viernes, 12 de diciembre de 2014

Morata de Tajuña, Perales de Tajuña y Meco en Madrid, Maluque y Marchamalo en Guadalajara.

Se venden las alcabalas de Perales de Tajuña al banquero genovés Carlos Strata entre 1631 y 1639; al primer marqués de Leganés, Diego Felipe de Guzmán, los diez años siguientes, y a su sucesor, Gaspar Felipe de Guzmán, entre 1662 y 1668. Esta relación con los guzmanes y su vínculo con la vecina Morata (el II marqués de Leganés era el I marqués de Morata) permiten ser llamados a los de Leganés señores de la zona por poseer las alcabalas. 


En 1686 Perales inicia gestiones para solucionar unas deudas contraídas, principalmente, con dicho marqués de Leganés, pues había tomad o préstamos sobre los bienes de propios, debido al sucesivo empobrecimiento de la villa; se propone la compra de la jurisdicción de la misma para solventar las hipotecas del propio. Después de seis años de negociaciones Perales vende en 1693 su jurisdicción civil y criminal, mero y mixto imperio al marqués y debe abonarle el 2,5 % de sus alcabalas . 



Los marqueses , entonces , compraron diversas propiedades en Perales, como  un molino, unas viñas y un bosquecillo. El tercer marqués de Leganés, Diego Felipe Messia de Guzmán, capitán general de los ejércitos de Felipe IV y gobernador de los Países Bajos, muere sin descendencia en 1711, por lo que sus bienes y títulos son heredados por los condes de Altamira, que detentan el señorío de Perales a partir de este momento. Está claro que la compra por el marqués de Leganés del villazgo de Perales a finales del siglo XVII permite al Concejo del pueblo salir de un estado de endeudamiento permanente que le permite apoyar una serie de actuaciones, como la reforma del templo, el cual en su primera descripción conocida del libro de visitas de 1688 se hace referencia a su mal estado de conservación.




En 1630, el primer señor de la villa de Morata de Tajuña, y primer Marqués
de Leganés, Don Diego Felípez de Guzmán Dávila adquiere en Morata una parcela de terreno frente a la Iglesia, donde edificará un gran palacio en el que entre su vasto patrimonio, establecerá su residencia.

Desde entonces, hasta principios del siglo XX fue el principal edificio de
interés histórico artístico del pueblo. En 1916 fue parcelado y vendido a diversos vecinos de la localidad, que construyeron en aquellas parcelas en que se había dividido el palacio, sus viviendas familiares. 



Compra los derechos señoriales de la aldea de Leganés,  que pasó a ser villa, en 1626, por unos 20.000 ducados.  Al año siguiente, Felipe IV le otorgó el título de marqués de Leganés, ya era vizconde de Butarque, con Grandeza de España en 1641.

Murió en 1655 en su  palacio situado entre las actuales calles de San Bernardo, Flor Alta, Libreros y Marqués de Leganés de Madrid.

El diecisiete de junio de 1627 se casó, en palacio con Policena Espinóla dama de honor de la reina e hija de Ambrosio Spínola, el generalísimo genovés de los ejércitos de Flandes, con una dote de 200.000 ducados. Policena muere el 26 de junio de 1637. Su hija Inés emparenta  con los condes de Altamira que serán marqueses de Leganes. Gaspar de Moscoso casa con Inés Mexía de Guzmán, V marqueses de Almazán. Gaspar Moscoso es hijo de la marquesa de Poza de su segundo matrimonio con Lope Hurtado de Mendoza y Moscoso Osorio, IV marqués de Almazán, y que casa por tercera  vez con el I marqués de Leganés. De su primer matrimonio es madre de  Francisca de Cordova y Rojas, VI marquesa de Poza de la Sal en Burgos, que casa con Gaspar Mesía y Guzman, II marqués de Leganés. Tenemos que el I marqués de Leganes casa a su heredero y a su hija Inés con hijos de los anteriores matrimonios de su segunda mujer. El tercer marques de leganes no tiene hijos y hereda un nieto de Inés.

