sábado, 13 de febrero de 2016

Iglesia de Santa Marina de Aguas Santas y convento de Santa Clara. Plaza de la Lagunilla y Plaza del Conde de Priego. Córdoba. Barrio de los Toreros

La iglesia de Santa Marina de Aguas Santas se trata de una de las llamadas iglesias fernandinas, es decir, aquellas mandadas edificar por el rey Fernando III de Castilla, llamado el Santo, tras la conquista de la ciudad a los hispanomusulmanes en el siglo XIII

Su arquitectura combina fórmulas y elementos protogóticosmudéjares y, en menor medida, tardorrománicos

Se encuentra la hermandad del Resucitado.



Convento de Santa Isabel de los Ángeles.

De monjas Franciscanas Clarisas, fue fundado en 1489 por doña Marina de Villaseca. En un primer momento, fue un beaterio en el que se observaba la regla de San Francisco y en el que, voluntariamente, se recluyó a vivir la fundadora junto a otras devotas señoras. 

Para ello, utilizó las casas que tenía en la esquina donde hoy se unen las calles de Valderrama y del Sol y que forman parte del actual Convento de Santa Cruz

En 1491, el Papa Inocencio VIII, mediante la bula fechada en Roma el 6 de enero de 1491, les concedía la primera regla de Santa Clara y el traslado del monasterio hasta el actual emplazamiento, donde había una antigua Ermita de la Visitación de la Virgen. El convento ha sido lugar de entierro de nobles familias, como los marqueses de Villaseca, del Carpio, de Almunia y de Guadalcázar.

En 1576, se construye una nueva Iglesia, de una sola nave cubierta por bóveda de cañón y con portada adintelada. De ella, destacamos el altar mayor de yeso, separado del resto del templo por una verja. En su centro, un relieve de la Visitación, también de yeso, sustituye el cuadro de igual temática pintado en el siglo XVII por Antonio del Castillo y perdido durante la invasión francesa.

En la fachada del convento, vemos una portada del siglo XVII con los escudos de los Córdoba y los Figueroa por la que se accede hasta el Compás. A éste, dan las fachadas en piedra de la Iglesia y la sacristía.


Los Figueroa y Córdoba son señores y condes de Villaseca y a ellos pertence el cercano Palacio de Viana. Los Villaseca son los patrones del Convento.



En su interior, existe la imagen de San Pancracio, a la que son muy devotos los cordobeses, siendo los miércoles un lugar muy visitado en el que ruegan para conseguir un puesto de trabajo, bien para el mismo visitante o para alguien muy allegado.

Calle de Santa Isabel, 13.





Convento de Santa Isabel de los Ángeles





Cerca de estos lugares estaba El Barrio del Matadero Viejo estaba situado extramuros de la ciudad de Córdoba, cubriendo el entorno de la Torre de la MalmuertaCampo de la Merced y las vías del ferrocarril. Llamado así por el matadero existente en aquella zona, su denominación se perdió tras la destrucción de éste.
Su gran remodelación comienza en agosto del año 1958, cuando el Ayuntamiento presidido por Antonio Cruz Conde, da luz verde al proyecto de reforma interior del proyecto para la conexión de la Avenida de América con la Avenida de Obispo Pérez Muñoz. Sin embargo, la reforma completa del barrio no se lleva hasta los años 70 del siglo XX.
Los Cruz Conde son una familia de políticos cordobeses



La plaza de la Lagunilla debe su nombre a las inundaciones producidas por el arroyo de Guadalcolodro.
El torero Manolete vivió en esta plaza. Casa desaparecida
Tras su muerte, y concretamente en mayo de 1948, el entonces alcalde de la ciudad Rafael Salinas, procedió a la inauguración del busto del diestro, obra de Juan de Ávalos y esculpido en bronce.





Iglesia de Santa Marina de Aguas Santas






La iglesia, entre las más antiguas de las del grupo fernandino, fue edificada en la segunda mitad del siglo XIII en el lugar donde primero se emplazó un templo visigodo del siglo VII y posteriormente, aunque este dato es sólo probable, una mezquita mozárabe, de los que no queda el menor vestigio. En el medievo lindaba con la muralla que separaba la Ajerquía de la Villa, así como con la desaparecida Puerta del Colodro. Hoy, da nombre a uno de los barrios de más solera de la ciudad, conocido popularmente como "barrio de los toreros" por su tradición. Frente a la fachada principal se extiende la homónima Plaza de Santa Marina, presidida por el Monumento a Manolete.




Plaza del Conde de Cabra. Monumento a Manolete, otro el busto de la cercana Plaza de las Lagunillas
















Esta Plaza también tiene su Leyenda, los Comendadores de Córdoba de lope de Vega