martes, 22 de diciembre de 2015

La Judería de Toledo


La Judería de Toledo, su muralla y sus barrios.

Los judíos toledanos vivían en las calles que rodeaban la catedral de Toledo. Era la judería menor.

Desde el siglo VIII, con la invasión musulmana los judíos se instalan  en el noroeste de la ciudad y dentro del recinto amurallado sobre la ribera del río Tajo, en el oeste de la ciudad.

La madinat al-Yahud, o ciudad de los judíos, ocupaba un diez por ciento de la Toledo amurallada.

En el año 1350 la judería toledana alcanza su  máxima extensión y cuenta con su propia muralla. Las casas que habitan los judíos van extendiéndose de norte a sur, desde el enclave inicial en el norte  de la ciudad junto a la puerta del Cambrón llegando hasta la iglesia de Santo Tomé.

En el actual barrio de Santo Tomé había dos portillos. Uno de ellos se abría en la actual calle del Ángel y llevaba hasta la Puerta del Cambrón límite norte de la judería.

La Judería estaba rodeada de una muralla con postigos que comunicaban con el resto de la ciudad. 

En la judería se distinguen básicamente dos partes.

Al norte, estaba el llamado Degolladero o Matadero de los Judíos, cercado parcialmente, había un molino harinero, un matadero, tiendas y un hospital, en las proximidades del puente de San Martín. Fue la primitiva Madinat al-yahud, Ciudad de los Judíos, asignada a ellos por los árabes, entre la puerta de los judíos, Puerta del Cambrón, y el puente de San Martín. Cercano al actual monasterio de San Juan de los Reyes y al Cerro de la Virgen de Gracia, con su  mirador a los cigarrales y el Tajo. Tuvo una sinagoga y una escuela. Muy habitado y popular, fue despoblado a consecuencia de los sucesos anti judíos de 1391. Es el Toledo que podemos recorrer en los alrededores del Monasterio de San Juan de los Reyes.

La judería se queda pequeña y empieza a extenderse hacia el sur.

Al sur, junto a la Roca Tarpeya, estaba la llamada Judería Mayor, barrio de la Alacava o Al-Aqaba, situada en los aledaños de la plaza de Barrio Nuevo, cercana a la iglesia de Santo Tomé y al palacio de Fuensalida. Estaba en este barrio la sinagoga de Santa Maria la Blanca y la sinagoga del Tránsito, junto a la Roca Tarpeya. En este barrio podemos visitar en el número 4 de la Travesía de la Judería una auténtica casa judía, conocida hoy como “Casa del Judío”, con yeserías mudéjares del siglo XV. Aquí está también la plaza de San Antonio, que fue  mercado. De esta plaza en dirección noroeste hacia la puerta del Cambrón nace la calle Hospedería de San Bernardo, que la calle principal la judería toledana. Cercano a la Roca Tarpeya estaba el Castillo Nuevo de los Judíos que era una defensa del puente de San Martín, situado al sur de este puente. Completa la defensa del Castillo Viejo en la muralla sobre el río Tajo que desaparece en el siglo XV. 

El castillo, adarve de la muralla, tenía como misión proteger los barrios vecinos y cobijar a los habitantes de la judería en caso de ataque,