A lo largo de su vida fue incrementando su patrimonio territorial, así el 23 de octubre de 1632, adquirió la villa de Morata de la Vega por 24.600 ducados. Con esta cantidad se redimieron los censos y obligaciones contraídas por la villa en el siglo anterior con Felipe II. 

Llegó a poseer, en régimen de mayorazgo, aparte de los señoríos de Leganés y Morata, los de Perales de Tajuña, Valverde, Villar del Rey y Villar del Águila, aldeas de Palomares del Campo en Cuenca de donde fue SeñorVelilla de San Antoniohay otro en Soria- y Vacía Madrid, y el oficio de Alcalde de la Casa Real de Vacía Madrid 

Además habría que añadir las posesiones territoriales del marquesado de Pozas, que se añadieron al patrimonio de su mayorazgo tras el matrimonio en 1637 con Doña Juana de Rojas y Córdoba, marquesa de Poza, que al menos abarcaban varios derechos de cobro de rentas reales en las villas de Monzón, Cabia y su partido. 


Los condes de Altamira, marqueses de Leganés desde 1711,  levantan en las casas que fueron del marqués de Leganes un palacio situado en el número 8 de la calle de la Flor Alta, junto a la Gran Vía. Proyectado por Ventura Rodríguezen 1772. Es Monumento Histórico-Artístico Nacional desde 1977. Desde octubre de 2005, la sede del Instituto Europeo de Diseño.




Mencia Fernández, señora de Gálvez de Sorbe que vende a su primo hermano Pedro Gonzalez de Mendoza, casa con su pariente Men Rodríguez Valdés, señor de Beleña y Atanzón. 

El I marqués de Santillana, bisnieto de Pedro Gonzalez de Mendoza, se hace también con Beleña de Sobre. Así los Mendoza se irán haciendo dueños de las tierras de la Alcarria de Guadalajara.

Men Rodríguez de Valdés y Pecha y su pariente Mencia Fernandez de Orozco tuvieron seis hijos.

Iñigo López de Valdés.


Pedro Meléndez de Valdés, que sucedió en la casa porque su hermano Iñigo solo tiene descendencia femenina, una hija que encontramos citada como Teresa o María Pecha que casa con Carlos de Guevara, que podemos encontrar como Beltrán, señor de mayorazgo de Morata. Sus hijos pleitean por el señorío de Beleña, pero pierden  


Men Rodríguez de Valdés.


Arias González de Valdés. 


Fernán Pérez Pecha,  


Beatriz Fernández Pecha, señora de la casa de Meco y Marchamalo. Beatriz heredó Maluque, Guadalajara, que luego vendió al marqués de Santillana en el año 1436. También vende Meco y Marchamalo. Casa con Mosen Arnao de Solier, señor de Villalpando y con Ñuño Freile de Andrade, señor de la casa de Andrade y señor de Puentedeume y Ferrol muerto en 1431. Sin hijos.

Beatriz de Valdés es hija de Melén Pérez de Valdés, V señor de Salas y señor de Beleña, quien estuvo en la conquista de Sevilla, y de Mencía Iñiguez de Orozco,

Iñigo López de Valdés, hijo primero de Men Rodríguez de Valdés, y de su prima Mencia López de Orozco casa con Juana de Guzmán, hija de Pedro Núñez de Guzmán, y tuvieron una única hija llamada Teresa o María Pecha y Valdés, que casando con su pariente Carlos-Beltran- de Guevara y Valdés fue despojada de los mayorazgos de Beleña y Marchamalo, que adjudicaron por sentencia de Tenuta a Pedro Meléndez, su tío, como varón que mientras le hubiere no puede poseer hembra el dicho mayorazgo.



Carlos de Guevara, señor del Mayorazgo de Morta, y María Pecha tuvieron a Carlos de Guevara, que muriò sin hijos, y a Beltán de Guevara, que heredò por muerte de su hermano, sucediò en el mayorazgo de Morata de su padre, y litigo los mayorazgos de Marchamalo y Beleña con su primo segundo Men Rodriguez de Zúniga y  Valdés, y fue vencido en ellos.  

