martes, 16 de abril de 2013

Oratorio de San Felipe Neri. Alcalá de Henares



Bajo su advocación se fundó en Alcalá, en 1694, este Oratorio de San Felipe Neri, hoy Colegio de Filipenses. A modo de curiosidad intelectual, diremos que éste fue el lugar de retiro de don Miguel de Unamuno, ilustre defensor de Alcalá. Probablemente, el sabio debió de disfrutar con la biblioteca que se custodia tras estos muros, y que contiene saberes cruzados e inagotables.
El fundador del Oratorio fue el obispo de Melilla, Martín de Bonilla y Echevarría, cuyos restos mortales descansan en este lugar desde 1704. Si bien el convento pudo completarse en 1704 —las obras habían comenzado en 1698—, la iglesia no estuvo terminada hasta 1714, y ello gracias a lo fijado en el testamento de la condesa consorte de Alba de Liste, que muere sin descendencia y es sepultada junto al fundador.