martes, 11 de diciembre de 2018

Fernando Álvarez de Albornoz. Nieto natural del cuarto señor de Albornoz, Cuenca.

Valdaviso, Covadonga ; Furtado, Rodrigo El escrito autobiográfico de Fernando Álvarez de Albornoz y la guerra civil castellana (1366- 1371)  Biblioteca Digital de la Universidad Católica Argentina.


Fernando Álvarez fue hijo ilegítimo de Fernando Gómez de Albornoz y, por tanto, sobrino del cardenal Gil de Albornoz.

Fue ejecutor testamentario de su tío y encargado de acompañar el traslado de sus restos a Toledo en 1372.

Estuvo directamente implicado en la primera etapa de andadura del Colegio de España en Bolonia.


Álvarez de Albornoz, Fernando. Cuenca, 17.I.1336 – ?, 1380. 

Eclesiástico, obispo de Lisboa, arzobispo de Sevilla, jurista y organizador del Colegio de España en Bolonia.

Hijo ilegítimo de Fernando Gómez, hermano del cardenal Gil de Albornoz. 

Estudió Derecho Canónico en Bolonia bajo el magisterio de Paolo de Liazariis y Juan Andrés, obteniendo el doctorado el 7 de octubre de 1361. 

Fue profesor del Decreto en el Estudio boloñés desde 1363 a 1369.

Se conservan las anotaciones marginales que, como fruto de su actividad docente (puncta Decreti), hizo en un ejemplar del Decreto de Graciano, conservadas actualmente en la Biblioteca de la catedral de Toledo (manuscrito 4-2) y en el Archivo del Colegio de España.

Consta que intervino en el examen y doctorado de numerosos estudiantes. Entre ellos, el 23 de junio de 1369 presenta al examen en Derecho Canónico a Álvaro Martínez, primer rector del Colegio de España en Bolonia y el 4 de agosto de 1369 en la ceremonia del doctorado le hace la entrega del libro.

Comisionado por el cardenal Gil de Albornoz, que lo nombra su albacea, y por los demás albaceas, desde 1364 a 1372 dirigió la construcción y organización del Colegio de España en Bolonia (cuyo arquitecto fue Mateo Gattapone da Gubio) y fue el principal autor de los Estatutos de 1377, que en líneas generales seguirían vigentes hasta la segunda mitad del siglo XIX. Durante su gestión al frente del Colegio compró inmuebles, vendió códices de Derecho Romano y adquirió otros de Derecho Canónico, prefiriendo la adquisición de grandes obras a los pequeños tratados.

Su gestión (documentada en el manuscrito de la catedral de Toledo) provocó quejas en los colegiales, que se solventaron por medio de un arbitraje en 1372. 

En la capilla del Colegio se conserva un fresco con Fernando de rodillas ante santa Catalina y Urbano V.

Fernando Álvarez de Albornoz gozó de diversos beneficios eclesiásticos —dada la influencia de su familia y su formación académica—, siendo nombrado arcediano de Valladolid y, poco después, en 1369, ocupando la sede episcopal de Lisboa. 

Pero su carrera eclesiástica se vería culminada al ser nombrado arzobispo de la archidiócesis hispalense —el 9 de junio de 1371—, habiendo sido promovido por Urbano V el 4 de junio de 1369. 

Seguiría Fernando en Sevilla hasta 1378, año en que fue sucedido por su 
hermano Pedro.

FERNANDO ÁVAREZ DE ALBORNOZ (1371-1377), de la sede de Lisboa pasó a la de Sevilla. 

En 1374 dio licencia a doña María Coronel para la fundación del monasterio de Santa Inés.

PEDRO GOMÉZ ÁLVAREZ DE ALBORNOZ (1378-1390) hermano del anterior, culto y literato, donó al Cabildo su rica biblioteca, pudiéndose considerarlo como el fundador de la Biblioteca Capitular. Se conserva un Catecismo, precioso legado que se conserva en la Biblioteca Nacional y que erróneamente se ha atribuido a Pedro Gómez Barroso.

Glosas al Decreto, s. l., s. f. (inéd.) [Biblioteca del Colegio de España (Bolonia) el ms. 281, fol. 296v.b y ms. 4-2, fol. 1r.a-v.b]; Autobiografía o Memorias, s. l., s. f. (en catedral de Toledo, ms. 13023, fols. 53r.-56r. y ms. 4-2).

lunes, 10 de diciembre de 2018

Museos Vaticanos



Patio de la Piña

Este patio se encuentra al lado de otros dos patios vaticanos importantes, los llamados: el Patio de la Biblioteca y el Patio del Belvedere.


Fue construido en el año 1506 por Donato Bramante, por encargo de Julio II.

Los pavos reales  están realizados en bronce y fueron traídos de la Villa de Adriano. Este animal era el símbolo de la fecundidad en el antiguo Egipto y más adelante, fue el símbolo adoptado por los romanos para atraer la buena suerte.



Los Museos Vaticanos son el testimonio del patronazgo artístico de los Papas, que durante siglos dominaron la vida política y cultural de Roma, encargándose de las excavaciones y restauraciones en la Antigua capital del Imperio...

Su denominación en plural ("Museos") indica que están formados por una gran variedad de museos y colecciones:



Lacoonte






El torso de Belvedere

El torso de Belvedere es un fragmento de la estatua de un desnudo masculino firmado por el escultor ateniense Apolonio de Atenas. La estatua fue descubierta en su estado actual en el Campo de' Fiori (campo de las flores) durante el papado de Julio II (1503-1513). 

Se creía que se trataba de un original del siglo I a. C. pero en la actualidad se estima que se trata de una copia de una estatua más antigua, probablemente datada en el siglo II a. C.

La estatua completa representaría a esta figura humana sobre un animal, aunque a qué personaje corresponde exactamente todavía se discute: es posible que sea Hércules, Polifemo o Marsias, entre otros. 

La retorcida pose del torso y su extraordinariamente bien representada musculatura tuvo un gran influencia en posteriores artistas (incluidos Miguel Ángel y Rafael Sanzio) del Renacimiento, y otros artistas del Manierismo y Barroco.


En la actualidad la estatua forma parte de la colección del Museo Pío-Clementino de los Museos Vaticanos. 

El nombre de "Belvedere" deriva del Cortile del Belvedere (patio de Belvedere) donde la estatua fue inicialmente expuesta. 

El torso no debe ser confundido con el también famoso Apolo de Belvedere de la misma colección.






Busto de Pericles. 

Galería de las Estatuas












Artemisa efèsia












Galería de los Tapices









La Galería de los Mapas es una galería situada en el lado oeste del patio del Belvedere en la Ciudad del Vaticano que contiene una serie de mapas topográficos pintados sobre Italia con base a dibujos del fraile y geógrafo Ignazio Danti.

La galería fue encargada en 1580 por el Papa Gregorio XIII como parte de otras obras artísticas previstas por el Papa para decorar el Vaticano. 

Tardó tres años (1580-1583) en completar los 40 paneles de la larga galería de 120 m.

Los paneles de mapas muestran la totalidad de la península italiana en frescos de gran escala, cada uno representando una región, así como una vista en perspectiva de su ciudad más importante. 

La disposición discurre de norte a sur, desde la septentrional Lombardía o Piamonte, hasta la meridional Apulia o Calabria.


La idea, expresada por el propio Danti, es que el que pasase por este pasillo lo hiciera «como si estuviera paseando por los Apeninos, espina dorsal de la península itálica». 

De este modo en una pared están representadas las regiones y comarcas de la vertiente del mar Tirreno, con sus colinas, ríos y bosques, y en la otra, las que se asoman al Adriático.