miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cuellar Mudejar. Segovia.




Hospital de la Magdalena.

Fue una institución fundada en 1429 por el arcediano Gómez González, fundador en el mismo año del Estudio de Gramática, para la acogida y el cuidado de los pobres vergonzantes de la ciudad. En los estatutos se indicaba también el lugar donde se debía construir dicha institución: en unas casas del barrio de San Esteban, que eran de su propiedad. Mientras se construía el edificio, se creó en el año 1427 la cofradía de la Magdalena con fines benéficos y de ayuda para el hospital. Muchos cofrades hicieron importantes donaciones.

Se conserva una descripción de la casa y de sus pertenencias, redactada por el mismo Gómez González. Tenía dos enfermerías con veinte camas situadas de manera que los enfermos pudieran seguir la misa de la iglesia sin desplazarse. La parte correspondiente al propio hospital ha desaparecido, pero la iglesia se conserva. Tiene su fachada principal a la calle, con una portada gótica de piedra y sobre ella están labrados los escudos de la Casa de Alburquerque y del arcediano, enmarcados por un alfiz. Sobre el alfiz puede verse la imagen en piedra de la Magdalena, titular del hospital. El interior de la iglesia es también de estilo gótico y conserva un retablo barroco con la imagen otra vez de la Magdalena y de los santos Roque y Esteban el Joven.

Convento de San Francisco y junto a él de la Purísima Concepción. Apadrinado San Francisco por los duques de Alburquerque en el siglo XV como su lugar de enterramiento hasta convertirlo en el templo más importante de toda la comarca, que por su envergadura y riqueza artística fue considerado la catedral de la villa. Su iglesia y claustro presentan un estado arruinado, aunque se conservan rehabilitadas las capillas laterales y sacristía, destinadas a eventos culturales. Junto a San Francisco se localiza también el convento de la Purísima Concepción, fundado en el siglo XVI.

Formando plaza natural con estos dos, se encuentra el convento de Santa Isabel o de Santa Ana.


Junto a ellos el de las Clarisas. El más antiguo de ellos es el monasterio de Santa Clara, que se localiza a las afueras de la población, junto a la carretera de Segovia. Se trata de una de las fundaciones clarisas más antiguas de España, pues consta que ya lo estaba una década antes de morir la propia Santa Clara de Asís, y la empresa fue llevada a cabo por una de sus discípulas a instancias de Fernando III el Santo. En el siglo XVI sufrió una importante remodelación a cargo del ducado de Alburquerque, que le confirió la apariencia renacentista que conserva en la actualidad.















Convento de Trinitarios fue edificado en el S XVI por los monjes Trinitarios, como ampliación de una ermita mudéjar, situada en la puerta de la muralla, de la que aun se conserva el ábside con sus arcos románicos de ladrillo. La construcción se llevó a cabo gracias a la fundación de las familias Velázquez, Bazán y Rojas, que a cambio obtuvieron el privilegio de ser enterrado en la capilla mayor

A principios del S XIX debió quedar sin uso, y en 1809 las tropas napoleónicas lo utilizaron como cuartel. El edificio fue recuperado por la familia Rojas cuando salió a pública subasta con motivo de la Desamortización de Mendizábal. Se desmontaron entonces los altares y la nave se dedicó a panera, cilla o granero, como tantas otras en Castilla.

En 1934 el gran espacio de la nave se subdividió interiormente para su reconversión en una vivienda de tres plantas.

Las iglesias mudéjares de Cuéllar datan en su mayoría del siglo XIII y son un buen ejemplo de la mezcla de culturas ocurrida en la Edad Media en las regiones fronterizas. Constituyen un destacado grupo de edificaciones y articulan la vida de cada una de las colaciones o barrios que formaban en la Edad Media la Villa, tanto a nivel espiritual como social y económico, pues en sus atrios se celebraban las reuniones vecinales, y tanto dentro como fuera eran enterrados los vecinos de la parroquia.

Iglesias de Cuellar, Iglesia de SAN ANDRÉS, Iglesia de SANTA MARINA,








Iglesia de SAN MARTIN, Iglesia de SAN ESTEBAN o del NIÑO DE LA BOLA, Iglesia de EL SALVADOR, Iglesia parroquial de San Miguel Arcángel,

De origen románico y datada hacia el siglo XI, aunque en la actualidad presenta una variada muestra de estilos arquitectónicos debido a las reformas que ha sufrido a lo largo de los siglos. Está dedicada a San Miguel Arcángel, patrón de la ciudad, y es la única iglesia de todas las existentes en Cuéllar que figura como parroquia. Se encuentra situada en el centro de la población, en la plaza mayor, y su fundación debió ocurrir en el siglo XI, a juzgar por los restos más antiguos conservados. Posteriormente, debido a ser el principal templo de la villa, y en gran medida a su ubicación, su estructura fue modernizada según los distintos estilos de moda de los siglos posteriores. Contiene restos del primitivo atrio mudéjar, así como varios ventanales de otro tardo-gótico decorado con bolas isabelinas y granadas. En el siglo XVIII sufrió una importante remodelación que modificó por completo su estructura, y en 1716 se instaló el retablo mayor de estilo barroco muy recargado que conserva en la actualidad, y en cuyo ático se contempla la imagen del arcángel.

En su interior se conservan obras de gran mérito, como lo es el lienzo que representa la Virgen junto a sus padres, denominado San Joaquín y Santa Ana con la Virgen niña y realizado por Luca Giordano; un cristo atado a la columna, procesional, de la mano de Pedro de Bolduque, o la Virgen del Rosario que preside el retablo mayor, del mismo autor. Pese a ello, una de las piezas más importantes del conjunto se observa en el exterior, concretamente en su torre: el reloj que aún permanece en ella ha sido identificado como el primer reloj de torre instalado en España del que se tiene noticia, datado a principios del siglo XIV.

Iglesia de SANTIAGO, Iglesia de SANTA MARIA DE LA CUESTA.

La villa de Cuéllar es denominada isla mudéjar, debido a la multitud de edificaciones realizadas en este estilo, tanto de carácter religioso como alguna civil. El mudéjar en Cuéllar se caracteriza porque no se emplea el ladrillo para todo el conjunto, sino sólo para la cabecera y las portadas, siendo el resto de mampostería y sillarejo. Otra de las características es que las últimas hileras del ábside suelen ponerse a modo de cuadros.

Además de las iglesias existentes en la actualidad pudieron existir hasta veinticuatro iglesias, entre ellas, San Roque, San Lázaro, Santa Lucía, San Cosme y San Damián, San Sebastián (1272) estaba cercana al monasterio de Santa Clara, y aún conserva su torre desmochada, San Juan (1325) ubicada entre la Concepción y Santa Clara, San Bartolomé (1356) en la ronda de su nombre, junto al convento de la Trinidad, Santo Domingo (1356) junto a la huerta del castillo, cuya ubicación permanece señalada por un crucero de piedra, Santa Águeda y Santa Lucía próximas a la iglesia de Santa María (1404), San Nicolás (1471) junto al castillo fue derribada en el siglo XV con permiso del obispado para ampliar la fortaleza, San Cristóbal (1415), San Gil (1363) en la plaza de su nombre, dentro de la ciudadela y junto a la judería y San Julián, además de las ermitas de Santa María de Luzmanes, la Encina y la Ventosilla.