jueves, 27 de junio de 2013

Río Júcar. Estrecho del Infierno. Tragacete.


Están en el Estrecho del Infierno las que se conocen como fuentes de verano del nacimiento del río Jucar. El río tiene su nacimiento de invierno en los altos de la Muela de San Felipe desde donde también baja el agua que da lugar al nacimiento del río Cuervo.


El Júcar  tiene su nacimiento en la Serranía de Cuenca en un lugar conocido como los Ojuelos de Valdeminguete. 

Remontando el  Estrecho del Infierno se llega hasta los Ojuelos de Valdeminguete, donde surgen varios manantiales que aportan aguas al naciente Júcar. 


En el fondo del valle que separa la Muela de San Felipe de la Muela de la Mogorrita, las dos máximas alturas de esta provincia y justo al este del Cerro de San Felipe, en la umbría del mismo nombre. 

Saliendo de Tragacete por una estrecha carretera a unos cuatro kilómetros  llegamos al Albergue de San Blas. Podemos seguir en coche algo menos de un un kilómetro hasta la Fuente de San Blás y la imagen del santo que podemos ver en un paredón del llamado estrecho de San Blas y hasta un puente por donde rebosa el agua del Júcar que viene por el llamado estrecho del infierno desde su lugar de nacimiento.   














El río Júcar discurriendo por el Estrecho del Infierno




El río Júcar sale del estrecho del Infierno cruzando el camino que baja hacia la fuente de San Blas







El "pequeño Júcar" baja hacia el conocido como Estrecho de San Blas















Desde el nacimienrto del río Cuervo podemos subir a la Muela de San Felipe y a su punto culminante: El Cerro de San Felipe.


Una pequeña loma adornada con un enorme Tormo. Esta loma divide el valle en dos, cuyas aguas van a mares distintos: el Tajo, dirección al Atlántico; y el Jucar que desembocará en el Mediterráneo.


Después de disfrutar de la cumbre de una preciosa panorámica de los Montes Universales, las depresiones del río Tajo y Júcar, de los bosques de pinos y del Pueblo de Tragacete,