martes, 20 de noviembre de 2018

Iglesia "Santa Petka Samardzhiiska". Sofia


La Iglesia está en funcionamiento y celebra su fiesta el 28 de octubre, el Día de Santa Petka.



St Petka, patrona de los que trabajaban el cuero.


Iglesia de Santa Petka de los Guarnicioneros


La Iglesia de Sveta Petka está situado junto al complejo de Ruinas de Serdica y se trata de una antigua Iglesia Ortodoxa construida en el Siglo IX en el lugar donde se encontraba una cripta romana. La iglesia está dedicada a la Mártir Petka Paraskeva del siglo III y a pesar de las diversas ocupaciones y conflictos bélicos que ha sufrido la ciudad a lo largo de la historia, se ha mantenido en pie hasta nuestros días, aunque ha tenido que ser restaurada en ciertas ocasiones.


Iglesia de San Jorge. Sofia. Bulgaria

La Iglesia de San Jorge se encuentra entre los templos cristianos más antiguos de la Península Balcánica, data del siglo IV.








La iglesia de San Jorge o "Sveti Georgi" fue construída por los romanos en el siglo IV, en la antigua ciudad de Serdica y levantada en el lugar en donde antes se encontraba un templo pagano.
En la actualidad no sólo es la iglesia más antigua de la capital sino que tambien es el edificio más antiguo de Sofía.
Tras haber sido convertida en mezquita durante la invasión otomana que tuvo lugar en el el siglo XVI, el templo fue reacondicionado como iglesa ortodoxa tras la expulsión de estos de Bulgaria a finales del siglo XIX..

En el interior del edificio aun se conservan los frescos que datan del siglo X que decoran las paredes y la cúpula y en donde estan representadas las figuras de varios profetas.

La iglesia se encuentra en el patio de un edificio administrativo del Gobierno, en el centro de la ciudad, muy cerca de los restos del antiguo asentamiento de Serdica, la primitiva Sofia.













lunes, 19 de noviembre de 2018

Paredes. Cuenca




Paredes, nuevo pueblo en un viejo lugar


Merece la pena visitar el Museo Parque de Paredes que alberga el municipio, ubicado en el lugar donde antaño se encontraba el palacete que servía de residencia a los dueños de la finca origen de Paredes. 

El palacio databa de 1850 y con el paso del tiempo fue abandonado, pasando a ser propiedad del ayuntamiento. Hace unos años decidió demolerse por estar en un estado de completo deterioro. 

A pesar de ello se conservan numerosos objetos de valor que, junto con otros de Santa María de Poyos, conforman el museo. Es el caso de la antigua puerta del palacio, las rejas o una caldera de calefacción.



Ermita y cementerio













Alcázar del Rey. Cuenca










sábado, 10 de noviembre de 2018

Alrededores del Duomo y La Signoria. Florencia








Arcos de la plaza de la República


El Arte di Calimala, es el gremio de los terminadores y mercaderes de telas extranjeras, fue uno de los más importantes gremios de Florencia, los Arti Maggiori, que se arrogaron a si mismos el poder cívico de la República de Florencia durante la Alta Edad Media.​ 

La importancia de los Calimala provenía de la organización en el siglo XIII de los gremios florentinos, cada uno con su gonfaloniere- luego el titulo dado al priori principal de la Signoria-, hasta que el ascenso de los Medici usurpó todos los poderes comunales en el siglo XV. 

Su presencia es conmemorada en la via di Calimala, que nace en el foro romano de la ciudad (actualmente Piazza della Republica) pasa por el Mercato Nuovo, Porcellino, hacia la antigua puerta de la ciudad, la Porta Santa Maria, como la cardo romana; la calle principal. Esta vía nos lleva dese la Plaza de la República al Ponte Vecchio.



El elegante palacio el Arte de la Lana, del siglo XIV, fue construido por la familia Compiobbesi, pero, después, lo compró el gremio del Arte de la Lana. 

Este gremio, al pertenecer a las Artes Mayores y recoger a los florentinos más ricos y potentes, tenía un papel fundamental en la vida política de la ciudad.



Palazzo dell'Arte di Calimala, de fines del siglo XIV, sede del gremio.


En 1336, se empezó a construir, sobre las ruinas de una pequeña iglesia dedicada a San Miguel en Orti, una galería para que fuera mercado de trigo. 