Beltrán de Guevara, hijo segundo de  Carlos de Guevara y de  María Pecha, tuvo por hijo a otro  Beltrán, que le sucediò en el mayorazgo de Morata, y a Pedro de Valdés y Guevara.

Beltrán de Guevara,  hijo de Beltrán de Guevara y nieto de Carlos de Guevara y María Pecha, tuvo por hija única y heredera de su casa de Morata a Juana de Guevara, señora de Morata, que casò con Fernando de Otazo, Caballero de la Orden de Santiago,y tuvieron a Juan de Guevara, que litigò con el Conde de Coruña  por Bewleña. Es el conde de Coruña y vizconde de Torija  el Mendoza que ahora tiene Beleña y su tierra.

Juan de Guevara fue marido de  Jerónima de Velasco, y procrearon a dona Juana de Guevara, señora de Morata, mujer de don Diego Faxardo, hijo segundo del Marqués  de los Vêlez, y padres de dona juana de Guevara, que casò con su primo hermano don Juan Faxardo, Comendador de Montanchez en la Orden de Santiago, y General de la armada del mar Océano, cuyos hijos fueron Diego de Guevara Faxardo, Lucia y Juana Faxardo.

Don Juan de Guevara Orazo y Jerónima de Velasco, tuvieron por su hija segunda a Antonia de Guevara, que casò con don Juan Laso de Castilla, Caballero de la Orden de Santiago, con hijos. 


Melén Pérez Valdés, en esta ocasión séptimo señor de Beleña, se casó con Doña Mencía Fernández de Orozco (hija de don Íñigo López de Orozco, que había muerto a manos del rey D. Pedro en la batalla de Nájera) y tuvieron dos hijos: Íñigo López de Valdés, al que correspondió el mayorazgo de Beleña, y Beatriz, a la que le tocó en herencia la parte de Maluque que vendió en 1436 al primer marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza. 

Pocos años después, en 1452, Íñigo López de Valdés sacó de su propio linaje el señorío de Beleña para darlo en venta al marqués de Santillana. Cuando el marqués murió Beleña pasó a manos de su primogénito, Diego Hurtado de Mendoza, nuevo marqués de Santillana y primer duque del Infantado. Los nietos de Iñigo pleitean por Beleña con sus primos segundos los nietos de Pedro Meléndez Valdés.

De Melen Rodríguez Valdés procedieron un hijo y una hija que, al hacer la partición de los bienes de su padre, adjudicaron Beleña á aquél, Iñigo López de Valdés, que solía residir en Guadalajara, pues se titulaba vecino de esta ciudad. Llamábase la hija Beatriz, á la que tocó en la herencia parte de Maluque, que luego vendió al marqués de Santillana, corriendo el año de 1436. D. Iñigo estuvo casado con Doña Juana de Guzmán, hija de Pero Núñez de Guzmán, del obispado de Palencia.

Iñigo López de Valdés pone Beleña como garantía de un préstamo que le otorgó el marqués de Santillana. Pero el incumplimiento en el pago hace que el Marqués, Iñigo López de Mendoza, tome posesión de Beleña. En cuanto al mayorazgo de Atanzón  cuando muere Iñigo López de Valdés pasa a su única heredera Maria, Teresa, de Valdés, madre de Carlos de Guevara y de Beltrán de Guevara que sucede a su hermano Carlos en Morata al morir sin hijos Carlos. Su tío, Pedro Meléndez Valdés, actuando como su tutor toma posesión del mayorazgo de Atanzón. Al morir  Pedro Mélendez Valdés deja como herederos de estos bienes a  Isabel de Valdés, su hija, y a sus nietos Mendo Rodríguez de Zúñiga y Pedro Meléndez. 

