jueves, 17 de enero de 2019

Burbanos de Torrejoncillo, casa y heredad, en el Alfoz de la ciudad de Huete


Burbanos de Torrejoncillo, casa y heredad, en el Alfoz de la ciudad de Huete

            Antes de ocuparnos de Burbanos, ahora Urbanos donde se encuentra la ermita de Nuestra Señora de la Piedad de Urbanos que es la patrona de Torrejoncillo del Rey, vamos a situar este enclave como parte de un territorio fuertemente romanizado en el entorno de las ciudades romanas de Segóbriga y Villa Viejas. Para ello recojo el trabajo de José Manuel Garcia cuya familia materna es de Torrejoncillo.

            La distancia entre Villas Viejas y la Ermita de Urbanos es de unos 13 a 15 km. La distancia entre Segóbriga y la Ermita es de unos 20-25 km. Por ello podemos aventurar que el paraje de Urbanos donde se encuentra a ermita y algunas otras ruinas en el paraje vecino de Santa Brígida podía ser un ager sub-urbanus de Segóbriga. Podría corresponder a una mansión rústica o villa construida en la época del esplendor de Segóbriga.

            En el siglo XIV, el infante don Juan en el Libro de la Caza describe el paraje de Burbanos y otros parajes de los pueblos vecinos a Torrejoncillo y Palomares que en la actualidad forman parte del Municipio de Campos del Paraíso.

            El arroyo de víllalva nace sobre loranca e cae en la grant laguna de fuente el pez cabo el castiello en este arroyo ay muchas añades e do se pueden caualgar es buen lugar para las cazar con falcones e al paso a muchas garbas en muchos lugares lo mas ay muy malos pasos e por todo ese canpo de amasa trigo ha muchas grullas e buen lugar para las cazar con falcones. El arroyo de villar parid nasce sobre valde parayso e entra en el de víllalva de Yuso de villar pardo en este arroyo las añades que ya son en buen lugar para las cazar con falcones, xuela nasce en la sierra sobre villar del forno y entra en gadiana cerca de arenas en este Rio ha muchas añades e garzas e grullas de todas cazas. Mas de fuente el pez Ayuso lo de mas todo es agora carrizales e almarjales e muy malos pasos, xuheron nasce sobre villar del puerto e entra en xuela de Yuso de burbanos…………… Et la primera grúa que mataron…….desta guisa fue entre palomares e burvanos cabo un arroyo que dizen xuheron. Es el arroyo ahora llamado Jualón que va al Cigüela más abajo de Urbanos y nace en Villar del Águila, el Villar del Puerto que se cita. El concejo gastaba periódicamente fondos de propios para la limpieza del cauce del Jualón ya que en la margen derecha del Jualón estaba ubicado el molino del concejo. Prácticamente todo lo años era necesario la limpieza del caz para que el agua corriese con suficiente fuerza para moler.

            Tambien es interesante la información que nos da don Juan Manuel que nos dice que en fuente el pez, paraje y aldea, había un castiello. Cien metros más allá del Kilómetro 14 de la carretera de Carrascosa a Palomares sale el camino que nos lleva hasta las ruinas de la ermita de San Miguel y a tierras donde estuvo la aldea de Fuente el Pez. A unos 3 kilómetros de los parajes de San Miguel y Fuente el Pez si vamos campo a través localizamos la ermita de Urbanos.

            En la obra titulada Organización y explotación de la tierra de Huete de José Maria Sánchez Benito, publicada en 1999, podemos leer que las aldeas de Amasatrigo y Fuente el Pez se despueblan en el siglo XIV. En el siglo XV corren la misma suerte Burbanos, Juarros y Valdejudíos.

            Tambien sabemos de la venta de la mitad del molino de Burbanos al Concejo de Huete.

            Los molinos hidráulicos que había en 1395 en el área de Juarros-Xuarros-despoblado de Torrejoncillo del Rey eran Molino Tejado, Molino de la Moraleja, Molino de la Callejuela, Molino de la Fuente, Molino del Prado, Molino de la Calleja y Molino del Sas según podemos leer en la obra Las tierras de Cuenca y Huete en el siglo XIV de José María Sánchez Benito, publicada en 1994. En esta obra tambien podemos leer que en Juarros la dedicación económica de sus habitantes era la explotación de los cereales. Las monjas del convento de San Benito de Huete[1] tenían heredades en Juarros.