Se le encargó el proyecto a Neri di Fioravante, a Benci di Cione y a Francesco Talenti. Para que no se olvidara el antiguo valor cultural del lugar, en los pilares externos de la galería se pusieron 14 tabernáculos para estatuas de los santos patrones mayores. Estas esculturas fueron ordenadas, a principios del siglo XV, a los mejores escultores. En 1380, decidieron cerrar los arcos de la planta baja para crear un lugar de culto dedicado a San Miguel; los pisos superiores, en cambio, siguieron siendo graneros hasta finales del siglo XVII.

Actualmente, en la sala inferior está la iglesia dedicada a Santa Ana. Se trata de una estructura curiosa con dos naves cubiertas por bóvedas de crucería. Las bóvedas y algunos pilares y paredes tienen frescos con ciclos de personajes del Antiguo y del Nuevo Testamento. En la nave izquierda, sobre el altar de Santa Ana, se encuentra un grupo de esculturas de mármol de Giuliano da Sangallo (1526), que representan a la “Virgen con el Niño” y a “Santa Ana”. En el fondo de la nave de la derecha, en cambio, se encuentra el tabernáculo de mármol de Andrea Orcagna (1349 -1359) para guardar a la “Virgen de las Gracias”, pintada por Bernardo Daddi, para sustituir a la Virgen de Orsanmichele, que se quemó en el incendio de 1304.

Las esculturas de los tabernáculos externos son esculturas de los santos protectores, que están dentro de los 14 tabernáculos, fueron financiadas por los potentes gremios de las artes y realizadas por los mejores artistas florentinos, como Donatello, Andrea del Verrocchio, Giambologna, Ghiberti. Las obras que actualmente están en los tabernáculos son copias, los originales están dentro del museo en el primer piso del edificio.


La Iglesia de Orsanmichele, Huerto de San Miguel, ya que fue construida sobre el terreno donde se encontraba el huerto del desaparecido monasterio de San Miguel
Localizada en la Via Calzaiuoli, la iglesia fue construida en 1337 por Francesco Talenti, Neri di Fioravante, y Benci di Cione, originalmente como un mercado de granos. 
Entre los años 1380 y 1404 fue convertido en iglesia y usado como capilla por los más poderosos gremios de artesanos y comerciantes de Florencia. 
En la planta baja del edificio están los arcos del siglo XIII que originalmente formaron la logia del mercado. 
El segundo piso se dedicó a los oficios, mientras el tercero albergaba uno de los graneros municipales, mantenido en caso de hambrunas o estados de sitio. 
A fines del siglo XIV se le ordenó a los gremios encargar estatuas de sus santos patronos para embellecer la fachada de la iglesia. Las esculturas que se observan en la actualidad son réplicas, puesto que las originales se encuentran en diferentes museos.


El águila sobre un rollo de tela, símbolo del Arte di Calimala







Al fondo torres de los palacios de la nobleza florentina




Logia del Porcellino, El Mercado Nuevo.


Al fondo la Signoria

Exposición de las Maquinas de Leonardo da Vinci en la Iglesia de San Estefano al Ponte





El Porcellino




Según la tradición popular, los visitantes deben introducir una moneda en la boca del jabalí para que les traiga suerte y para asegurar su vuelta a Florencia. El procedimiento completo para obtener un buen augurio consiste en meter la moneda tras haber frotado el hocico del animal. Si esta cae y supera la reja de la pila hasta la zona donde salpica el agua, traerá fortuna; de lo contrario, no se conseguirá el efecto deseado. En realidad la inclinación es tal que solo las monedas más pesadas caen con facilidad por las rendijas.


Esta tradición, que el novelista viajero Tobias Smollett ya atestiguó en 1766, explica el lustre del hocico del Porcellino, que de hecho brilla por el continuo roce del bronce, pulido por miles de manos al día. El dinero así recaudado es destinado en su totalidad a la Opera della Divina Provvidenza Madonnina del Grappa, una institución católica caritativa. 

La Ópera de la Divina Providencia Madonnina del Grappa es una institución eclesial católica caritativa fundada por el presbítero Galeate Giulio Facibeni en 1923 en Florencia. La idea de la Ópera nació aquí, inspirada en la estatua de la Madonnina del Grappa, una imagen de la virgen en el Monte Grappa. La Grappa es también un aguardiente de orujo con graduación alcohólica que varía entre 38 y 60 grados. Nace en Bassano del Grappa, cerca del Monte Grappa.

