martes, 3 de septiembre de 2013

Lille. Francia









Lille, antiguamente también llamada Lila en español (en flamenco, Ryssel, en neerlandés, Rijsel), es una ciudad del norte de Francia, a orillas del río Deûle, capital de la región de Norte-Paso de Calais.



Se encuentra cerca de la frontera con Bélgica.

Lille tiene una población de 225.789 habitantes.

La ciudad incluye en su área metropolitana a ciudades como Roubaix, Tourcoing y Villeneuve d'Ascq, estimándose con ellas que el Área Metropolitana de Lille tiene una población de 1.164.716 habitantes, siendo la cuarta mayor de Francia.

La actual ciudad de Lille se desarrolló a partir de la aglutinación de diversos núcleos de población ubicados al final de la parte navegable de la ribera del Deûle. El nombre de la ciudad proviene de la denominación L'Isle (en español, La Isla), que hace referencia a la situación de la ciudad en una superficie de tierra firme alrededor de antiguas zonas pantanosas fluviales, que daban la apariencia de estar ubicada la ciudad en una isla entre marismas. De la importante industria textil de la ciudad surgió el nombre lisle (lila en español), denominación de un tejido de lana de colores de origen escocés, típico de la producción industrial local.
A principios de la segunda mitad del siglo XVII, el rey francés Luis XIV inició una política expansionista hacia el norte y el este de Francia. Luis XIV reclamó el territorio de Flandes, en manos españolas, haciendo valer los derechos sucesorios de su esposa María Teresa de Austria, hija de Felipe IV de España. Con dichas reclamaciones comenzaría la Guerra de Devolución en 1667, que finalizaría con la ocupación francesa del Condado de Flandes. El rey francés empezó el asedio a la ciudad de Lille en 1668, que fue ocupada al cabo de nueve días de resistencia. Aglutinada ahora en el reino francés, Lille pasaría a ser la capital de la Francia septentrional.

A causa de su ubicación estratégica, muy cerca de la frontera con los Países Bajos Españoles, de su importancia económica, Luis XIV ordenó fortificarla, cuatro meses después de haberla conquistado. La tarea fue encargada a Sébastien Le Prestre, marqués de Vauban, ingeniero y arquitecto militar. Vauban reforzó las murallas de la ciudad y dirigió la construcción de la ciudadela de Lille, en el extremo noroccidental de la urbe.

Bajo dominio francés, la ciudad experimentó un siglo de estabilidad económica, si bien fue ocupada por el ejército neerlandés entre 1708 y 1713, dentro del contexto de la Guerra de Sucesión.

A finales del siglo XVIII, la industria local, básicamente basada en la producción de tejidos, empezó a diversificarse, introduciéndose manufacturas de encaje, cerámica y alimentación, ya que la industria textil de Lille, que no podía competir con la pujante y mecanizada manufactura inglesa, vivió un periodo de crisis económica. Tras la Revolución francesa, en 1789, los burgueses locales dominarían la ciudad, sin que en Lille se produjeran tumultos de consideración. Ante la amenaza extranjera de derrocar la revolución, la Asamblea Nacional francesa declaró en 1792 la guerra a Austria, potencia absolutista. Al estar durante aquel período los Países Bajos en manos austríacas, Lille se encontró en la primera línea del frente entre Francia y Austria, siendo constantemente bombardeada. De su resistencia frente a los austríacos surgió la expresión de que "Lille mereció bien la patria".

Durante la primera mitad del siglo XIX, la industria textil de Lille volvió a despegar, tras sufrir el paréntesis revolucionario. La ciudad se especializaría principalmente en la producción de tejidos de algodón y lino. Lille se convirtió en el mayor centro industrial de Francia, y su manufactura de confección logró ser una de las más importantes del mundo. También se desarrollaron la industria metalúrgica, gracias al descubrimiento de grandes yacimientos de carbón cercanos a la zona; y la industria ferroviaria. En 1846 llegó el ferrocarril a la ciudad, con el enlace París-Lille, y poco después se convirtió en un nudo ferroviario de notable importancia. La revolución industrial disparó la población de Lille, pasando de tener 75.000 habitantes en 1850, a tener 220.000 en 1901. Este hecho conllevó el incremento de la polución y la insalubridad de la ciudad, de modo que se llevaron a cabo proyectos decimonónicos de saneamiento y urbanización. En 1896 se crearía la Universidad de Lille, y en este periodo la ciudad empezó a experimentar el desarrollo comercial de la ciudad.

A partir de los cincuenta, la ciudad fue expandiéndose desde los suburbios. En 1967 se finalizó la autopista París-Lille, además de constituirse, a instancias del alcalde socialista Auguste Laurent, la cámara de comercio de Lille-Roubaix-Tourcoing, con la intención de crear uno de los mayores centros comerciales e industriales de Europa. En 1977 se uniría a dicha conurbación la cercana villa de Hellemmes. Es en este periodo en que el sector industrial local entrará en una crisis definitiva, que derivará en la terciarización de la ciudad. Este fenómeno supondrá un cambio profundo del pulso económico de Lille. En 1983 Lille, Hellemmes y Villeneuve d'Ascq se conectaron con la línea de metro VAL (la primera línea de metro automático del mundo). Hoy los cuatro núcleos de la comunidad urbana (Lille, Roubaix, Tourcoing y Villeneuve d'Ascq) se conectan con el VAL, la red automática más grande del mundo que llega hasta la frontera belga.

Durante la década de los noventa, Lille asumirá un papel económico vital en la nueva Europa comunitaria, con la conexión ferroviaria con el TGV en 1993 y con la inauguración del Eurotúnel bajo el Canal de la Mancha en 1994. El alcalde Pierre Mauroy proyecta y construye un nuevo distrito financiero y comercial en la ciudad, llamado Euralille, que marca la reestructuración de la ciudad de finales del siglo XX. A partir de 2001 y hasta la actualidad gobierna en la ciudad la socialista Martine Aubry. En 2004, la ciudad fue nombrada capital cultural de Europa. Cabe decir también que la ciudad fue candidata para celebrar los [[Juegos Olímpicos] de 2004, sin llegar a conseguirlo.


Actualmente, Lille forma una de las mayores conurbaciones de Francia y sigue manteniendo su peso económico en la Unión Europea. Su comunidad urbana es la más poblada de la Eurometrópolis Lille-Kortrijk-Tournai, de la que forma parte desde su formación, el 28 de enero de 2008.