miércoles, 6 de junio de 2018

Vilches. Jaén










Vilches, en la comarca de El Condado de Jaén.



Con tres pantanos dentro de su término: el de embalse de La Fernandina, el pantano del Guadalén y el más reciente, el embalse de Giribaile.Aqui las Cuevas de la Especula.
Además, por él circulan los ríos Guarrizas, Guadalén y Guadalimar.
En su término, está el Monumento Natural El Piélago.

El Piélago es un paraje de 6 ha, declarado monumento natural por la Junta de Andalucía (1 de octubre de 2003) y que se sitúa a caballo entre los municipios de Vilches y Linares.

Se trata de un paisaje de rocas graníticas, por el que se despeña el río Guarrizas, en dos espectaculares cascadas, salvando de esta forma la llamada falla o escalón de Linares. Está rodeado de un bosque de acebuches, con presencia de fresnos, y posee una interesante fauna aviar: milano negro, lavandera cascadueña, garza real, ánade real…
En su ámbito, se incluye el puente de Vadollano, puente romano del siglo III a. C., que está declarado Bien de Interés Cultural. Se accede desde la carretera A-312 desde Linares a Arquillos, a la altura del kilómetro 9.

A caballo entre los municipios de Vilches y Linares, en la zona de contacto entre la campiña y las estribaciones de Sierra Morena, el Monumento Natural El Piélago acoge un tramo del río Guarrizas de extraordinario valor paisajístico, natural e histórico.
Lugar de especial interés, su singularidad radica en la presencia de un bosque de ribera, una rica avifauna y elementos de enorme valor geológico, así como un espectacular puente, una calzada de época romana, restos de molinos harineros y las ruinas de una altiva fábrica de chocolates.
En este enclave se encuentran interesantes elementos históricos. Uno, de relevada importancia, es el puente romano de Vadollano. Esta construcción formaba parte de la Vía Augusta, prodigiosa obra de ingeniería civil que conectaba la capital del Imperio, Roma, con Gades, la actual ciudad de Cádiz.
Este puente hace de frontera entre paisajes bien distintos. Así, aguas arriba, el río Guarrizas detiene su corriente embalsándose en apacibles remansos; mientras que, junto al puente, se dibuja un paisaje agreste en el que el río se encajona entre los enormes bloques de granito creando formas pétreas espectaculares. Aquí, el cauce tiene que salvar una serie de desniveles originando dos pequeñas cascadas. Más abajo se vuelven a unir los brazos del río en un profundo remanso.
El visitante disfrutará aquí de una vegetación de ribera bien conservada, con presencia de fresnos de una talla reseñable cuya sombra invita al descanso. Junto al continuo murmullo del transcurrir del agua, se pueden divisar en el cielo el vuelo de singulares aves como el milano negro.



Embalse de Giribaile

















































Iglesia parroquial de San Miguel Arcangel. El templo conserva un estandarte almohade y un signífero cristiano que se consideran originarios de la batalla de Navas de Tolosa de 1212.