miércoles, 29 de septiembre de 2010

Palacio de Santa Cruz. Arquitectura civil mudejar de Cuellar. Segovia.



















El Palacio de Santa Cruz perteneció al marqués de Santa Cruz, y fue construido como residencia veraniega tras el matrimonio del marqués con una hija del duque de Alburquerque, cuyos escudos campean en su fachada.

Fue construido en el siglo XVIII en estilo mudejar, por lo que en su fachada predomina el ladrillo. Su estructura guarda gran similitud con algunas casas nobles del Madrid de los Austrias, y de muchos edificios de Medina del Campo, Valladolid. Destaca su fachada principal, así como la galería de madera de su fachada posterior, adosada sobre la muralla de Cuéllar. Se trata de un edificio único en Cuéllar en tanto a su planteamiento urbanístico de líneas rectas, en contraposición a las casas de origen medieval. Su fachada principal hace escuadra en la calle de su nombre, y se compone por jambas y dintel de granito, sobre el que se apoyan dos escudos con las armas del ducado de Alburquerque y del marquesado de Cadreita, que se había incorporado al marquesado de Santa Cruz. Sobre ellos se abre un balcón de estructura adintelada de ladrillo llagueado, cuyo modelo se repite en la fachada lateral. El edificio está compuesto de cuatro plantas: en los sótanos se localizaban grandes bodegas y caballerizas, actualmente desaparecidas, mientras que el resto de pisos estaban destinados a dependencias comunes.udéjar, por lo que en su fachada predomina el ladrillo. Su estructura guarda gran similitud con algunas casas nobles del Madrid de los Austrias, y de muchos edificios de Medina del Campo en Valladolid. Destaca su fachada principal, así como la galería de madera de su fachada posterior, adosada sobre la muralla de Cuéllar.

En 1997 se inauguró en la iglesia de San Martín el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar, que intenta mostrar mediante un espectáculo audiovisual la simbología del arte más genuino de Cuéllar, inmerso dentro de las características de la España medieval.


Los Encierros de Cuéllar, Centro de Interpretación en el convento de San Francisco, presumen de ser los más antiguos de España. Esta afirmación no se hace de forma gratuita, pues ya en 1215, siendo obispo de Segovia Geraldo, se realizó un sínodo ya que el episcopado tenía problemas con los laicos y eclesiásticos de algunas circunscripciones de la diócesis, concretamente con la de Cuéllar, Coca, Sepúlveda y Pedraza. El sínodo dicta una serie de artículos que regulan la vida y el comportamiento del clero; en concreto el quinto artículo prohíbe a los clérigos que jueguen a los dados y asistan a "juegos de toros", y si lo hicieran serían suspendidos de su ministerio. Ya en el siglo XIV, la reina Leonor, esposa de Juan I de Castilla, infanta aragonesa por su nacimiento, es señora de Cuéllar y a ella se quejan los hidalgos y pecheros de la Villa, y dando respuesta a estas quejas habla de que es costumbre inmemorial encerrar toros en Cuéllar. Con posterioridad, Beltrán de la Cueva, I duque de Alburquerque, ratifica esta sentencia en todos sus puntos. En el Archivo Histórico de Cuéllar se conservan documentos desde 1405 que hacen referencia a festejos con toros. Además de los Acuerdos del Regimiento, que ya en 1484 ordenan el pago de toros a dos personas diferentes, desde ese año las referencias a toros son constantes en estos Acuerdos, sobre todo para pagar las fiestas de San Juan y del Corpus, aunque también se corrían toros por acontecimientos especiales, como el nacimiento de algún heredero de la Casa de Alburquerque o la visita a la Villa de estos señores, así como para la celebración del fin de alguna epidemia.


