que desplaza al antiguo nombre de Bairén. 

En el siglo XVII el castillo se encontraba en ruinas. 

A finales del siglo XVIII se suprime el culto en la ermita