lunes, 17 de junio de 2013

Valdeloso. Guadalajara. 1580


En 1866 el político y geógrafo conquense Fermín Caballero dedicaba su discurso de 

entrada en la Real Academia de la Historia a las Relaciones Topográficas de 
España. 



RELACIÓN DE VALDELLOSO

En la Villa de Valdelloso, á trece dias del mes de noviembre, año del Señor de mil ó quinientos é ochenta,  

sobre lo tocante á la descripción é historia de los pueblos de España, que su Magestad manda que se haga
para honra y ennoblecimiento de estos Reynos,

Al primero dixeron: que este pueblo se llama Valdelloso, y siempre oyeron decir se llamó así, siendo la causa el que término de esta Villa, solia ser muy áspero y montuoso, y que con la grande aspereza y espesura que en el dicho término habia se criaban en él muchos osos, y que infieren fuese ésta la causa de llamarlo así. 

Que este pueblo tiene al presente treinta vecinos, y llegó á tener hasta quarenta; pero que se han ido muriendo, ó se han ido á casar fuera del pueblp, y que han visto en el circuito de este pueblo que hay muchos edificios que parecen haber sido de casas en las tierras, y labranzas que están alrededor de este pueblo, y además de esto han visto un edificio como de muro, y cerca y puerta de Villa que parecía dicho Edificio haber sido portada y entrada del pueblo muy grande, y fuerte y recia, que según oyeron á sus mayores; este pueblo llegó á tener hasta trescientos y más vecinos, y que era pueblo de mucha contratación, y que habia una calle grande de tejedores y zapateros, y demás de esto han visto ellos mismos que al rededor de este pueblo hay una caba que cercaba todo el pueblo, y el circuito de lo que parece haber sido poblado por las señales y cimientos que se descubren labrando la tierra, y demás han oído decir á personas viejas ó antiguas, que las puertas de la Villa de Pareja que de presente están en la puerta nueva de la Villa se habían llevado de las puertas de esta Villa, y que se habían llevado á la dicha villa de Pareja un esquilón ó campana mui buena que habia en esta villa, que son todas señales de haber sido este pueblo de mucha población, y demás dello dixeron que ansí mismo habían oído decir á sus padres, y más viejos y antiguos, queste pueblo se habia despoblado por mortandad que habia, y que se habia quedado este pueblo casi sin vecinos, y que los pueblos de las comarcas, que son pueblos mui recios que no éste, se les entraron en sus términos y los estrecharon tanto, que aunque agora quieran haber más vecinos no ay término en que poder labrar, y especialmente se quejaban de los vecinos de Pareja que se les habia entrado en mucha parte de su término.

Que es pueblo mui antiguo, y ansí paresce por los edificios viejos que en él ay, y que ni saben quándo se fundó, ni quién fué el fundador de él, ni quándo se ganó de los Moros.

Que este pueblo es Villa, y tiene su jurisdicion entera é cumplida, é que es mui antigua que no se tiene memoria de su antigüedad, é creen que cae en el distrito de Cuenca y Huete, é que las dichas Ciudades ó qualquiera de ellas que tienen voto de hablar por ella en Cortes.

Que este pueblo está en el Reyno de Toledo é que está entre Tajo ó Guadilla, al pie de el la Alcarria, dos leguas de la dicha Alcarria. 

Que este pueblo era de Francisco Alvarez de Luna, Regidor perpetuo que fué de la Ciudad de Cuenca y Vecino della, é que habrá que murió tres ó cuatro meses poco más ó menos, é que de presente es de sus hijos y herederos, y que no se sabe quál de ellos será porque están en partición de sus bienes, mas de que se tiene por cierto que será de D. Juan de Luna, nieto del dicho Francisco Alvarez de Luna, y la causa porque vino á ser del dicho, fué de que habrá unos veinte y tres años ó veinte y quatro que su Magestad quitó al Convento de nuestra Señora Santa Maria de Monsalud, ques de la Orden de San  Bernardo este pueblo que era de mui antiguo del dicho Convento, y el dicho Francisco Alvarez de Luna lo compró á su Magestad.