María, Teresa, de Valdés no pudo defenderse de este despojo como consecuencia de la delicada situación de su matrimonio con don Beltrán de Guevara, señor del mayorazgo de Morata, sus hijos no sólo emprendieron un pleito en la Chancilleria de Valladolid por la villa de Beleña, sino que también presentaron las alegaciones pertinentes contra sus primos segundos Mendo de Zúñiga y Pedro Meléndez respecto a los bienes que habían pertenecido a su abuelo, Iñigo López de Valdés, y los vinculados al mayorazgo de Atanzon. Pleito que se planteé ante la Chancillería de Valladolid, entre don Beltrán de Guevara, hijo de Maria, Teresa, Valdés, y de Beltran de Guevara,  y doña Juana, su hija de una parte, y don Juan de Mendoza, hijo de I duque del Infantado y señor de Beleña, y sus herederos de otra por la posesión de la villa de Beleña. Los RRCC resolvieron que Men Rodríguez de Zúñiga restituyese a los Guevara,  algunos de los  bienes que le habían pertenecido a don Iñigo López de Valdés por vínculos de mayorazgo.


Los RRCC resolvieron en 1481 que Men Rodríguez de Zúñiga

restituyese a don Carlos de Guevara, hijo de Teresa, maría de Valdes, y don Beltrán de Guevara, los siguientes bienes, que le

habían pertenecido a don Iñigo López de Valdés por vínculos de

mayorazgo: las casas principales de la collación de Santiago, el
molino en la orilla del río Henares cerca de Santa María de Fuera,
un heredamiento con sus casas y tierras de pan llevar denominado de
la Sisla, las heredades de Daganzo y Marchamalo, la heredad de
Cabanillas, la de Silabajos y otra en una aldea, término de la ciudad
de Guadalajara, así como censos de casas en esa ciudad. También se
incluyen entre los bienes reclamados Ja villa y fortaleza de Beleña.
Junto a estos bienes se señala a otras propiedades rurales y
urbanas desvinculadas del mayorazgo, así como muchos bienes muebles,
joyas, caballos, oro y plata, valorados en 1.000.000 de mrs. Por
decisión real don Men Rodríguez no sólo tenía que devolver estos
bienes y heredamientos, sino también otorgar la cuantia de la
rentabilidad de estos dominios mientras que permanecieron en sus
manos, siendo estimados en 300.000 mr por año y en 1.000.000 de mrs
los bienes muebles y los objetos de valor.


Iñigo López de Valdés. Es el último Valdés señor de la villa de Beleña, ya que la vendió a don Iñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana. Estuvo casado con  Juana de Guzmán, hija de Pedro Núñez de Guzmán y de este matrimonio nació doña Teresa de Valdés. El I marqués de Santillana pretendió casarla con su hijo el I conde de Tendilla, asimismo aunque el matrimonio no se consumó. Teresa Valdés estuvo desposada con  Fernán Alvar hijo de Garcí Alvar, señor de Oropesa. Por último, Teresa de Valdés casa con  Beltrán de Guevara y con él tuvo dos hijos: Carlos y Beltrán de Guevara.

Don Iñigo López de Valdés además de su hija y heredera Teresa Valdés  tuvo un hijo ilegítimo llamado Fernando de Valdés.


De la unión entre Isabel de Valdés y Pecha, hija de Pedro 
Pedro Meléndez de Valdés y su mujer Beatriz Pacheco, y Juan de Zúñiga nacieron: Fernando de Zúñiga, Men Rodríguez de Zúñiga, alcaide de Hita y Mayordomo de Marchamalo, Pedro MeLéndez de Zúñiga, Iñigo López de Zúñiga, vecino de Alcalá, y Violante Valdés, casada con Juan de la Cerda, hermano del IV conde de Medinaceli. 


En una carta de 1436, incluida en una escritura de 1456,se dice como el futuro marqués de Santillana compra por 10.000 florines de oro Beleña, Atanzón y Alcolea a Iñigo López de Valdés.


Morata de Tajuña en la familia Fajardo, marqueses de Espinardo

Mayorazgo de la Vega de Morata con propiedades en Chinchón, Perales de Tajuña y Morata de Tajuña.

