jueves, 25 de septiembre de 2014

Catedral de Varsovia. Basílica archicatedral del Martirio de San Juan Bautista Mártir (Bazylika Archikatedralna pw. Męczeństwa św. Jana Chrzciciela







Con su actual forma la Catedral fue erigida en el siglo XIV. Ha sido testigo de un gran número de eventos históricos, entre ellos: ceremonias nupciales y sepelios reales. Fue aquí donde se promulgó la primera constitución en Europa el 3 de mayo de 1791.




Sepultura del Cardenal Stefan Wyszynski




La Catedral de Varsovia, San Juan Bautista, cuya primera construcción en madera data del siglo XII, se reconstruyó en piedra en el siglo XV por orden del duque Janusz I de Mazovia. 

Fue destruida por varios incendios durante la Segunda Guerra Mundial, reconstruyéndose con el original estilo gótico de Mazovia, con su torre cuadrada. 

La Catedral de San Juan Bautista fue originalmente una parroquia, y en 1798 fue nominada como Catedral. Muchos eventos importantes se dieron acabo en ella, como la coronación de Estanislao Augusto Poniatowski, en 1764, y el juramento de Sejm (el Parlamento Polaco), de la constitución en 1791.

En el interior se alberga objetos de arte sacro, entre los cuales se destaca la sillería barroca del coro, y la pila bautismal, que es una pieza original realizada en 1632 por Petrus Noire Gallus. 

También hay monumentos funerarios, como el sepulcro de Stanislaw y Janusz, últimos duques de Mazovia; la tumba del mariscal Malchowski, y la cripta donde reposan los restos de distintos personajes importantes en la historia de Polonia.

Aquí yacen los restos del Cardenal Stefan Wyszynski, arzobispo de Gniezno y Varsovia, y primado de Polonia. Fue contemporáneo de Juan Pablo II; juntos instaron a los trabajadores y al gobierno a la reconciliación durante las huelgas y diversos problemas políticos en Polonia, durante el régimen de Gierek en 1976. En aquél entonces, Su Santidad ejercía de arzobispo en Cracovia como Cardenal Karol Wojtyla. Al igual que el Papa, también era gran devoto de San Luis María Grignion de Montfort y creía firmemente en el poder de la consagración a la Madre de Dios.

El 25 de septiembre de 1953, el Cardenal Wyszynski fue detenido por su firme defensa de los derechos de la Iglesia y del pueblo, en contra del gobierno comunista. Tras dos años de cárcel, le dejaron en arresto domiciliario , pero tuvieron que cambiarle de residencia constantemente (cada mes), porque dondequiera que estuviera los católicos iban a visitarle o se quedaban alrededor de su casa rezando. Recobró la libertad en el año 1956. “Cuando le pedían que recordase algunos detalles de los períodos dolorosos de su vida, contestaba simplemente: “Se lo he confiado todo a María, y no quiero recordar el pasado. Caminemos hacia el futuro.” El Papa Juan Pablo II, como respuesta a la felicitación que el Cardenal Wyszynski le envió por su elección al pontificado, le dijo: “Sin sus sufrimientos, no estaría hoy un hijo de Polonia en la Sede de Pedro.” 





Sepulcro de Stanislaw y Janusz, últimos duques de Mazovia.