Que este pueblo cae en el distrito de la Chancillería Real de Granada, y que los pleitos van en grado de
apelación desde esta Villa á dicha Chancilleria, y que ay sesenta v siete leguas de esta Villa hasta la dicha Chancilleria de Granada.

Que este pueblo no está sujeto á ninguna Gobernación ni corregimiento, ni merindad ni adelanlamenío ninguno, y que esta Villa de continuo tiene su Alcaldeordinario, el cual conosce de todos los pleitos civiles y criminales hasla fenecellos é acaballos.

Que está y cae en el Obispado de Cuenca y en el Abadia que dicen del Infantado, y en el Arcipreslazgo de Pareja, y que dista esta Villa hasla la Ciudad de Cuenca, donde reside la Catedral de este Obispado, once
leguas.

Que yendo deste pueblo hacia do sale el sol, el primer pueblo que se halla es Millana, y que ay una le- gua grande de esta Villa.

Que yendo hacia la parle del mediodía, el pri- mer pueblo que se halla es Alcocer, el cuál estará poco más de media legua de este pueblo, y el camino está derecho sin torcer á una parte ni otra.

Que saliendo hacia el Poniente, el primer pueblo que se halla es Sacedon, que ayuna legua grande de esta Villa, y que el pueblo de Sacedon está derecho al poniente, sin torcer ninguna cosa.

Que el primero pueblo que ay más cercano á esta villa hacia la parte de el norte es Casasana, ques Aldea, y está un quarto de legua de este pueblo; es Aldea de la Villa de Pareja.

Queste pueblo está situado enalto, y ques tierra sana de monte, tierra rasa, y que es poco montuosa; ques tierra de mucha piedra, y áspera de piedras, y no es serranía.

Que es tierra no mui abundosa de leña, ó que se proveen de presente de las raices y cepas que se crian de las labores del término, y que ay dos pedazos de montes encinares, de los quales se remedian en tiempos de mayor necesidad; que la caza que se halla son conejos y liebres y perdices, y no ay otro género de cazas ni salbajinas, sino es algunas palomas, chochas y torcazas, y que de todas cazas ay poca cantidad.

Que este pueblo está poblado entre Tajo y Guadilla, que son rios caudalosos, y que Tajo pasa una legua desbiado de esta Villa y Guadilla o Ira, y que por el término de esta Villa no pasa ningún rio caudaloso, sino es un varranco pequeño, el qual tiene su nacimiento de una fuente que nasce en el término de esta Villa, que se dice la Fuente suso, y della y de otras fuentes que nascen más abajo procede dicho arroyo, con el qual se riegaé gobierna una vega que ay junto á esta Villa, y en dicha vega ay muchos frutales y arboledas, como son ciruelos y membrillares y cerezos y otros árboles, los quales se crian en la rivera del dicho arroyo. 

Ques pueblo abundante de agua, pues que ay en el término muchas fuentes de buena agua dulce, y aunque de poca agua ay especialmente una fuente un poco desbiada de esta Villa, de la qual beben los Vecinos desta villa y sus animales, y por ser tan poca como es la cantidad de la dicha agua, no ay moliendas en el término de esta Villa, y se va á moler sus ciberas á las riveras de Guadilla y de Tajo, que están acomodados los molinos á una legua de esta Villa, y los molinos de Guadilla son de las Monjas de Santa Clara de la Villa de Alcocer, y los molinos de la Ribera del Tajo, son del concejo de Sacedon.

Que este pueblo es de pocos pastos, y que en el dicho término no ay dehesas ni bosques, ni cotos de caza, ní pesca, de cuia causa en este pueblo se crian pocos ganados.

