sábado, 18 de enero de 2020

De camino a Sicilia. Aeropuerto de Catania

 El Etna nos recibe





















Callejeando por Palermo. Sicilia. Plaza Pretoria



















Rodeada por algunos interesantes edificios de arquitectura notable: el Palazzo Senatorio, es decir, el palacio municipal; las iglesias de Santa Catalina y de San Giuseppe dei Teatini, colocadas justo una frente a la otra, con magníficas cúpulas que dominan las vistas; y en el centro, la verdadera estrella del lugar, la Fontana Pretoria.






La Piazza Pretoria, llamada también Piazza della Vergogna es una plaza situada en el límite del barrio de la Kalsa, cerca del cruce del Cassaro con la Via Maqueda, a pocos metros de los Quattro Canti, centro exacto del centro histórico de Palermo, Italia.

 En 1573 el Senado de Palermo compró una fuente destinada inicialmente al Palazzo di San Clemente de Florencia, con la intención de colocarla en la plaza.

Para hacer espacio a la monumental fuente, concebida para un lugar abierto, se demolieron varias casas, y se adaptó al lugar con la adición de nuevas piezas.
En 1581 se terminaron las obras de instalación de la fuente en la plaza.

Entre el siglo XVIII y 1860, la fuente se consideró la representación de la corrupción del ayuntamiento, y los palermitanos apodaron la plaza, también por las estatuas desnudas, Piazza della Vergogna (Plaza de la Vergüenza).

En el centro de la plaza está situada la Fontana Pretoria (1554), obra de Francesco Camilliani, que ocupa gran parte de la extensión de la plaza y la caracteriza.

Tres de los cuatro lados de la plaza están cerrados por edificios: el Palazzo Pretorio (sede del ayuntamiento) construido en el siglo XIV y remodelado en el siglo XIX, la iglesia de Santa Caterina (finales del siglo XVI), y dos palacios señoriales: Palazzo Bonocore y Palazzo Bordonaro. En el cuarto lado hay una escalinata que desciende a la Vía Maqueda.



Al mismo espacio peatonal de la plaza pertenece la colindante Piazza Bellini con la que esta plaza comparte la iglesia de Santa Caterina d'Alessandria y Palazzo delle Aquile. 
La dos plazas quedan unidas por un pasaje que transcurre entre estos dos edificios.