            En los mapas antiguos la zona aparece como casa, casa de labor, y corrales. Y así la recuerdan los vecinos más ancianos de Torrejoncillo.

            Burbanos de Torrejoncillo, casa y heredad, en el Alfoz de la ciudad de Huete fue propiedad de los Albornoz. Lo mismo que Juarros, heredad situada en las inmediaciones de Juarros.

            Tenemos noticias de Burbanos y Juarros por el testamento del cardenal Gil de Albornoz de 1364.
           
            El Cardenal Gil de Albornoz y Luna parece nacer en la ciudad de Cuenca[2] y podemos encontrar que en Carrascosa del Campo como su hermano el quinto señor de Albornoz. El Cardenal deja Burbanos en herencia en su testamento de 1364[3] a su sobrino Alvaro Garcia de Albornoz el Mozo, Copero Mayor[4], muerto en la batalla de Trancoso, Portugal, en 1385[5]. (42) Ítem, lego a mi sobrino Álvaro García, hijo del sobredicho don Álvaro García, todas aquellas cosas que tuve y tengo en Naharros, Xuartos, Burvanos, en el Valle de los Judíos- este en tierra de Carrascosa del Campo donde se die que nace el quinto señor de Albornoz- y aldeas de Huete, con todas sus pertenencias. El patrimonio cultural como factor de desarrollo: estudios multidisciplinares de Luisa Abad González. El cardenal Gil de Albornoz muere en 1367. Don Gil falleció en Viterbo, Italia, el 24 de agosto de 1367 y legó en herencia todo su patrimonio para la construcción de un Collegium Hispanicum en Bolonia, sede de la más antigua universidad europea, en donde estudiantes españoles se formarían para ejercer cargos de responsabilidad en España. Inicialmente fue enterrado en la basílica de S. Francisco, en Asís. En 1371 se decide el traslado de sus restos a Castilla. Su cadáver fue finalmente trasladado a Toledo, donde está enterrado en la capilla de San Ildefonso de la catedral de Toledo, cuya construcción fue ordenada por el propio cardenal Albornoz para capilla funeraria suya y de su familia[6].
            Urraca de Albornoz, hija del quinto señor de Albornoz y sobrina del Cardenal Gil de Albornoz, fue señora de Navahermosa y Valdejudíos en las tierras del alfoz de la ciudad de Huete, y de Portilla en la Serranía de Cuenca, Casa con Gómez Carrillo, señor de Paredes aldea de la ciudad de Huete, y de Ocentejo en Guadalajara. Este matrimonio es el origen del linaje Carrillo de Albornoz.

            Alvaro Garcia de Albornoz el Mozo en su testamento de 1382 deja Burbanos con la casa de Juarros a su sobrino segundo García Álvarez de Albornoz, hijo de Garcia Álvarez de Albornoz y nieto de Fernán Gómez de Albornoz, hermano del cardenal Gil de Albornoz y del quinto señor de Albornoz, Álvaro Garcia de Albornoz el Viejo.

            Garcia Álvarez de Albornoz parece que murió sin sucesión porque aquellos heredamientos volvieron como él había dispuesto a su heredero universal. Garcia Álvarez de Albornoz es el primogénito de Fernán Gomez de Albornoz. Vivía en el año 1382 cuando su primo hermano Alvar García de Albornoz el Mozo, señor de Utiel, Beteta y Tragacete, copero Mayor del Rey; fallecido en 1385 en la batalla del Troncoso contra los portugueses, le nombra en su testamento diciendo: "Mando a Garci Álvarez de Albornoz, fijo de D. Fernando Gomez de Albornoz mi tío 3000 mrs. Ítem mando a Garcia Álvarez mi sobrino, fijo de Garcia Álvarez mi primo la casa, y heredat de Burbanos y la casa de Xuarros: pero si el dicho Garcia Álvarez muriese sin fijo, o fija legítimos, tornen las dichas casas al mío heredero que yo fago en este testamento. Historia Genealógica de la Casa de Lara. Volumen 3. Luis de Salazar y Castro