Hoy en día esta fuente representa una de las atracciones más populares para los turistas en la ciudad de Florencia.




La Fuente del Porcellino aunque se trata de un jabalí salvaje adulto, no de un cerdo.

Realizado en bronce por Pietro Tacca hacia 1633 a partir de una copia romana en mármol de un original del período helenístico. Este último, encontrado en Roma y transportado a Florencia a mediados del siglo XVI por los Médici

Tras haber formado parte de las colecciones del Gran Ducado de Toscana, el original de mármol se expone actualmente en la sección clásica de la Galería Uffizi.








Decir que parte de la Historia Medieval e Italia estuvo dominada por las luchas entre los Güelfos y los Gibelinos.

Los términos güelfos y gibelinos proceden de los términos italianos guelfi y ghibellini, con los que se denominaban las dos facciones que desde el siglo XII apoyaron en el Sacro Imperio Romano Germánico, respectivamente, a la casa de Baviera (los Welfen, de donde proviene el término «güelfo», aunque en alemán se pronuncie “velfen”) y a la casa de los Hohenstaufen de Suabia, señores del castillo de Waiblingen(y de ahí la palabra «gibelino»). 

La lucha entre ambas facciones tuvo lugar también en Italia . Su contexto histórico era el conflicto secular entre el Pontificado, que pasaría a estar apoyado por los güelfos, contra el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, apoyado por los gibelinos. 


Las principales ciudades gibelinas fueron Arezzo, Forlì, Módena, Osimo, Pisa, Pistoia, Siena, Spoleto y Todi, mientras que las principales ciudades güelfas fueron Bolonia, Brescia, Crema, Cremona, Génova, Lodi, Mantua, Orvieto, Rímini, Perugia y Florencia.

Hubo también ciudades que mantuvieron una adscripción variable a uno u otro partido, como Bérgamo, Ferrara, Florencia, Lucca, Milán, Padua, Parma, Piacenza, Treviso, Verona o Vicenza.



Campanille del Duomo y detrás remate de la cúpula de Brunelleschi



Las torres de mansiones de la nobleza florentina en las inmediaciones de La Signoria








Al fondo el Museo del Bargello y en primer plano  el convento y la iglesia de San Firenze.


Torre del Museo del Bargello, a la derecha, al izquierda Torre de la Badia Florentina


Ya a orillas del Arno y junto a la Iglesia de la Sana Cruz están las dependencias de la Biblioteca Central de Florencia.

Es un biblioteca pública nacional y uno de las dos bibliotecas centrales de Italia, junto con la Biblioteca Nacional Central de Roma

La biblioteca fue fundada en 1714 cuando Antonio Magliabecchi, un famoso erudito italiano, legó su colección completa de libros, que abarca aproximadamente 30.000 volúmenes, a la ciudad de Florencia. Desde 1743 se requiere que una copia de cada obra publicada en la Toscana se ceda a la biblioteca. Originalmente conocida como la Magliabechiana, la biblioteca se abrió al público en 1747. Sus fondos se combinaron con los de la Biblioteca Palatina, en 1861, y en 1885, tras la unificacion de Italia, la biblioteca fue rebautizada como la Biblioteca Nacional Central de Florencia, o BNCF. Desde 1870, la biblioteca ha recogido ejemplares de todas las publicaciones italianas.

Desde 1935, las colecciones son alojadas en un edificio diseñado por César Bazzaniu y Vincenzo Mazzei, situado a lo largo del río Arno de Santa Cruz. Antes de esto, se encontraban en varias salas que pertenecen a la Galería de los Uffizi.

Una gran inundación del río Arno en 1966 dañó casi un tercio de los fondos de la biblioteca, en especial, sus publicaciones periódicas y colecciones Magliabechi y Palatino. El Centro de Restauración se estableció posteriormente, al que se atribuye la recuperación de muchos objetos de valor incalculable.


No lejos se encuentre la Torre de la Casa de la Moneda y al otro lado del Arno la Torre de San Nicolás, una de las pocas torres de la muralla de Florencia que no fueron derribadas. 


La torre cerraba los muros de Florencia hacia el este, hacia el Arno, y toma su nombre del Taller de la Casa de la Moneda que allí estaba y donde se acuñaron los florines de la República Florentina.