Que los Vecinos de este pueblo biben de la labranza, y que en el término de esta Villa se coge trigo y cebada y avena, y escaña y cáñamo, y cañamones, y vino y nabos; y otras legumbres de verzas, j otras ortalizas para el abasto y provehimiento de este pueblo, y que también ay plantas de viñas, y que ganados se crian pocos, y que de sal para ellos, y para lo demás necesario se provee este pueblo de las salinas de Almallar y Sahelices, que estarán á nueve leguas de esta Villa, y que la maior falta que en esta Villa ay es de carnicero, y que se proveen de carne los Vecinos de este pueblo de la Villa de Alcocer y de los demás pueblos de la comarca.

Que como ya dicho tienen, este pueblo está situado en alto, y su asiento es llano y áspero de piedras. 

Que las casas y Edificios que se usan en este pueblo son de piedra, barro y de colondos de yeso, y ay algunas paredes de cal y canto, y que en el término de esta Villa ay piedra para edificar, no de arena sino de pedernal y caleriza, é que se puede é suele hacer cal, aun-que ay mui poca leña para poderla quemar, y que el yeso que se labra en esta Villa se trae de Casasana y de Alcocer, y la madera se trae de acarreo de la Serranía de Cuenca, por que es la madera de pino.  

Que los Edificios señalados en este pueblo que ay, son la Iglesia, que tiene mui buenas portadas y eniradas, hechas de piedras labradas de arena con sus pilares, muchos redondos, y sus figuras de Angeles, y niños, y de otras molduras mui curiosas hechas, y esculpidas en las piedras, y en la entrada de la Capilla ay un arco grande, y mui fuerte, labrado del mismo modo que las portadas de la dicha Iglesia, y la madera que está por techumbre de la dicha Iglesia, está pintada de muchos colores, y figuras de Angeles, y niños, y de animales, y las paredes de la dicha Iglesia son fechas de mui grandes piedras, y unas cintas de ladrillos, y argamasa mui fuerte, y en las cornijas, y tablaminentos de lo alto de la Iglesia por defuera ay muchas piedras mui bien labradas con figuras y es el cuerpo de la dicha Iglesia grande, que al parecer podrán oir misa en ella trescientos Vecinos: ay, como dicho tienen, un Edificio que parece haber sido cerca, y entrada de Villa, muí recio de argamasa y de yeso: ay encima de la Vega á ojo de la misma Vega un sitio que se dice el Castillejo y que ay y se han hallado en él muchas piedras labradas,. y argamasa de piedras, y cal amodo de cimientos de edificios 

La sencilla descripción de la iglesia hace entender que ésta pertenecía al estilo románico, dominante en el siglo XII y que en ella había dejado aquel lujo de ornamentación escultórica que tanto interés da á sus monumentos. Cuidadosamente busqué entre las ruinas algún resto de aquellas esculturas que los autores de la relación describen con cierto deleite; pero ni una cabeza de los ángeles, ni una astilla de la pintada techumbre, ni un perfil de las molduras, ni una labrada dovela de las portadas vinieron á darme testimonio de lo que aquello fué.


Que en esta Villa, después que es Señor della el dicho Francisco Alvarez de Luna, edificó un quarto de casa, las paredes de cal y canto, y guarnecido de coloridos de yeso, ques la mejor casa morada que ay en esta Villa .


¿Sería ésta la casa cuyos arrumbados muros son, como diga después, lo más importante que queda en las ruinas de Valdeloso?

Que el modo de vivir de la gente de este pueblo es labrar por pan e vino, y de criar algunos ganados, y que la mejor grangeria de este pueblo es el pan y el vino.

Que en este pueblo no hay otra justicia sino es un Alcalde ordinario, que oye, y juzga de todos los pleitos civiles e criminales que suceden y acaecen en el término de esta Villa en poca y en mucha cantidad, que el tal Alcalde se nombra en esta manera que se nombran dos personas cada un año en el Ayuntamiento de esta Villa, y se embian al Señor de esta Villa, y el dicho Sr. elige uno, y nombra el que á él le parece, y este es Alcalde ordinario, y ansimismo hay otro Alcalde de la hermandad que en nombralle se sigue la misma orden.