            El heredero universal de Garcia Álvarez de Albornoz el Mozo es su sobrino paterno Juan de Albornoz, séptimo señor de Albornoz, hijo de los  sextos señores de Albornoz, Micer Gomez de Albornoz y Constanza Manuel, nieta paterna del infante don Juan Manuel. Micer Gómez García de Albornoz, falleció en 1380 en Italia y se hizo enterrar en la iglesia conventual de las clarisas de Alcocer. Su hijo y heredero Juan de Albornoz, que alcanzó la dignidad de copero mayor de Juan I en sucesión de su tío paterno Alvaro Garcia de Albornoz el Mozo, heredó en 1380 el mayorazgo paterno, y en 1385, por extinción de su línea, el de su tío, el hermano menor de micer Gómez, Álvaro García llamado el Mozo, llegando así a reunir en su persona el patrimonio todo de la familia, incluyendo cuanto fue de su abuelo Álvaro García llamado el Viejo, quinto señor de Albornoz.

            Fernando Gomez de Albornoz, señor de Campo-Robles, Valencia-antes Cuenca., y de Pedraza, Segovia; de Villora, Cuenca, y de Merinos y Arcos-Arcos de Jalón en Soria[7]-; General de la frontera de Requena en 1337; Comendador mayor de Montalván, que es la mayor de Aragón en la Orden de Santiago, y Trece de aquella Orden; hijo segundo de Garcia Álvarez de y Doña Terea de Luna, cuartos señores de Albornoz. Fue un excelente caballero en tiempos e los reyes Alfonso XI y Pedro I. Aunque le sabemos partidario de Enrique II, medio hermano de padre de Pedro I.
           
            Sobre la Guerra entre Pedro y Enrique tenemos noticas en el escrito autobiográfico de Fernando Álvarez de Albornoz, hijo natural de Fernán Gomez de Albornoz[8], sobre la guerra civil castellana (1366- 1371) que podemos consultar en Estudios de Historia de España Vol. XV, 2013, de Covadonga Valdaviso  y Rodrigo Furtado. Escrito basado en la información que le llegó a Italia a través de cartas enviadas a él o a alguno de sus familiares. Así, puede ser estudiado como fuente primaria o como escrito historiográfico. Irregularidades en la gestión del legado de don Gil al Colegio, y en la que Fernando fue acusado, entre otras cosas, de apropiarse de los libros que el Cardenal deja al Colegio al que declara su Heredero Universal en su testamento.

            Alvar García de Albornoz el Viejo, quinto señor de Albornoz fue capturado en la batalla de Nájera en la que participa en el ejército de Enrique II[9]; y el cardenal Gil dedicó sus últimos meses de vida a negociar su rescate. La batalla terminó con una contundente derrota del bando enriquista. Alvar García de Albornoz el Viejo fue enviado como embajador a Francia por Alfonso XI para casar a su hijo, el futuro Pedro I con Blanca de Borbón, acompañando a esta hasta Valladolid. Desempeñó varios cargos en la corte, entre ellos el de copero mayor de Pedro I y Blanca de Borbón así como el de mayordomo mayor del rey Enrique II. Falleció en 1374, reposando sus restos en el panteón de los Albornoz en la Catedral de Cuenca
           
            Fernán Gomez de Albornoz acompañó a su hermano Alvar García en 1329 en la oposición de don Juan Manuel; en 1331 se halló en la coronación en Burgos de Alfonso XI, y fue uno de los que al día siguiente el Monarca armó Caballeros. En 1352 estuvo en el sitio de Algeciras. Vivía aún el año 1372. En una escritura hecha ante Martin López de Lerbes Escribano publico de Cuenca, hizo donación pura, y libre a Ruy Diaz de Güérmeces, a quien nombra Mayordomo de Nuestro Señor el Rey, y Pariente nuestro, de toda la heredad que le pertenecía en Güérmeces, casas, y solares, labrado, y por labrar, en atención de los muchos, y agradables placeres y honrosos que hasta allí le había hecho[10]. Su casamiento no está escrito en los Nobiliarios; pero creemos que fue casado, porque lo indica la estimación con que estan tratados sus hijos en los instrumentos de su misma familia.

        Padre de,
        Gonzalo Fernandez de Albornoz, Señor de Fresneda, y Arcos por herencia de su primo Alvar Garcia de Albornoz  el Mozo. Vivía en 1389. En este año Juan de Albornoz su sobrino segundo, séptimo señor de Albornoz, le nombró por su testamentario. Recibe además del séptimo señor de Albornoz por su testamento el señorío de Beamud. No sabemos el estado que tuvo.

