miércoles, 5 de octubre de 2011

Castillo y palacio de los condes de Benavente. Benavente. Zamora.

 Juan Alonso de Pimentel, conde de Benavente, alzó un extraordinario palacio cuando el rey Enrique III le entregó la villa con su viejo castillo a finales del siglo XII. A principios del siglo XVI el quinto conde le añadió la impresionante torre del Caracol, que es lo único que ha llegado hasta nuestros días del inmenso y lujoso castillo-palacio, que superaba todo lo construido en España, sólo nos ha llegado la torre del Caracol, pues el palacio se incendió en el siglo XIX.


Castillo de la Mota. 
Del mismo nombre que el de Medina del Campo en Valladolid.

Todo hace pensar que su construcción fue contemporánea a la repoblación de la ciudad por Fernando II en el siglo XII.
En el año 1.202 el rey Alfonso IX celebró las cortes en él.
Posteriormente, durante el periodo en que la ciudad estuvo bajo el señorío de los Pimenteles, el castillo se convirtió en la residencia de los condes y sufrió diversas reformas hasta que a principios del siglo XIX las tropas francesas lo destruyeron e incendiaron, en la guerra de la Independencia.
Tras diversos avatares pasó a formar parte del Parador Nacional de Turismo que en la actualidad lo alberga.
No obstante la Torre del Caracol, nombre con el que se conoce en la actualidad, sólo es una ínfima parte de todo el conjunto fortificado, compuesto por tres recintos amurallados.

La Torre del Caracol, obra del siglo XVI, es un bello edificio de 17 metros de cuadro, su estilo artístico es una mezcla entre gótico y renacentista. En sus dos fachadas presenta miradores de arcos escarzados, con cubos voladizos en los ángulos. En su fachada sur se pueden ver aún algunos escudos de la Casa de los Pimenteles, condes-duques de Benavente. Alberga en su interior un bellísimo artesonado morisco que procede del antiguo convento franciscano de la vecina localidad de San Román del Valle.





La mayor parte del castillo fue destruida por las tropas francesas durante la Guerra de la 

Independencia, conservándose unicamente una hermosa y original torre creada a principios 

del siglo XVI por el quinto conde, la Torre del Caracol, hoy restaurada e incorporada a otras 

edificaciones modernas en lo que constituye un Parador Nacional de Turismo. La torre del 

Caracol es de planta cuadrada, con 3 plantas de altura, de 17 metros de ancho, y garitones 

cilíndricos en sus ángulos.

Es el V conde quien funda el Hospital de Peregrinos.