Que es muy estrecho de términos, y que son muí pocos los términos que tiene. 

Que en esta Villa hay sola una Iglesia perroquial, la qual tiene por vocación Santiago, y que en ella ay un beneficio curado que de presente le posee Garcia de Villa Real, Cura, y que el dicho beneficio tiene por anejos á Casasana y Tabladillo, que son dos lugares pequeños -que confinan con el término deste pueblo, y ansimismo tiene por anexos á la Iglesia y hermita de N. Señora de la Fuensanta, ques una casa y hermita de mucha devoción, y en donde se han hecho muchos milagros por intercesión de la Virgen, y adonde acude infinita gente -en todo tiempo. 

Que en este pueblo se tiene de costumbre de guardar el dia de Señor San Atanasio, e que ellos oyeron decir á sus Padres, que habia sucedido en esta Villa, sus términos en tiempo antiguo que habia apedreado muy reciamente cinco años á reo, tal dia como el dicho dia de San Atanasio, y por esta causa hablan jurado y prometido de guardarlo, y ansimismo tienen prometido hacer una procesión el dia de la Vigilia del Corpus, y que esta promesa se habia hecho por la peste que habia habido en esta Villa.

Que ellos han visto en el término de este pueblo y que de presente ay cimientos de edificios que parecen haber sido poblaciones en dos partes del dicho término,, la una en donde dicen buena fuente, en un cerrillo que está junto á la Vega de buena fuente, y la otra es donde dicen la Granja, en un cerrillo, y entre unas peñas en donde dicen el Olmedilla, y en las dichas dos partes se han hallado piedras labradas, y tejas enteras, y quebradas, y en las señales de cimientos y edificios que ay parece haber habido en cada una de las dos partes cantidad de población; pero que no saben ni nunca vieron, ni oyeron decir la causa porque se obiese despoblado, mas de haber oido decir que eran granjas de los Frayles de Monsalud, cuia fué esta dicha Villa. 

Que no saben ni han oido decir que haya habido otras cosas notables ni memorables que poderse poner en esta. relación, y que todo lo declarado es la verdad sO cargo del juramento que tienen hecho. 

No se sabe cuándo se apartó totalmente Vaidelloso de la jurisdicción del monasterio para ser villa por sí. Pero de este apartamiento en época algo remota no cabe duda, pues la memoria de los que redactaron la relación no alcanzaba á tiem- pos en que Vaidelloso dependiera de potestad extraña; antes por el contrario, muestran empeño en consignar que su jurisdicción independiente es muy antigua. Pero la posesión de Buenafuente, no muy lejos del lugar, permaneció en poder de los monjep, puesto que no sólo está mencionada entre las perte- nencias del monasterio en la bula de Inocencio IV, sino que todavía en 1518, cuando la Orden del Cister le dio licencia para dar á censo enfitéutico las posesiones que los monjes tenían en Alocén, Alcocer, Corcóles y otros lugares, cita expresamente la finca de Buenafuente eu Vaidelloso. La relación dice de un modo explícito que el rey quitó al monasterio la villa en que me ocupo, y que la vendió á un vecino de Cuenca. Ocurrió esto sin duda cuando la corona de Castilla fué autorizada por la Santa Sede para enajenar machos bienes eclesiásticos. El cambio de dominio no mejoró
la condición del pueblo, y al contrario, es de creer que ocasionó su total abandono. 


La familia de Luna, á cuyas manos fué después de la venta hecha por el rey, pudo añadir á sus títulos el señorío de Vaidelloso, pero no se cuidó mucho, según las señales, de favorecerla.


Salazar y Castro, en sus Advertencias históricas, menciona á los señores de Vaidelloso en Cuenca, que procedían de la casa de Luna.