        Garcia Álvarez de Albornoz  que muere sin hijos o hijas legítimos.

        Blasco Fernandez de Albornoz a quien llevó a Italia el Cardenal don Gil su tío.

        Fernando Álvarez de Albornoz, Abad de Valladolid, que tambien siguió al Cardenal su tío en Italia, fue elegido para su testamentario el año 1364 llamándole su sobrino.  Hijo natural de Fernán Gomez de Albornoz

        Catalina Fernandez de Albornoz

        Teresa Gómez de Albornoz

        Urraca Fernandez de Albornoz que casó con Sancho Garcia de Xarava, Señor de Fuentesbuenas, el Campillo y fortaleza de Enguídanos. En el testamento de Alvaro Garcia de Albornoz el Mozo esta manda a su sobrino Diego de Xarava la casa y heredad que tenía en La Parrilla, pero el dicho Diego muere sin tener hijo o hija legítima. Fueron hijos de Urraca y de su marido además de Diego, Sanco de Xarava, señor de Valdecabras, las Majadas y de la fortaleza de Enguídanos, Alvaro Garcia de Xarava Maestreescuela de la Iglesia de Cuenca; Fernando de Xarava; Pedro de Xarava al que le mataron en Torija, Guadalajara.

        María Álvarez de Albornoz que fue mujer de Lope Ruiz de Antezana, y

        Elvira Garcia de Xarava que casó con Fernando de Ribera, señor del Villarejo de la Peñuela, Anguix y Cabrejas, el que el año 1431 trocó Pedro de Palmiches por las de Carcelén y Montealegre con Diego Furtado de Mendoza,  primer señor de Cañete. De este matrimonio nacieron, entre otros hijos, que no dejaron sucesión, Violante de Ribera, señora del Villarejo, Cabrejas y Valmelero, que casó con Esteban Coello, señor de Montalvo, el Hito y Villar de Cañas, y son sus descendientes los señores de Montalvo y los Condes de la Ventosa, y

        Doña María que casó con Mosén Alfonso Carrillo de Alarcón, hermano de Lope señor de Valverde. Con sucesión.

        Tambien podemos encontrar una hija llamada Constanza de Albornoz de la que encontramos que es la primera mujer de Pedro Coello. Pedro Coello sucedió a su padre en su Casa fue segundo señor de Montalvo, el Hito, y Villar de Cañas. Efectuó dos matrimonios; el primero con Doña Constanza de Alborno, hija de Don Fernán Gómez de Albornoz, hermano del Insigne Cardenal Don Gil de Albornoz. De Dona Constanza tuvo Pedro Coello dos hijos, el mayor Esteban Coello por quien se continúa la sucesión y la segunda Doña Guiomar Coello.

            Juan de Albornoz  que muere en 1389 es el séptimo señor de Albornoz. Testó en Sevilla el 26 de mayo de 1374. A su madre Constanza Manuel le entregaba de por vida las villas de Alcocer, Valdeolivas y Salmerón, y las heredades de Jabalera, Millana y Burbanos. Había contraído matrimonio con Constanza de Castilla, hija del infante Tello de Castilla-hijo de Alfonso XI y hermano de Enrique II de Castila- Ésta recibió en el testamento todos los muebles de su casa, y, para su manutención, la renta de Torralba y de los lugares de Poyatos y Tragacete, y las casas de Ribagorda y Arrancacepas, mientras no se casare. Fueron padres de María de Albornoz y de Beatriz de Albornoz, de la que estaba encinta en el momento de formalizar su testamento Juan de Albornoz. Tenemos constancia de que a la muerte de Juan de Albornoz, su mujer Constanza y sus hijas se hicieron cargo de todos sus señoríos, salvo de Beamud, que fue traspasado a Gonzalo Fernández de Albornoz, su tío segundo, hijo de Fernán Gomez de Albornoz.
           