Melchor Fernández de la Cueva y Enríquez de Ribera, IX duque de ALBUQUERQUE, VII marqués de Cuéllar, IX conde de Ledesma, IX conde de Huelma, Grande de España,IX señor de los estados de Mombeltrán, Pedro Bernardo y la Codosera, gentilhombre de cámara de Carlos II, de su Consejos de Estado y Guerra y Junta de Armada, capitán general de la Armada de la mar Océano en 1674. Casa en 1665 con su sobrina carnal Ana Rosolea Fernández de la Cueva Armendáriz y Ribera, Fernández de la Cueva y Díez de Aux Armendáriz, III marquesa de Cadreita, V condesa de la Torre de Perafán, Sevilla, señora de la villa y palacio de Cadreita en Navarra y de la villa y estado de Guillena en Sevilla, y del mayorazgo de los Castilla de Madrid, hija de su hermano Francisco, VIII duque de Albuquerque, y de Juana Francisca de Ribera y Armendáriz, II marquesa de Cadreita, condesa de la Torre. Padres, entre otros, de
  • Francisco Fernández de la Cueva y de la Cueva Enríquez de Cabrera Díez de Aux de Armendáriz Afán de Ribera, X duque de ALBURQUERQUE, y siguiente en los títulos de su Casa. Casa con Juana de la Cerda Aragón y Moncada, hija de Juan Francisco Tomás Lorenzo de la Cerda Enríquez de Ribera y Portocarrero, VIII duque de Medinaceli, y de Catalina Antonia de Aragón Folch de Cardona Fernández de Córdoba Sandoval Manrique de Padilla y Acuña, VIII duquesa de Segorbe, IX duquesa de Cardona, V duquesa de Lerma, IX marquesa de Pallars, VII marquesa de Comares, IX condesa de Santa Gadea, condesa de Ampurias, XIV condesa de Prades, XVI condesa de Buendía, IV condesa de Ampudia, marquesa de Denia, vizcondesa de Villamur, baronesa de Entenza, Grande de España. Padres de, Francisco Fernández de la Cueva, XI duque de ALBURQUERQUE. Es su segunda hija, la cuarta de su descendencia, y la primera que sobrevive María de la Soledad Fernández de la Cueva y Silva Díez de Aux de Armendáriz Afán de Ribera y Saavedra, VIII marquesa de Cadreita, señora de al villa y palacio de Cadreita en Navarra, VIII condesa de la Torre, señora de la villa de Guillena en Sevilla, y de la casa mayorazgo de Castilla. Casa en Madrid, iglesia de San Martín, en 1755 con José Joaquín de Silva Bazán y Sarmiento, IX marqués de Santa Cruz de Mudela, Toledo. Padres de, Francisco de Asís de Siva Bazán Fernández de la Cueva Díez de Aux de Armendáriz Afán de Ribera, IV marqués del Viso, VII marqués de Cadreita, IX conde de la Torre, señor de la villa de Guillena, casa con María de los Dolores Leopolda Cristina de Toledo y Salm-Salm, su prima segunda, hija de Pedro de Alcántara de Toledo Silva Mendoza Pimentel Enríquez de Guzmán de la Vega Sandoval Luna Cisneros Manzanedo Albornoz Ayala Fernández de Córdoba y de los Ríos, XII duque del Infantado, y de su segunda mujer la princesa Maria Anna von Salm-Salm, sin sucesión.

  • Es Ana Catalina de la Cueva y de la Cerda la VI marquesa de Cadreita y la VI condesa de la Torre, hermana del X duque de Alburquerque, casada con su primo hermano, Carlos Ambrosio Spínola, marqués de los Balbases, Burgos, en cuyo bisnieto Nicolás Osorio y Zayas, recae la sucesión de la Casa de Alburquerque como su XVI titular, a la muerte sin sucesión del XV titular que es tío abuelo de Nicolás.
Marqueses de los Balbases, los SPÍNOLA eran de origen genovés y a lo largo del siglo XVII participarían activamente en las campañas militares del reino, destacando la participación de Ambrosio Spínola en la toma de Breda en 1625; quien disfrutaba ya de numerosos bienes y títulos italianos, era duque de Sesto, príncipe de Pentime, duque de Rocapippirozzi y barón de Ginosa. Cuando Ambrosio se instala en España a comienzos del siglo XVII empieza a desempeñar importantes funciones administrativas: Comendador Mayor de Castilla, Superintendente General de Hacienda y culminaría con la obtención del título de marqués de los Balbases en 1621; previamente habían adquirido el señorío de dicha villa para dar un nombre al título. A lo largo de ese siglo mantuvieron sus tradicionales alianzas con los italianos Doria y Colonna, pero a partir del siglo XVIII empiezan a realizar matrimonios con nobles españolas, entroncan con los Alburquerque al contraer matrimonio Carlos Ambrosio Spínola con Ana Catalina de la Cueva, su nieto fue Nicolás Osorio, será este parentesco el que decida a los miembros del Consejo de Castilla a otorgarle a él en 1831 la propiedad del ducado de Alburquerque con “sus unidos y agregados”, e decir, condados de Ledesma y Huelma y marquesado de Cuéllar, con ello reúne en su persona todos los títulos y mayorazgos que acabarán conformando el actual ARCHIVO DE LA CASA DUCAL DE ALBURQUERQUE.

la Cueva, marquesa de Cadreita y duque de Alburquqerque.





Díez de Aux Armendáriz, marquesa de Cadreita.





El condado de la Torre de Perafán fue creado el 21 de noviembre de 1618 por el rey Felipe III a favor de Inés Enríquez de Tavera y Saavedra, esposa de Per Afán de Ribera y Castilla, de la Casa de Alcalá de los Gazules.

Antonia de Sandoval y Ribera, hija de la I condesa de la Torre de Perafán, casó con Lope Díez de Aux de Armendáriz, I marqués de Cadreita y virrey de la Nueva España. Su única hija Juana Francisca de Aux Armendáriz, II Marquesa de Cadreita, caso con Francisco Fernández de la Cueva, VIII Duque de Alburquerque, quedando incorporados ambos títulos a la Casa de Alburquerque, en cuyo archivo se conservan sus papeles.

Inés Enríquez de Tavera y Saavedra, I condesa de la Torre de Perafán;

Antonia de Sandoval y Ribera , II condesa de la Torre de Preafán;

Juana Francisca de Aux Armendáriz, III condesa de la Torre de Preafán. En adelante los titulares del ducado de Alburquerque.