En el expediente de entrega á censo por el monasterio de Monsalud de varias de sus pertenencias, e aparece entre las propiedades de tal manera enajenadas, la finca de Buenafuente en Valdelloso, donde pudo haber alguna granja ó alquería, de que eran señales los vestigios á que la relación se refiere 


No se sabe cuándo acabó la exigua vida del lugar, que ya en 1580, cuando la relación se escribía, andaba á punto de extinguirse. Entre las enajenaciones hechas unos diez años después del dicho, aparece la venta de las alcabalas y tercias de Valdelloso á Diego Gutiérrez. Parece, pues, que aún existía la villa, si no es que los derechos enajenados se referían á su término, por no estar embebido aún en los comarcanos. 

Pero me hace sospechar que no finó el siglo XVI sin que hubiese dejado de existir la villa la circunstancia de que cuando el arcipreste de Pareja invitó á los pueblos de su jurisdicción para que asistiesen á la solemne entrega de varias reliquias por el P. Juan Bautista Pacheco, mencionaba, acaso por fórmula, á Valdelloso; pero no consta que asistiese su clero, como consta que asistió el de las demás villas y aldeas invitadas. Cuestión es ésta, en fin, que no es posible resolver de golpe y que el hallazgo de nuevos documentos consentirá algún día fijar con exactitud. 

Alguna noticia se halla en cierto pleito á que dio lugar en los fines del siglo XVI  la tenuta de Valdelloso, y en ese pleito se encuentran los siguientes datos. 

Cuando el pleito comenzó había sido el último poseedor D, Juan de Luna y Zúñiga, á cuya viuda, Doña Beatriz Jiménez, disputaba la tenula D. José Garrillo de Toledo. 

José Carrillo de Toledo, santiaguista, vecino y regidor de Cuenca, contra Doña Beatriz Jimenez, Doña María Zapata y otros. 




Capitulaciones matrimoniales entre Juan Alvarez do Toledo, hijo de Francisco Alvarez de Luna, con Doña Ana de Zúñiga, se dice, entre otras cosas, que se estaba tratando la compra á los monjes de Mousalud de la villa de Alocén en 4.000 ducados, para fundar con ella y otros bienes el mayorazgo del novio, y en el testamento del susodicho Juan Alvarez de Toledo se reconoce el vínculo de Valdelloso. Este, más tarde, y con motivo de una partición de bienes, se adjudicó con su jurisdicción civil y criminal en 627.537 maravedís, importe de lo que había costado su
compra. Las capitulaciones matrimoniales á que se refiere el texto se firmaron en 4 de Septiembre de 1552.



No eran muy íntimas las relaciones éntre la villa y sus señores, pues en el mismo pleito consta que aquélla oponía á éstos muchas contrariedades, como si quisiese vengarse de un yugo que siempre tuvo, pero que entonces debía parecería más penado que cuando lo ejercieron los monjes, sus dueños primitivos.



Fecha de 8 de Abril de 1574. Estos Lunas eran de la familia del famoso condestable D. Alvaro, en su rama de los señores de Escamilla


 D. Juan de Luna, que murió sin sucesión, fue hermano D. Alvaro, cura de Tragacete, de quien procedían los señores de Valdelloso. (Salazar, Advertencias históricas.)


 en 17 de Febrero de 1497,  la Chancilleria de Valladolid declaro, que Alvaro de Luna,como Clérigo de orden sacro, era incapaz de poseer el mayorazgo de Escamilla  y que  había  pasado, por muerte de Juan su hermano, a Doña Cornelina- Contesina-  de Luna, su hermana.



Íñigo López de Orozco, Primer señor de Escamilla y Cogolludo, era una personalidad importante reinando Alfonso XI y Pedro I que participó en la batalla del río Salado en 1340. Fue padre de Juana y de su homónimo Íñigo López de Orozco, segundo señor de Escamilla y poderoso señor en la Alcarria, que sería asesinado  por Pedro I tras la batalla de Nájera (1367).