            En una de las cláusulas del testamento de Juan de Albornoz se preveía que el mayorazgo familiar, faltando descendencia legítima de la rama principal, debería pasar a la línea de los Luna. El condestable Alvaro de Luna en razón de su parentesco con Maria y Beatriz de Albornoz es uno de los herederos de los Albornoz a la muerte de Maria y Beatriz sin dejar hijos. Juan de Camargo, apoderado de Fernando de Valladolid- camarero del Condestable- el 21 de noviembre de 1442 toma posesión de la heredad de Burbanos y Torrejoncillo en tierra de Huete. Maria de Albornoz muere en 1440 y había donado en vida su herencia al Condestable. Beatriz muere antes de 1432[11]. Alvaro de Luna es primo segundo de Maria y Beatriz de Albornoz. El padre del Condestable y el padre de las hermanas Albornoz son primos hermanos
            Como ya se ha escrito, Garcia Álvarez de Albornoz, cuarto señor de Albornoz casa con Teresa Luna. Fallecida en 1324. Hermana de Jimeno de Luna Arzobispo de Toledo, de Pedro de Luna Rico hombre de Aragón, y de Juan de Luna padre del Papa Luna. Abuelos paternos de Teresa de Albornoz[12] que casa tambien con un Luna, con un primo segundo llamado Juan Martínez de Luna, señor de las Baronías de Illueca, Gotor, La Vilueña y Valtorres en Aragón y señor de Alfaro, Maderuela, Cornago y Juvera en Castilla por merced del Rey Don Enrique II de Castilla. Ricohombre de Aragón y Castilla. Don Juan Martínez de Luna, viudo de Doña Teresa de Urrea, el año de 1355 casó de segundo matrimonio con doña Teresa de Albornoz[13]. La abuela paterna de Teresa de Albornoz y el abuelo paterno de su marido eran hermanos,
            En la capilla de los Caballeros de la catedral de Cuenca, frente al altar de la Adoración de los Reyes, bajo el pavimento y cubierto por una lápida a ras de suelo, se encuentra el sepulcro de la fundadora de la Capilla que es Teresa de Luna, esposa de Garcia Álvarez de Albornoz, cuarto señor de Albornoz, y madre del Cardenal Gil de Albornoz. La lápida que cubre el enterramiento está realizada en pizarra negra y en ella va dibujada en bajorrelieve la figura de doña Teresa, superponiéndose en altorrelieve la cabeza y las manos que están realizadas en piedra blanca, de alabastro. Este enterramiento es el más antiguo de la Capilla. Su marido muere el 18 de septiembre de 1328, cuatro años después que su mujer, y está sepultado tambien en esta Capilla junto a su hijo y heredero Alvaro García de Albornoz el Viejo, quinto señor de Albornoz, que muere el 28 de julio de 1374, y es el padre de Teresa de Albornoz[14]. Se ubica la Capilla en la zona de encuentro de la Girola y la nave del Evangelio, formando un rincón y poseyendo dos entradas a la misma.

            Juan Martínez de Luna en 1355 casa en un segundo matrimonio con Teresa de Albornoz. De este segundo matrimonio nace Alvaro de Luna que es el padre natural del condestable Alvaro de Luna, don Álvaro de Luna que con Doña Maria Fernandez de Xarava, que fue hija de Pedro Fernandez de Xarava Alcayde de Cañete, y Doña Maria de Urazandi su muger fue padre del Condestable. Don Álvaro de Luna es hijo natural de otro Álvaro, Álvaro Martínez de Luna, que es señor de Cañete y que con la hija del alcaide de la fortaleza de Cañete es madre del que será todo poderoso Condestable de Castilla don Álvaro de Luna. Los Luna venden Cañete a los Mendoza en el año 1401. Son los Mendoza señores de Cañete y desde el año 1530 marqueses de Cañete. Recordar que Beatriz de Albornoz casa con Diego Hurtado de Mendoza, primer señor de Cañete tras su compra a los Luna. Padres de Luis Hurtado de Mendoza, que falleció sin sucesión de su matrimonio con Teresa de Toledo, hija de los primeros condes de Alba.






