domingo, 15 de septiembre de 2019

Iglesia de Nuestra Señora del Carmen. Jaca



Este templo es la única construcción que queda del antiguo convento de Nuestra Señora del Carmen que los Carmelitas Descalzos fundaron en Jaca.







La Orden mendicante de los Carmelitas Descalzos se había asentado en los aledaños de Jaca en 1597, en la iglesia de Santa María de Mocorones, la actual ermita de la Victoria. 

Allí permanecieron hasta el año 1614, cuando se trasladaron a este solar donde fundaron su monasterio y construyeron la iglesia que vemos, terminada en 1657, tal como atestigua la inscripción de su portada. 

Hasta la Desamortización de Mendizábal, en 1835, el templo perteneció a esta congregación. 

En el siglo XX, los Padres Capuchinos se hicieron cargo de la iglesia hasta 1999, salvo durante el periodo republicano en el que abandonaron la ciudad. 

Actualmente depende de la Iglesia de Santiago que esta situada junto a la Torre del Reloj.



Hospital de Jaca. Huesca




Una construcción de tres plantas que data de 1555 y que está desaprovechada. 

Se levantó en 1555 en el barrio que ocupó la antigua judería, cerca de la calle Mayor.





En los años 80 dejo de ser un hospital, y hasta 1995 no se le dio uso de nuevo. Ese año se reformó una de las alas del edificio, donde estaba el tanatorio, para construir un hostal que acogiera a los peregrinos del Camino de Santiago que pasan por Jaca.



Ciudadela de Jaca. Huesca




La Ciudadela de Jaca, llamada hasta el siglo XIX «Castillo de San Pedro», es una fortaleza de traza italiana. 







De esta estrategia también formaban parte, entre otros, el Fuerte de Santa Elena o la Ciudadela de Pamplona.

Se encomendó su construcción al ingeniero italiano Tiburzio Spannocchi.

El franquismo la usó como Campo de Concentración.


Declarada monumento histórico-artístico el 28 de junio de 1951, se encuentra restaurada desde 1968.

Uno de los cuarteles de la Ciudadela acoge el Museo de Miniaturas Militares. Sus salas alojan una colección de 32 000 figuras de plomo de la marca Alymer que se exhiben en 23 escenarios temáticos que recrean batallas singulares en la historia de la humanidad.

Se ha venido usando por el ejército español hasta el año 2008.

La fortaleza tiene planta estrellada de cinco puntas y se conserva prácticamente intacta desde su construcción. Observa las características de una fortaleza de traza italiana, manteniendo todos sus elementos; foso, baluartes, escarpas y contraescarpas, cuarteles para el alojamiento de la tropa, polvorines, túneles... 

El acceso se realiza cruzando el foso a través de un puente de tres arcos más un puente levadizo para acceder a la puerta del recinto, de traza herreriana de gran interés artístico.


En el interior, nos encontraremos con una gran plaza de armas también pentagonal, alrededor de la cual se articulan las dependencias de acuartelamiento y la capilla de la ciudadela que es la Iglesia de San Pedro que fue construida en el siglo XVIII.