jueves, 15 de septiembre de 2011

Padrón. Cruceiro.




 Muy recomendable fijarse en la iconografía que recoge este Cruceiro en el casco antiguo de Padrón. Escenas de pesca y agricultura en las que se basaba la riqueza de Galicia y base de su economía medieval. Sin olvidar a los peregrinos del Camino.
La llegada de Santiago el Mayor hacia el 34 d. C., desde Tierra Santa es el punto de partida de la tradición Jacobea.
Después de su muerte (hacia el 44 d. C.) en la ciudad de Jaffa (Israel), sus restos fueron trasladados desde allí hasta el Padrón y posteriormente depositados en lugar remoto, en el monte Libredón, donde hoy en día se levanta la catedral de Santiago (Santiago de Compostela).

Desde que los restos del Apóstol fueron llevados a Santiago de Compostela, Padrón se convierte en el principio de la ruta hacia el sepulcro para los peregrinos que llegan por mar. También se convierte en objetivo para los saqueadores vikingos y normandos entre los siglos X y XI, por lo que Alfonso V ordenó reconstruir las Torres del Oeste, el antiguo Castellum honesti de origen romano, a principios del siglo XI y, de este modo, la villa dejó de ser asaltada, disfrutando de una gran prosperidad durante los siglos XII y XIII.