[1] El monasterio de San Benito se situaba a las afueras de Huete; en sus orígenes fue convento de monjas y pudo llamarse también de San Julián. El primer documento conservado en que se menciona este centro con el nombre de San Benito data del año 1367 en una carta de venta de unas casas, aunque se sabe que en 1298, el Papa Bonifacio VIII lo une al abad de Silos para su gobierno y visitación aún siendo de religiosas.
En 1466 las monjas se trasladaron, parece que por falta de medios, al monasterio de San Pedro de Cuenca y un año más tarde, a instancias de Enrique IV (1425-1474), el papa Paulo II expidió una bula para que en lugar de las religiosas lo ocupasen monjes del monasterio de Santo Domingo de Silos. Aunque la fecha de abandono del monasterio por parte de las monjas es discutida por algunos investigadores, muchos documentos de época posterior sí confirman la ocupación por monjes de Santo Domingo de Silos.
Se convirtió en abadía capitular desde 1529 hasta 1556 gracias al vecino de Huete don Pedro Patiño y de su mujer doña Elvira de Ortega, que ofrecieron mil ducados de renta. A lo largo de toda su historia tuvo una fuerte vinculación con el de Santo Domingo de Silos desde donde se aprobaban las actividades relativas a la comunidad de Huete. Desapareció con el proceso de desamortización cuando ya solo contaba con cuatro religiosos. Fue desamortizado en 1835. Archivo Histórico Nacional. Tambien en Abadologio del monasterio de San Benito de Huete (1468-1835). Ernesto Zaragoza Pascual. Abadía de Santo Domingo de Silos, 2003.
[2] La Casa de la familia Albornoz y Luna en Cuenca, llamada del Curato, se encuentra en la calle del obispo Valero. Arquitectura y poder: espacios emblemáticos del linaje Albornoz en .Cuenca..Pedro Miguel Ibáñez Martínez - 2003 -
[3] (38) Ítem, al sobredicho mi hermano Álvaro García le lego seis mil florines para casar a sus hijas.
(39) Ítem, lego a mi sobrina doña Catalina, hija del sobredicho mi hermano don Fernando Gómez, comendador del Monte Albano, para casamiento de aquella, cinco mil florines. Y ruego al dicho reverendo padre don Lope, arzobispo de Zaragoza, que tome este cargo de casarla según lo que a él mejor pareciere. Y si esta doña Catalina muriese antes de casar (lo que Dios no quiera), o por otra cualquier razón no se celebrase tal casamiento, quiero que la dicha manda de los cinco mil florines vuelva a mi universal heredero, que adelante nombraré.
(40) Ítem, luego a mi sobrino Gómez García- luego sexto señor de Albornoz-, hijo del sobredicho don Álvaro García, las aldeas infrascritas; es a saber: el Hoyo de Concha, Cañizares, Uña, Aldehuela de Valdemeca con todos sus vasallos y jurisdicciones, con todos sus pastos y sus ríos, lagunas y molinos, casas y prados, viñas y huertas y demás posesiones y bienes muebles e inmuebles en que yo sucedí a mis padres y en cuanto he comprado y mejorado después en los dichos lugares y sus términos.
(41) Ítem, lego al dicho Gómez García la casa de la Dehesa y la casa de Vivera; ítem, la casa de Ballesteros; ítem, la casa de Villar de Olalla; ítem, la casa de Olmeda, cerca de Valera, con Alcolea y Villar de Tejas. Ítem, la casa de Valera de Suso con su nogareda. Ítem, la casa de Valera de Yuso. Ítem, la casa de Mezquitas. Ítem, la casa de la Parrilla, con todas las casas y heredades, viñas, molinos, huertas, prados y pastos, y todas las otras tierras cultivas y no cultivas, y las demás posesiones y bienes muebles e inmuebles que tengo y me pertenecen en los dichos lugares y en sus términos. Ítem, lego al dicho Gómez García el Valle Salobre, con sus pastos y salinas. Ítem, las lagunas de Palomera con sus pertenencias, así como yo las tenía.
(42) Ítem, lego a mi sobrino Álvaro García, hijo del sobredicho don Álvaro García, todas aquellas cosas que tuve y tengo en Naharros, Xuartos, Burvanos, en el Valle de los Judíos y aldeas de Huete, con todas sus pertenencias. Su heredero universal es la Fundación del Colegio de España en Bolonia
Ancona, 1364, 29 septiembre. Testamento de don Gil de Albornoz. Beneyto Pérez, J., El cardenal Albornoz Canciller de Castilla y Caudillo de Italia, Espasa-Calpe, Madrid, 1950.
