sábado, 26 de mayo de 2018

Jaén tierra de OLIVOS. Begíjar


Monocultivo de la aceituna Picual


Picual es una variedad cultivada de olivo que también se conoce con otras denominaciones, como marteño, nevadillo y lopereño. Debe su nombre a que el fruto o aceituna que produce termina en una pequeña punta o pico (ápice apuntado).

Se trata de una variedad muy apreciada por la precocidad de su producción, facilidad de cultivo y calidad del aceite de oliva que se obtiene, destacando en este la alta proporción de ácido oleico. Es un árbol de gran vigor, con ramas cortas, muy resistente a las heladas, aunque se adapta mal a las sequías prolongadas y los terrenos excesivamente calcáreos. El fruto es de tamaño medio o grande, tiene un peso medio de 3,2 gramos y proporciona un alto rendimiento en la producción de aceite, que alcanza el 27% de su peso.

Da un aceite de oliva virgen de gran estabilidad que presenta un frutado característico, aromáticos, con un ligero amargor y sabor un poco picante.

El aceite de oliva lampante ha sido tradicionalmente el aceite de oliva de peor calidad. Los aceites lampantes tienen mucha acidez, y un sabor y un olor muy desagradable que impide su consumo. De hecho el nombre tradicional de lampante viene de su uso como combustible en las lámparas de aceite. Sacidez es mayor que Suelen proceder de aceitunas en mal estado debido a plagas importantes, heladas, y que llevan mucho tiempo caídas en el suelo sin recoger. El nivel de acidez del virgen extra es inferior a 0’4 grados.



Aceite de oliva virgen extra
Este tipo de aceite es de máxima calidad, se obtiene directamente de aceitunas en buen estado únicamente por procedimientos mecánicos, con un sabor y olor intachables y libre de defectos, no pudiendo sobrepasar su grado de acidez los 0,8°, expresado en porcentaje de ácido oleico libre.

Aceite de oliva virgen
Este aceite sigue los mismos parámetros de calidad que el aceite de oliva extra, en cuanto a los métodos de obtención. La diferencia es que no puede superar los 2° de acidez. La mediana de defectos tiene que ser inferior a 3,5 y la mediana de frutado mayor de 0. En otras palabras, los defectos deben ser prácticamente imperceptibles para el consumidor.

Aceite de oliva - contiene exclusivamente aceites de oliva refinados y aceites de oliva vírgenes
Es una mezcla de aceite de oliva refinado, que es el obtenido a partir del refinado de los aceites defectuosos, que no han alcanzado los parámetros de calidad anteriormente citados y de aceite de oliva virgen o virgen extra. Como observaremos, ha perdido la palabra "virgen". Ello es debido a que en el proceso de elaboración del aceite refinado se utilizan otros procesos químicos o térmicos de limpieza de aromas, sabores y colores. El grado de acidez de este aceite de oliva no puede ser superior al 1°.

Aceite de orujo de oliva
Este tipo de aceite es el resultado de la mezcla de aceite de orujo de oliva refinado, procedente del refinado de aceite de orujo de oliva crudo que es el que se obtiene, por medios físicos o químicos, de los orujos resultantes de la molturación de la aceituna, y de aceite de oliva virgen o virgen extra. La graduación final obtenida, en ácido oleico, no será superior a 1°.

Otro tipo de aceite, no comercial, es el aceite de oliva virgen lampante. Es aceite virgen muy defectuoso y que por tanto no se puede consumir directamente como los otros vírgenes. Su nombre le viene de la utilidad que se le dio en tiempos pasados como combustible para las lámparas o candiles. Hoy es el que se utiliza para ser refinado, proceso del que se obtiene el aceite de oliva refinado, no comercializable tal cual por su ausencia de sabor y color, pero que, mezclado con virgen o virgen extra (10 % - 20 %), pasa a ser comercializable, denominándose en genérico "aceite de oliva". Proceden ambos al igual que el virgen y el extra, únicamente de aceitunas, pero de baja calidad, debido en su mayor parte a las aceitunas del suelo, las heladas, picadas, etc. Pero tras unos procesos térmicos, físicos y químicos en refinería y un posterior mezclado con vírgenes se puede comercializar, por lo que este tipo de aceite resultante (el aceite de oliva a secas) no es considerado por muchos un auténtico zumo de aceituna ya que se ha sometido a varios procesos distintos a los propios de la almazara. Por eso solo se puede considerar zumo de aceituna a los aceites vírgenes.

Begijar en la comarca de La Loma.


La Loma está formada por los siguientes municipios:
  • Baeza
  • Begíjar
  • Ibros
  • Lupión
  • Torreblascopedro
   
  • Úbeda
  • Rus
  • Canena
  • Sabiote
  • Torreperogil


De acuerdo con el catálogo elaborado por la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía (27 de marzo de 2003), en la provincia de Jaén existen 10 comarcas.

