martes, 30 de septiembre de 2014

Rynek Starego Miasto. Plaza del Mercado de la ciudad medieval de Varsovia



El centro de la Ciudad Vieja es la Plaza de la Ciudad Vieja (Rynek Starego Miasta) que se fundó a fines del siglo XIII.
Era la plaza principal de la ciudad, el sitio donde se celebraban las fiestas populares, donde se ejecutaba a los condenados a muerte, donde funcionaba el mercado. En el centro de la plaza se levantaba, desde 1429, el edificio del Ayuntamiento, que fue demolido en 1817.
En la plaza se erige la estatua de Sirenka, el símbolo de la ciudad.
Cuenta la leyenda que, un día, una sirena se acercó a la costa del río Vístula a descansar, y tanto le gustó el lugar, que decidió quedarse. Los pescadores del lugar pronto notaron que algo interfería con su trabajo: las redes se enredaban, los peces se alejaban… Y cuando descubrieron que la causa era la sirena, quisieron atraparla. Aunque no pudieron, porque se enamoraron de ella al escuchar su canto. Pero un rico mercader la atrapó y la encerró en una choza de madera. Los pescadores, que escucharon sus lamentos, la liberaron, y ella prometió ayudarlos cada vez que la necesitaran. Desde entonces, la sirena protege a la ciudad y sus habitantes con su espada y su escudo.



Desde el siglo XIX, los cuatro lados de la Plaza del Mercado llevan los nombres de cuatro polacos notables que habitaron en los lados respectivos: Ignacy Wyssogota Zakrzewski (sur), Hugo Kołłątaj (oeste), Jan Dekert (norte) y Franciszek Barss (este).




















A finales de los años 1930, siendo alcalde Stefan Starzyński, se comenzó la restauración de la Ciudad Vieja, restauración que se vio interrumpida por la Segunda Guerra Mundial.
Durante la Invasión de Polonia en 1939, gran parte del barrio fue destruida por la Luftwaffe alemana, en una campaña de terror que tomaba como blancos las áreas residenciales y los monumentos históricos. Tras el asedio de Varsovia de 1939, se comenzó la reconstrucción, pero inmediatamente después del Alzamiento de Varsovia (de agosto a octubre de 1944), lo que quedaba en pie fue destruido sistemáticamente por el ejército alemán. 
La estatua llamada "el pequeño insurgente" (Mały Powstaniec), erigida en las murallas medievales, conmemora el alzamiento.
Tras la guerra, la Ciudad Vieja fue reconstruida meticulosamente por los polacos. Se reutilizaron los materiales originales siempre que fue posible; ladrillos y elementos decorativos, rescatados de los escombros, se insertaron en sus lugares originales. Las detalladas pinturas de Canaletto y su sobrino Bernardo Bellotto (siglo XVIII), así como los dibujos de estudiantes de arquitectura del período de entreguerras, fueron fundamentales para la reconstrucción.




Entrada a la Plaza del Mercado desde la plaza del Castillo Real 










 Torre de la Catedral que vemos viniendo desde el Castillo