[4] Copero era un oficial o encargado de alto rango en las cortes reales, cuya tarea era servir las bebidas en la mesa. A causa del temor constante a las conspiraciones e intrigas, esta persona debía ser considerada totalmente digna de confianza para poder mantener su posición. Debía proteger la copa del rey ante el riesgo de envenenamientos, por lo que se requería, a veces, probar un poco de vino antes de servirlo.
[5] Alvaro Garcia de Albornoz el Mozo era Copero Mayor del Rey-oficio heredado por su heredero universal y sobrino paterno el séptimo señor de Albornoz-, y de los mejores Capitanes de su tempo. Había entrado en Portugal en el año de 1385 con trescientos hombres de armas, de que eran Capitanes Juan Rodríguez de Castañeda, Pedro Suarez de Toledo, y don Alvaro. Tuvieron un encuentro en Trancoso con mayor número de gente Portuguesa, gobernada por Martin Vázquez de Acuña, Gonzalo Vázquez Coutiños y Juan Fernandez Pacheco. Los castellanos fueron derrotados y los tres capitanes muertos. Retrato del buen vasallo, copiado de la vida, y hechos de Don Andrés de Cabrera. Francisco Pinel y Monroy, 1677.
La Batalla de Aljubarrota el 14 de mayo de 1385 aseguró la independencia portuguesa frente a Castilla. Siete mil soldados lusos pudieron con los cuarenta mil de las tropas castellanas. Unos días después, el 19 de mayo, tiene lugar un nuevo enfrentamiento cuando los castellanos viniendo desde Viseu a la vuelta de la derrota de Aljubarrota  atacan tropas portugueses. Este nuevo enfrentamiento entre portugueses y castellanos es conocido como la batalla de Trancoso. Aljubarrota se sitúa junto a la costa al norte de Lisboa y Trancoso junto a la frontera con España y cerca de Viseu.
El histórico Municipio de Trancoso conmemora anualmente su festivo municipal el día 29 de mayo, recordando la Batalla de Trancoso, librada entre portugueses y castellanos en el año 1385. El 29 de Mayo se conmemora la Batalla de São Marcos (1385), precursora de la gran victoria de la Batalla de Aljubarrota contra Castilla, donde el rey D. João I defendió y consolidó la independencia portuguesa. Ese día se reparte pan y naranjas entre los niños en la meseta de São Marcos donde se trabó la batalla porque, según la tradición, los portugueses dejaron a los castellanos a “pan y naranjas”.
En un lugar situado a 2 km del centro histórico, junto a la ermita de San Marcos, corresponde al espacio donde, el 29 de mayo de 1385, tuvo lugar la batalla de Trancoso. Este enfrentamiento, que culminó con la victoria del ejército liderado por Gonzalo Vásquez Coutinho, alcaide de Trancoso, sobre el poderoso ejército castellano, es uno de los episodios más gloriosos y memorables de la historia de Portugal, no solo por la victoria alcanzada, sino también por el significado militar, político y simbólico que la misma adquirió en el contexto de la afirmación de la independencia del Reino. Aunque los estudios realizados permiten conocer varios aspectos de la batalla, tales como la zona de posicionamiento de los ejércitos y el área donde tuvo lugar el enfrentamiento, hasta ahora las únicas marcas de este acontecimiento visibles en el terreno son las ruinas de la capilla medieval que D. Juan de Castilla, como acto de venganza por la derrota sufrida, mandó incendiar, en el transcurso de otra invasión al Reino portugués.
Reza la leyenda local, registrada por la historiografía portuguesa seiscentista, que el propio San Marcos apareció como un milagro en un jinete en la batalla, incitando a los combatientes portugueses. Como testimonio del hecho, habría quedado grabada, en la roca, una de las herraduras de su montura.
El castillo de Trancoso se levanta en la zona más elevada de la localidad del mismo nombre, perteneciente al distrito de Guarda, Portugal, en el extremo oeste de la misma.
[6] En 1371 se decide el traslado de sus restos a Castilla. Por bula de Gregorio XI de 21 de septiembre de 1371 se concedió indulgencia plenaria a todos los que colaborasen en el traslado de sus restos. El paso del cortejo por Italia, Francia y España fue presidido por su sobrino2 Fernando Álvarez de Albornoz, investido poco después de la muerte de Gil como obispo de Lisboa (1369 - 1371), y luego arzobispo de Sevilla (1371 - 1378). Hasta el propio rey Enrique II de Castilla ayudó, en algún momento de 1372 a llevarlo. Está enterrado en un sepulcro exento en el centro de la capilla de San Ildefonso de la catedral de Toledo, cuya construcción, de finales del siglo XIV, fue ordenada por el propio cardenal Albornoz para capilla funeraria suya y de su familia, y que no vio terminada.
