lunes, 7 de abril de 2014

Estremera. Madrid


En el siglo XIII formaban parte de su alfoz las aldeas de Cabeza Lebrera y de Armuña, cuyas iglesias estaban dedicadas a la advocación de San Gil y a San Pedro, respectivamente. Estas aldeas se despoblaron en los siglos siguientes. Sus términos estaban situados en la parte del sur del tajo y siguieron labrándose por los vecinos de Estremera. Coinciden con las actuales fincas de Arenales y San Pedro.

La Orden de Santiago creó la encomienda de Estremera a principios del siglo XIII, como parte de su división territorial. Como hecho curioso, se puede contar que uno de sus primeros comendadores, Juan Muñiz, fue excomulgado. Posteriormente, a Estremera se le unió Valdaracete y formaron la encomienda cuyo nombre era él de ambas villas. Se decía que esta encomienda tenía abundantes propiedades territoriales, en especial, dehesas, de las que se extraían censos y diezmos, así como varios hornos y portazgos.

En el siglo XIV formó parte de la Común de Ocaña, reino de Toledo En el siglo XV, después de la muerte de Isabel la Católica, la provincia de Castilla de la Orden de Santiago, se dividió en partidos, perteneciendo Estremera al de La Mancha y Ribera del Tajo. Posteriormente en tiempos de Felipe II, éste se dividió en otros tres , quedando Estremera encuadrada en el de Ocaña.

En 1559, Felipe II desmembró la encomienda de Estremera y Valdaracete de la Orden de Santiago, pasando ambas villas a la corona.


A finales de 1560, el rey se las vendió a Francisco de Mendoza, I señor de Estremera, comendador de Socuéllamos y Valdepeñas. Francisco de Mendoza murió en 1563 con muchas deudas y sus herederos tuvieron que subastar públicamente en Madrid ambas villas.

Las adquirió Ruy Gómez de Silva, príncipe de Éboli y consejero de Felipe II, en 1565, casado con Ana de la Cerda y Mendoza, la princesa de Éboli.

En 1568, Felipe II le nombró duque de Estremera y en 1572 con el título de duque de Pastrana, donde fundamayorazgo.


Francisco de Mendoza y Vargas fue el segundo hijo varón de Antonio de Mendoza, primer virrey de Nueva España y segundo del Perú, y de su esposa Catalina de Vargas y Carvajal. Nacido alrededor de 1523-1524 en la Casa Encomienda que su padre tenía en Socuéllamos, éste no se lo llevó a América en 1535 debido a su corta edad, y pasó su infancia en La Mancha.

Compra las villas de Estremera y Valdaracete  en tierras de Madrid, anteriormente encomiendas de la orden de Santiago, que le costaron  160.000 ducados, con la  intención de convertirse en el futuro marqués de Estremera, merced que el rey le negó.



 Calles de Estremera
















Plaza Mayor, Ayuntamiento e Iglesia Parroquial




 



Los Príncipes de Eboli y duques de Estremera y Pastrana mandan levantar la iglesia de Estremera










Iglesia Parroquial  de Nuestra Señora de los Remedios frente al Ayuntamiento