  • Sierra Sur

  • Comarca Metropolitana de Jaén

  • Campiña de Jaén

  • El Condado

  • La Loma

  • Las Villas

  • Sierra de Cazorla

  • Sierra de Segura

  • Sierra Mágina

  • Sierra Morena

La palabra almazara proviene del árabe y significa "lugar donde se exprime".



En la provincia de Jaén el 88.26%  de todas las tierras labradas están plantadas de olivos, con el agravante que la mayor parte de estos árboles corresponde a una única variedad (“Picual”) cuyo destino únicamente es la producción de aceite.

Interesante la información que se puede encontrar en Internet sobre esta situación del campo en Jaén.


La provincia de Jaén, con 66 millones de olivos, premia un monocultivo muy reciente que está dando al traste con todo cultivo que de esta leñosa no se trate. 
Zonas de vega con tierras fértiles para sembrar ajo, cebolla u hortalizas; zonas históricas dedicadas a cereal de secano; estepas de leñosas ricas en esparto; dehesas cerealistas dedicadas a la ganadería; zonas de bosque en pendiente, etcétera.
Todo vale para sembrar olivar, sobreexplotando acuíferos y contaminando el suelo, aparte de la altísima tasa de erosión, que están reduciendo a su mínima expresión la capacidad de almacenaje en los embalses por la colmatación a causa de la tierra fértil que se pierde en suelos descubiertos. Esta fiebre del olivo, está empobreciendo día a día nuestro campo de manera irreversible y afecta tanto a nuestra fauna, como a los colectivos ciudadanos más necesitados, tanto del mundo agrícola, como la ganadería extensiva.


Jaén sigue haciendo depender del monocultivo del olivar una economía que sufre las malas cosechas y no encuentra elementos dinamizadores en la industria.



En la comarca de la Campiña de Jaén, a una veintena de kilómetros de la capital, está situada Martos, centro de la mayor superficie olivarera de España, que se extiende por el suroeste hasta el territorio de Alcalá la Real y por el este hasta las lomas de Ubeda y Villacarrillo.



La Provincia de Jaén limita por el oeste con Córdoba, por el norte, con Ciudad Real, por el este, con Albacete, y por el sur, con Granada. 
Quedó constituida como provincia en la división administrativa de 1833, conformándose con las villas y ciudades del Reino de Jaén más algunos municipios hasta entonces pertenecientes al Campo de Montiel, como Beas, Chiclana y Montizón, y del Reino de Murcia, el resto de la comarca de Sierra de Segura. 
Su superficie es de 13 489 km², ocupando el 2,67 % del territorio nacional.

El pueblo jienense de Martos fue el primero que producía aceite en todo el mundo y el pueblo de Villacarrillo (Jaén) es indiscutiblemente el principal productor de aceite de oliva del mundo, poseyendo la cooperativa agraria de mayores dimensiones destinada a este producto y sector, siendo ésta la que más toneladas de aceituna moltura de todas. Conocida como Cooperativa Nuestra Señora del Pilar de Villacarrillo, la que es la mayor almazara del mundo, fue inaugurada el 12 de octubre de 2011. Cuenta con más de 1.600 socios, y en ella se invirtieron 22 millones de euros (6 millones de ayudas públicas). Es capaz de molturar 2´5 millones de kilo de masa de aceituna al día, empleando tecnología puntera capaz de extraer hasta el 99% de aceite del fruto. Sus bodegas pueden almacenar hasta 17 millones de kilos de aceite. Dispone de 16 líneas de limpieza y lavado y dos puntos de descarga, permitiéndole recibir aceituna totalmente limpia.
En la provincia existen tres Denominaciones de Origen para el aceite de oliva: DO Sierra de Segura, DO Sierra de Cazorla, y DO Sierra Mágina.​ Esta denominación es un sello cualitativo que relaciona el producto y su lugar de origen.

El vino tiene mucha menor importancia con respecto al aceite de oliva en la provincia. Aun así, existen localidades con mucha solera en su elaboración. Destacan como municipios productores: Torreperogil, Bailén, Lopera, la Sierra Sur de Jaén (Alcalá la Real y Frailes). En total son más de 440 ha de superficie de vid cultivada en la provincia, que han producido unos 854.000 kilos de uva de diversas variedades, obteniéndose de ellas 670.000 litros de vino en el año 2015.​
Existen tres Indicaciones Geográficas para el Vino de la Tierra: IGP Vino de la Tierra de Bailén, IGP Vino de la Tierra Sierra Sur e IGP Vino de la Tierra de Torreperogil.