[7] El Castillo de Arcos de Jalón es del siglo XIV, se levanta sobre la antigua fortaleza árabe. Ya en el siglo XIV el castillo fue sitiado por los partidarios del rey castellano Pedro I el Cruel, que lucharon contra el rebelde Fernán Gómez de Albornoz, partidario de su hermano bastardo Enrique de Trastámara. Precisamente el primer propietario conocido fue Fernán Gómez Albornoz, cuyos escudos aparecen en la puerta de acceso a la torre del homenaje, aunque se sabe que pasó por distintas manos, como Juan Duque o las familias de los Manrique o los Medinaceli, que lo poseyeron hasta principios del siglo XIX.
[8] Nació en el año 1336, que a los diecisiete años comenzó a estudiar en Bolonia, y que a los veinte se doctoró. A partir de ese momento su carrera académica como docente en Bolonia corrió pareja a la eclesiástica, dentro de la cual desempeñó los cargos de acólito, subdiácono y diácono en Ancona, siendo nombrado en 1369 obispo de Lisboa, y en 1371 arzobispo de Sevilla. Otras fuentes nos aportan datos que confirman los anteriores, o los completan diciéndonos, por ejemplo, que Fernando Álvarez fue hijo ilegítimo de Fernando Gómez de Albornoz y, por tanto, sobrino del cardenal Gil de Albornoz; que fue ejecutor testamentario de su tío y encargado de acompañar el traslado de sus restos a Toledo en 1372; o que estuvo directamente implicado en la primera etapa de andadura del Colegio de España en Bolonia. En la capilla del citado Colegio, un fresco, atribuido a Andrea de Bartoli y datado en el año 1370, le retrata ante santa Catalina y el papa Urbano V.
[9] Fue librada el sábado 3 de abril de 1367 cerca de Nájera en el camino que conducía a Navarrete. Fue un episodio de la Primera Guerra Civil Castellana que enfrentaba al rey Pedro I de Castilla con su hermanastro don Enrique de Trastámara que aspiraba al trono.
[10] Dice Salazar y Castro, Está este instrumento en un pergamino, que guarda Don Gaspar de Medrano Señor de la Villa de Güérmeces, Caballerizo del Rey, que es descendiente de este Ruy Diaz; pero está tan mal tratado, que solo con trabajo se puede leer esto. Su principio dice: Nos D. Fernán Gomez de Albornoz Comendador mayor de Montalván, y la firma: Nos Don Fernand Gomez. Historia Genealógica de la Casa de Lara. Volumen 3. Luis de Salazar y Castro.
[11] De los Albornoz a los Mendoza: la transmisión del estado señorial del Infantado de Huete en la Baja Edad Media. La toma de posesión de las villas del infantado de Huete por el condestable Álvaro de luna en 1442. Pablo Martín Prieto. Universidad Complutense de Madrid, 2013.
[12] Doña Teresa de Albornoz murió en 1384. yace en la Capilla de San Pedro Martir de Calatayud, y en su tumba, que está á la mano izquierda entrando en la Sacristía , hay este letrero: Anno Domini Doña Teresa de Albornoz murió año 1384. yace en la Capilla de San Pedro Martir de Calatayud, y en su tumba, que está á la mano izquierda entrando en la Sacristía, hay este letrero: Anno Domini M. CCC. LXXXII. Obiit nobilis Domna Teresa de Albornocio, uxor secunda nobilis Domni Johannis Martini De Luna. En 1856 es derribada la iglesia del convento de dominicos de San Pedro Mártir en Calatayud. Los restos de Teresa desaparecieron.
[13] Los Martínez de Luna, ricos hombres de sangre y naturaleza de Aragón. Francisco de Otal y Valonga, barón de Valdeolivos, 2002.
[14]  La Catedral de Cuenca. El Arte en Cuenca. Se ha atribuido al mecenazgo de don Gil de Albornoz y Luna el sepulcro de pizarra y alabastro de Teresa Luna, su madre, obra posterior a la designación de su hijo como arzobispo  de Toledo en 1337. La capilla resultó afectada por la construcción de la nueva girola de la catedral conquense en el siglo XV y fue ampliamente reformada y redecorada hacia 1500.


No hay comentarios:

Publicar un comentario