Carlos, Beltrán, de Guevara, señor del Mayorazgo de Morata, y María Pecha tuvieron a Carlos de Guevara, que muriò sin hijos, y a Beltán de Guevara, que heredò por muerte de su hermano, sucediò en el mayorazgo de Morata de su padre, y litigo los mayorazgos de Marchamalo y Beleña con su primo segundo Men Rodriguez de Zúniga y  Valdés, y fue vencido en ellos.  

Beltrán de Guevara, hijo segundo de  Carlos de Guevara, y de  María Pecha, tuvo por hijo a otro  Beltrán, que le sucediò en el mayorazgo de Morata, y a don Pedro de Valdés y Guevara.

Beltrán de Guevara,  hijo del referido  Beltran, tuvo por hija única, y heredera de su casa a Juana de Guevara, señora de Morata, que casò con Fernando de Otazo, Caballero de la Orden de Santiago,y tuvieron a Juan de Guevara, que litigò con el Conde de Coruña  por Beleña. Es el conde de Coruña y vizconde de Torija  el Mendoza que ahora tiene Beleña y su tierra.

Juan de Guevara fue marido de  Jerónima de Velasco, y procrearon a dona Juana de Guevara, señora de Morata, mujer de don Diego Faxardo, hijo segundo del Marqués  de los Vêlez, y padres de dona juana de Guevara, que casò con su primo hermano don Juan Faxardo, Comendador de Montanchez en la Orden de Santiago, y General de la armada del mar Océano, cuyos hijos fueron Diego de Guevara Faxardo, Lucia y Juana Faxardo.

Don Juan de Guevara Orazo y Jerónima de Velasco, tuvieron por su hija segunda a Antonia de Guevara, que casò con don Juan Laso de Castilla, Caballero de la Orden de Santiago, con hijos. 

Diego Fajardo Chacón de Córdoba, hermano del III marqués de los Velez, caballero de la Orden de Santiago. Casa con Juana de Guevara Rocafull Velasco y Otazuseñora de Monteagudo y Ceuti, y de la hacienda y mayorazgo de la Vega de Morata, (hija de Juan de Guevara Otazuseñor de Morata, Ceutí y Monteagudo, y de Gerónima de Velasco). Es su hija:
a).-   Leonor María Fajardo Chacón de Guevaraseñora de Ceuti, castillo de Monteagudo y mayorazgo de la Vega de MorataCasa con Juan Fajardo Chacón de Tenza, I marqués de Espinardo, su primo hermano. Con sucesión.

El mayorazgo de Tajuña lo compra en 1634 la casa del marqués de Leganés, señor de Palomares del Campo, Cuenca. La compra la hace Policena Spinola y Doria, I marquesa de Leganés, Madrid. Con sucesión.

Este poder lo ejerció Policena en asuntos de suma importancia como fue, por ejemplo, la compra, en 1634, de numerosas tierras en Morata de Tajuña donde tenían un suntuoso palacio y una casa de campo en Leganés, a la que se referían como la Huerta de Leganés, en la vega del arroyo de Butarque que en Leganés pasa por las cercanías del barrio de la Fortuna, nombre sobre el que colocan el vizcondado previo de Butarque. Ocupaba la zona entre la calle Getafe y las avenidas de Fuenlabrada, Gibraltar y Martín Vegué, junto a la Plaza Mayor.

En estas viviendas estaba su colección de pinturas estimada en 1.333 obras en el momento de su muerte, una de las mayores colecciones privadas de arte de su época de toda Europa.

La línea del marquesado quedó sin sucesión directa tras la muerte sin descendencia del nieto del primer marqués en 1711, así el título familiar pasa a los títulos de la Casa de Altamira.

Actualmente el título de marqués de Leganés, XIV titular,  es de Gonzalo Barón y Gavito, duque de Sessa, de Atrisco y conde de Altamira entre otros títulos. Reside en Méjico.